Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Del Rincón de Rosita a la Sierra

Juanma Moreno almorzó el día antes del pleno de constitución en un restaurante cerca del Parlamento con un reducido grupo de colaboradores donde había presencia granadina. Se habló de política y también de Sierra Nevada. Allí ha pasado el fin de año el candidato a la presidencia de la Junta, acompañado de Carlos Rojas. Una foto que ha alimentado las especulaciones. Son solo eso... de momento

Del Rincón de Rosita a la Sierra
Quico Chirino
QUICO CHIRINOGRANADA

El miércoles 26 de diciembre, el día previo a la constitución del Parlamento andaluz de la undécima legislatura, los diputados de estreno -y algunos veteranos- merodeaban alrededor del Hospital de las Cinco Llagas -solos o acompañados por sus familias- hasta encontrar un sitio donde comer. Otros cerraban los últimos detalles para la conformación de la Mesa. Y esos acuerdos se negocian ante otro tablero -en minúsculas-.

En el Rincón de Rosita, un restaurante próximo al Parlamento, en la calle Bécquer, había reservado Juanma Moreno con un grupo reducido de colaboradores. Estaban el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el vicesecretario general Javier Maroto -que mantenían contactos con Vox para que entrara en el acuerdo-; también quienes han llevado las negociaciones con Ciudadanos en Andalucía -el portavoz del partido, Elías Bendodo, y la secretaria general, Loles López-; el presidente del PP de Huelva, Manuel Andrés González -que ha entrado en la Mesa del Parlamento-; la vicesecretaria del PP andaluz, Ana Mestre; y la portavoz adjunta del grupo parlamentario, la granadina Marifrán Carazo. Entre otros asuntos a abordar entre platos estaba la preparación del pleno del día 27.

Pero vayamos a la crónica social, que a menudo resulta determinante en las decisiones políticas. Teodoro García habló de las excelencias de Sierra Nevada, uno de los elementos protagonistas en la campaña electoral del PP. Se define como «maratoniano y amante de las travesías en la nieve» y previsiblemente visitará en los próximos días la estación de esquí granadina. Juanma Moreno -esquiador menos avezado- hizo lo propio. El candidato a la presidencia de la Junta ha pasado los últimos días del año en Granada; algo lógico dado que es la provincia donde vive la familia de su mujer. Se hicieron fotos por la capital -en la plaza del Carmen, no en un McDonald's- y despidieron el año en Sierra Nevada. Les acompañó el diputado granadino Carlos Rojas; y ahí se dispararon los rumores; sobre todo, en las propias filas populares.

Que estuvieran juntos tampoco es extraño. Rojas fue su portavoz en el Parlamento andaluz y mantienen una buena relación. De hecho, el motrileño -que empezó en las pasadas primarias internas en el entorno de Pablo Casado- acabó apoyando a Soraya Sáenz de Santamaría por lealtad a Juanma. Como tiene una habilidad que pareciera innata para no desgastarse en ninguna contienda -en su partido dicen que «se tira a una piscina y sale seco»-, Carlos Rojas se ha adaptado a la nueva etapa del partido sin excesivas dificultades y es uno de los rostros que el PP aporta a las tertulias nacionales. También tiene mucha sintonía con Teodoro García Egea y es probable que se les vea juntos por Sierra Nevada.

La foto con Juanma Moreno ha provocado que se especule con la presencia de Rojas en un futuro gobierno -con Javier Arenas ya fue frustrado consejero de Justicia-. Aunque no sería descabellado, y para no alimentar especulaciones -internas y externas-, en estos momentos, las pretensiones de Rojas pasan por la política nacional, sin negar que la etapa que se abre en Andalucía es un reto. Dicho de otra forma: él no se va a postular; otra cosa es lo que determine el destino.

La imagen ha disparado la política ficción, que viene muy bien para esta crónica pero que -por mucho que se comente en los mentideros políticos- en la actualidad no es más que una hipótesis tan plausible como colocarle dos ruedas a una abuela para convertirla en una moto. Si Carlos Rojas fuese consejero dejaría el acta en el Congreso y correría la lista, dando entrada al secretario provincial, Pablo García; que quedaría descartado para otros destinos. Todas estas cábalas las manejan quienes dan vuelo a la cometa.

La toma y las banderas

Otro de los nombres recurrente en las quinielas de consejeros es el de Marifrán Carazo, una de las comensales del Rincón de Rosita. No sería ninguna sorpresa, porque ha sido la diputada popular que ha llevado los asuntos de Educación en el Parlamento y tiene mucha llegada a asociaciones y colectivos del sector. Pero ese área también la pretende Ciudadanos, que igualmente cuenta con un posible aspirante granadino. Las opciones de ser consejero van a ser muy reducidas, porque cada partido tendrá no más de cinco consejerías. En cualquier caso, Marifrán Carazo tendrá margen para escoger dentro del previsible nuevo gobierno.

Porque para que esto suceda, antes de todo, Juanma Moreno tiene que ser presidente de la Junta. Y Vox ha reivindicado en los últimos días su dosis de protagonismo. Lo hizo el número dos del partido, Javier Ortega Smith, desde Granada, donde asistió a los actos de La Toma. No fue reacción -aunque pudiera parecerlo- que el PP regalara esa misma mañana 4.000 banderas de España. Nota al margen: curioso que la nota de prensa de la convocatoria la encabezara el candidato a la alcaldía, Sebastián Pérez, pero que después no estuviera en el reparto.

 

Fotos