«Hemos puesto platos de plástico porque no teníamos manos para fregar en el comedor escolar»

Trabajadores y representantes de CC OO se concentraron ayer frente a la delegación de Educación/IDEAL
Trabajadores y representantes de CC OO se concentraron ayer frente a la delegación de Educación / IDEAL

El personal laboral de 70 centros educativos de la provincia pide a la Junta que se cubran las 86 vacantes libres para acabar con la sobrecarga de trabajo

PILAR GARCÍA-TREVIJANOGranada

El fin de curso se acerca y el personal de los centros educativos de la provincia ya tiene una petición para el curso que viene: que se cubran las vacantes de empleo para acabar con la sobrecarga de trabajo. La demanda va en camino de convertirse en petición histórica. Desde el año 2012 los colegios e institutos solicitan más personal laboral para cubrir las plazas en cocina, limpieza, administración, educadores, etc. La falta de plantilla afecta a un 6% de los centros educativos de la región. 86 vacantes sin cubrir en 70 centros de toda la provincia, 33 de ellas en la capital, según los datos recopilados por CC OO. Desde Albuñol a Ugíjar, los trabajadores critican que las plazas libres generan graves problemas de funcionamiento en los servicios.

Las ausencias repercuten en la salud laboral de los trabajadores. Algunas se prolongan durante años y ha supuesto una fuerte sobrecarga en los empleados que resisten en los centros. Más horas, peores condiciones laborales y el doble de trabajo, así es el resumen que hacen de su jornada a este periódico algunos de los afectados. Por jubilación, invalidez, baja laboral o traslado. Da igual, «sólo queremos más compañeros para repartirnos el trabajo».

«Partirse la espalda» limpiando pasillos en tiempo récord o cocinar con dos empleados para un centenar de alumnos es el pan de cada día de estos trabajadores. Ya no pueden más y piden a la delegación de Educación de la Junta de Andalucía, así como a la consejería de Hacienda que, aunque en algunos casos falten solicitudes, «pongan remedio, busquen soluciones y agilicen la contratación».

El agobio y el estrés persiguen a María, una de los tres empleadas que hay en cocina en uno de los colegios afectados. «Estamos muy agobiados con unas 200 bocas que alimentar y sólo tenemos dos manos para trabajar», crítica visiblemente afectada. Hay días en los que la mujer no llega a casa hasta las diez de la noche. Cansancio acumulado y un trayecto de 180 kilómetros para volver a su hogar. Se ha planteado dejarlo, pero no puede, tiene que mantener a su familia. Hay días en los que María y sus compañeros están obligados a sacar platos de plástico para poder servir a los escolares la comida. Incluso el menú ha sufrido las consecuencias. De los tres platos se ha servido sólo uno y el postre. «Se ahorran un sueldo y no nos pagan el trabajo extra. Esto es injusto. Tendrán que cerrar el comedor», concluye.

Solas en limpieza

Pilar Megias, limpiadora en el IES Al-Ándalus de Almuñécar, sufre la misma sobrecarga laboral. La dirección del centro ha pedido a la Junta que cubra la plaza vacante sin resultados. Ella y una compañera más hacen frente a todo el recinto escolar que cuenta con 500 alumnos y 60 trabajadores. «Llevo 33 años de limpiadora, tres de ellos para la Junta y lo que yo he visto aquí no lo había visto antes», dice. «La dirección entiende nuestra situación y nos pide que hagamos lo que podamos, pero aquí hay muchos niños y las cosas no se pueden quedar de cualquier manera», sostiene. La afectada pide una solución urgente: «No podemos seguir trabajando en estas condiciones. Si una de las dos se pone mala, la otra se queda completamente sola con toda la carga», lamenta.

Por otra parte la ausencia de monitores escolares, que realizan las labores administrativas en los colegios, obliga a los equipos de dirección a realizar estas tareas a costa de otras labores organizativas del centro. «Esta situación es insostenible», declara Mercedes González Liñán Secretaria General de CC OO. «No solamente está afectando al funcionamiento y a la calidad del servicio educativo, sino incluso a la salud de los que tienen que cubrir estas ausencias». El sindicato ha denunciado desde 2012 la falta de personal en los centros de enseñanza y se ha reunido varias veces frente a la delegación de Educación para exigir mejoras en las condiciones laborales.Ayer se concentraron de nuevo para reclamar a la nueva Junta soluciones urgentes.