El PSOE se persona como acusación particular en el 'caso Emucesa'

Fernández Madrid y Oliver durante la rueda de prensa./IDEAL
Fernández Madrid y Oliver durante la rueda de prensa. / IDEAL

Los socialistas acusan a Eduardo Moral y a María Francés de prevaricación y malversación

PABLO RODRÍGUEZGranada

El Partido Socialista ha registrado este miércoles un escrito en el juzgado de instrucción 9 de Granada vinculado al procedimiento sobre las supuestas contrataciones fantasmas del Partido Popular en Emucesa en el que acusan a siete personas, entre ellas los exconcejales populares Eduardo Moral y María Francés.

En el documento, que debe ser aceptado todavía por el magistrado que investiga la causa, los socialistas apuntan a los dos ediles del gobierno de Torres Hurtado (PP) por la supuesta comisión de los delitos de prevaricación y malversación como responsables, a su juicio, de la contratación de cinco personas cuando eran consejeros delegados de Emucesa.

La intención, según el escrito, era «con toda probabilidad liberarlos para realizar funciones totalmente diferenciadas y sin vinculación alguna» con la empresa.

Más información

A todos ellos, el PSOE los acusa en el escrito de malversación, mientras que a cuatro, C. L. L., A. M. N. T., L. L. O. y M. A. M. L., los señala también por supuesto fraude al haber cobrado desempleo tras la finalización de los contratos.

Para el portavoz socialista, Miguel Ángel Fernández, «el caso Emucesa es una perla más en el rosario de presunta corrupción que ha acompañado la terrorífica gestión del PP durante 13 años» y puede tener «implicaciones políticas» en alguno de los pactos que estos días se negocian.

Fernández Madrid ha subrayado que las supuestas contrataciones se hicieron en una época en la que el candidato del PP, Sebastián Pérez, era teniente de alcalde, por lo que este no podría apelar al «olvido».

El socialista ha afirmado que el perjuicio económico para Emucesa superó los 300.000 euros, lo que supone una muestras más, en su opinión, de que el dirigente «usó el Ayuntamiento como si fuera su cortijo».