Revuelo en Granada ante el regreso del hombre desnudo

Olmo García posa desnudo en la vía de servicio de Maracena el lunes por la tarde cuando el sol comenzaba a esconderse. / PEPE MARÍN

Olmo García, empresario de 35 años, se dio a conocer por pasearse sin ropa por Granada; en las últimas semanas ha llegado incluso a ser agredido en pleno centro de la ciudad, tal y como muestra el vídeo

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBA

La foto de más arriba se hizo el lunes por la tarde cuando el sol comenzó a esconderse por la vía de servicio de Maracena, la ubicada frente a Media Markt. Olmo García, un empresario de 35 años que regenta un negocio en Peligros, paseaba desnudo por la citada vía con una bolsa de rafia colgada del hombro izquierdo. Cada coche que pasaba a su lado se convertía en un cóctel de miradas nada disimuladas transformadas en caras de asombro, en sonrisas o en improperios. «A mí me insultan, pero no les doy importancia porque considero que están a un nivel inadecuado para comprender el motivo de pasear desnudo», justificó a IDEAL durante una conversación a pie de calle.

-¿Por qué va desnudo?

-Para mí es una forma de reivindicar la pureza, la paz, de hacer ver que cuando uno se quita la ropa es más sincero con todo aquello que le rodea.

«No creo que esté mal de la cabeza por ir desnudo de acuerdo a unos ideales»

Las risas de los conductores no le sonrojan ni lo amilanan, sigue adelante por el asfalto sin ropa interior, sin zapatos, sin miedo a los dimes y diretes.

-Ha estado muchos meses sin aparecer por el Centro de Granada desnudo tal y como lo hacía antes y ahora vuelve de nuevo, ¿por qué?

-Vivo con mis padres y me quise dar una tregua para evitar que ellos lo pasaran mal por mis paseos sin ropa por la ciudad. Pero bueno, he decidido retomar un camino que creo que me hace más y mejor persona.

El lunes por la mañana un ciudadano increpó y agredió a Olmo García cuando paseaba desnudo por la Gran Vía de Granada.

-No lo he denunciado ni tengo la intención de hacerlo. Te vuelvo a decir lo mismo, la no aceptación de mi forma de ir por la vida revela un nivel pobre al que no me voy a enfrentar. Lo respeto pero no lo puedo compartir.

Olmo García empezó a pasearse desnudo por la ciudad durante el verano de 2016, después de un viaje que le llevó desde principios de ese año por las latitudes de Bahrein, Ecuador y Estados Unidos. El 13 de septiembre de 2016 se dejó ver desnudo por las calles de Granada. Desde entonces ha pasado periodos que se dejaba ver bastante, otros menos y otros prácticamente nada como ha sido en este 2018. «Ahora he vuelto y no creo que deje de pasear desnudo por la calle, no debe molestarle a nadie».

No sólo pasea sin ropa por las calles de la ciudad o del Cinturón metropolitano: «En mi empresa suelo ir desnudo también cuando me apetece hacerlo». Este empresario dispone de una gran nave industrial en Peligros dedicada a la venta de proteínas y alimentos para deportistas. Inició su aventura empresarial en el año 2004 y, desde su creación, ha experimentado -dice- una gran expansión. Empezó como una pequeña tienda y ahora se reivindica como un «referente en el mercado de la nutrición deportiva a nivel nacional como fabricante de productos de suplementación deportiva».

-Hay mucha gente que dice que estos desnudos integrales por la vía pública son más propios de una persona que no está bien de la cabeza, ¿considera que es su caso?

-No creo que esté mal de la cabeza por ir desnudo de acuerdo a una filosofía o unos ideales. No molesto a nadie y creo que esto hace bien a la sociedad.

Olmo García paseaba el lunes en pleno ocaso su desnudo por Maracena.

 

Fotos

Vídeos