Sierra Nevada sigue sin bomberos pese a que el retén sólo vale 165.000 euros

Incendio del Hotel Lodge en Pradollano el pasado 22 de enero de 2014./RAMÓN L. PÉREZ
Incendio del Hotel Lodge en Pradollano el pasado 22 de enero de 2014. / RAMÓN L. PÉREZ

Las advertencias del Defensor del Pueblo y de los expertos antiincendios siguen ignoradas cuando se cumplen 4 años del incendio del Lodge

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

En tan solo once días se cumplirán cuatro años del incendio del Hotel Lodge de Pradollano, que destrozó este establecimiento y por suerte no generó heridos ni víctimas mortales. Pese a las reiteradas promesas políticas para dotar la estación de esquí de un parque de Bomberos, éste aún no se ha hecho, con el consiguiente riesgo que conlleva tener una población flotante de 30.000 personas en la estación de Sierra Nevada durante la temporada de invierno y tener el recurso más cercano para apagar un incendio a 35 minutos, como poco. Los responsables de acudir a este tipo de servicios en Pradollano son los bomberos del Parque Sur, ubicados junto al Palacio de Congresos de Granada capital.

«Nosotros denunciamos ante la fiscalía el riesgo de no disponer de un parque de Bomberos en Sierra Nevada. Todos los años subimos como poco para efectuar cinco o seis servicios y no debemos olvidar lo lejos que queda el recurso más cercano. Si la carretera no está nevada podemos tardar 35 o 40 minutos, pero con nieve nos podemos ir a mucho más», apunta Ernesto Moreno, secretario general del sindicato de bomberos SAB.

Pequeños incendios o gente atrapada en el interior de ascensores o de otro tipo de habitáculos obligan a subir media docena de veces, como mínimo, a los bomberos a Sierra Nevada. La última fue el pasado sábado 5 de enero después de que un cohete provocara un pequeño incendio. «El personal de protección civil actuó al principio y después subieron desde el Parque Sur de Bomberos», explica José Morales, alcalde de Monachil.

Los recursos existentes en estos momentos en Sierra Nevada para apagar incendios es nula. «Hay un camión muy obsoleto cedido desde la celebración del Mundial de Esquí de 1996 y hay voluntarios de Protección Civil, pero no son bomberos, por tanto no hay profesionales ni medios materiales para sofocar un incendio. Desde este Ayuntamiento de Monachil lo llevamos reivindicando desde hace mucho tiempo pero no se soluciona este problema», apunta el regidor.

Los propios bomberos establecen el coste y las necesidades existentes en Pradollano para afrontar una temporada sin demasiados riesgos. «Harían falta nueve agentes, dos camiones y un vehículo multiusos. El principal gasto es el sueldo de los efectivos humanos: una media de 2.300 euros brutos. Multiplicado por seis meses de temporada supondría unos 165.000 euros. El parque físico ya está creado desde 1994, sólo faltan los tres vehículos citados y los nueve bomberos», advierte Ernesto Moreno.

El Defensor del Pueblo

El defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, emitió una resolución en octubre de 2014 a partir de una queja formal para que Diputación y Junta de Andalucía acercaran «las dotaciones necesarias» para dar una respuesta efectiva en la estación de esquí en caso de incendio. Después en 2015, se promovió una moción en el pleno de Diputación apoyada por unanimidad para habilitar un retén de bomberos permanente en Sierra Nevada. Posteriormente en 2016 hubo una denuncia de los sindicatos de bomberos ante fiscalía para impulsar la creación de un parque en la estación de esquí. Anteriormente, en los años 2004, 2006, 2008 y 2011 hay distintos escritos de sindicatos de bomberos advirtiendo de los riesgos de no disponer de un retén en Sierra Nevada. Ni el PP en su mandato de 2011-15 ni el PSOE, que la gobierna desde 1983 hasta la fecha, salvo el paréntesis antes señalado, han dado una solución a este problema.

El actual presidente del Consorcio provincial de Bomberos, Pedro Fernández (PSOE), ha comunicado su disposición de sentarse a negociar con Cetursa y con los empresarios de Sierra Nevada para afrontar entre todos el gasto que supondría la puesta en marcha de un retén de bomberos en Pradollano. De momento, esas conversaciones no han comenzado.

Otras estaciones de esquí

Sierra Nevada no es la única estación de esquí española con este problema. Las de Candanchú y Astún padecen una situación muy similar. «Tenemos el parque de Bomberos más cercano a 35 minutos, en Jaca, pero en estos momentos hay una fase de reestructuración de medios y efectivos y la idea es acercar un recurso a estas dos estaciones de esquí», apunta un bombero de Jaca. Lo mismo ocurre con la estación de Formigal donde el retén más próximo se encuentra en Sabiñánigo, a 36 kilómetros.

Los voluntarios de Protección Civil son los encargados de ayudar mientras llegan los bomberos. En la estación de Boi Taull (Lérida), la más alta del Pirineo catalán, son los propios trabajadores quienes están entrenados para atender los primeros momentos de un incendio. El recurso más cercano está a más de 25 kilómetros. Mejor dotada se encuentra la estación de Baqueira Beret que a tan sólo 14 kilómetros, en Viella, tiene el parque más cercano y la carretera hacia la estación de esquí es bastante buena.

De momento, todas las advertencias lanzadas desde los propios bomberos, Ayuntamiento de Monachil, Defensor del Pueblo o servicios de Protección Civil han servido de poco. El incendio del hotel Lodge en enero de 2014 sólo valió para actualizar el debate de la necesidad de este parque de Bomberos en la Sierra todos los inviernos, pero de momento y cuatro años después de aquel siniestro no hay ni siquiera un retén de bomberos. Ojalá no haya ninguna desgracia mientras llegue el día en que Sierra Nevada disponga de un retén de bomberos.

 

Fotos

Vídeos