Trabajadores de Metro denuncian un «despido disciplinario» mientras se negocia un convenio colectivo

Representantes sindicales y la trabajadora afectada acuden al Centro de Mediación./ALFREDO AGUILAR
Representantes sindicales y la trabajadora afectada acuden al Centro de Mediación. / ALFREDO AGUILAR

El Sindicato Ferroviario alerta de un «clima de represión» y atribuyen esta medida a la implicación de la empleada en la «lucha por los derechos laborales»

Rosa Soto
ROSA SOTOGRANADA

El Sindicato Ferroviario denuncia que UTE Avanza Metro de Granada está aplicando un «clima de represión» entre sus trabajadores al considerar que el despido de una empleada es «nulo» y, por tanto, una medida disciplinaria. Todo ello deriva, según el sindicato, del estancamiento del proceso de negociación en el que se encuentra el Comité de Empresa y la patronal para firmar el primer convenio colectivo con el fin de mejorar las condiciones laborales de la plantilla. Hasta la fecha, UTE Avanza se ha negado a aceptar las reclamaciones de los trabajadores en los cuatro encuentros que se han sucedido desde mayo.

Así lo ha hecho saber esta mañana Pepe Aroca, responsable de esta organización sindical en Andalucía, quien ha acompañado a la trabajadora afectada, Yolanda Gómez, al Centro de Mediación, Albitraje y Conciliación (CMAC), en la sede del Ministerio de Fomento de Granada. En el acto de conciliación, «la patronal ha descartado llegar a cualquier tipo de acuerdo», por lo que «el trámite jurídico sigue con la demanda que se presentará en breve», ha anunciado Aroca.

Para este representante, existe una relación directa entre este despido, el activismo de la ex empleada en la «lucha por los derechos laborales» de los trabajadores del metro y el proceso paralelo de negociación del convenio colectivo. De ahí que Aroca considere que se trata de un despido «nulo e irregular» y recalca que ante la inexistencia de un convenio que regule este tipo de situaciones, la empresa tiene capacidad para hacer lo que quiera sin avisar al comité de empresa ni a la trabajadora afectada, además de resaltar que el motivo de despido que alega UTE Avanza es «incierto».

Este diario ha tratado de contactar con la empresa UTE Avanza Metro de Granada, pero se han negado a hacer declaraciones. Por su parte, desde la Junta de Andalucía señalan que tampoco harán ninguna valoración al respecto hasta que se celebre el próximo encuentro entre ambas partes previsto para el 4 de septiembre. La concejala de Equo en el Ayuntamiento de Granada, Pilar Rivas, acusa a la Junta de «escudarse en agencias públicas para eludir su responsabilidad a la hora de defender los derechos laborales de los trabajadores» y añade que «debe proteger los derechos de los trabajadores de empresas externalizadas» para evitar la «precariedad» y las «condiciones indignas del siglo XXI».

Causas del despido

Yolanda Gómez se incorporó a su puesto de trabajo el 16 de julio, tras disfrutar de su periodo vacacional. Ese mismo día recibió una carta de despido y el motivo era haber dado una «mala atención» a un usuario que solicitaba información en una conversación telefónica. Gómez denuncia que UTE Avanza Metro de Granada en ningún momento contrastó este hecho, ya que según esta ex trabajadora, la empresa no especificaba ni el número de empleado ni la persona que atendió a este usuario, tampoco habló con los demás compañeros de turno ni escuchó la grabación de la conversación telefónica para verificar la queja del ciudadano.

Además, la empresa justificó el despido alegando que la trabajadora «no daba el perfil», a pesar de que llevaba 10 meses trabajando en ese puesto y había pasado un proceso de selección con una auditoria externa que duró varios meses. Gómez sospecha que el trasfondo de su despido está directamente relacionado con un par de conversaciones que mantuvo con su responsable, cuando ella se preocupó por que unos determinados trabajadores recibían un trato y unas condiciones más «favorables» que otros. «Creo que ése es el motivo de mi despido y no una posible mala atención en una llamada telfónica», comenta Gómez.

En este sentido, el representante sindical ferroviario, Pepe Aroca, coincide con la ex trabajadora de Metro de Granada y lamenta que su preocupación y compromiso por los derechos laborales haya desenvocado en su despido, además de criticar que unos trabajadores disfruten de mejores condiciones que otros. Por eso, remarca la urgencia de firmar un convenio colectivo con la patronal. Por otro lado, este no es el primer despido relacionado con la actividad sindical de los empleados. UTE Avanza despidió en octubre de 2017 a otra trabajadora implicada en formar el comité de empresa.

Paros y huelga

El Comité de Empresa y UTE Avanza Metro de Granada tienen previsto reunirse el 4 de septiembre para llegar a un acuerdo sobre el primer convenio colectivo con el que los trabajadores exigen mejorar sus condiciones laborales, como mejorar el cómputo de horas para la conciliación personal y definir los días por fallecimiento de familiar. Ahora, los representantes sindicales suman a sus reclamaciones la readmisión de Yolanda Gómez.

Si en este encuentro no se llega a un acuerdo, los trabajadores del metro llevarán a cabo una serie de paros parciales los días 10, 12, 14, 17 y 19 de septiembre en horas puntas, de 06.30 a 09.30 horas; de 13.30 a 16.00 horas y de 20.00 a 22.30 horas. A lo largo de estas horas únicamente se cubrirán los servicios mínimos. Además, para el día 21 de septiembre se ha convocado una huelga general de 24 horas, coincidiendo con el primer aniversario de la puesta en marcha del servicio de metro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos