Las pruebas del AVE se prolongarán como poco 19 meses, el doble de lo que duraron en Castellón

Trabajos nocturnos.No se cortó el tráfico convencional durante los diez meses que duraron los trabajos de verificación./IRENE MANSILLA
Trabajos nocturnos.No se cortó el tráfico convencional durante los diez meses que duraron los trabajos de verificación. / IRENE MANSILLA

La Alta Velocidad arranca la fase decisiva de los ensayos tras sumar sólo 8.000 kilómetros desde que se anunció el final de la obra civil en diciembre de 2017

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

El 1 de diciembre del año pasado el exministro de Fomento Íñigo de la Serna escenificó el inicio de las pruebas de la Alta Velocidad de la línea entre Antequera y Granada. Después de dos décadas desde que arrancó el proyecto, una de obras y -en aquel momento- más de dos años y medio de desconexión ferroviaria, el anterior de este departamento anunció que las pruebas del AVE durarían «varios meses». No concretó más, ni precisó que a lo largo de estos nueve meses las pruebas apenas probarían la infraestructura de la Alta Velocidad. IDEAL desveló hace dos semanas que hasta el 7 de septiembre de este año los trenes sólo han rodado sobre las vías 8.000 kilómetros, lo que equivale a recorrer ida y vuelta el trayecto en 31 ocasiones. Como ejemplo más reciente está el metro de Granada, que recorrió 180.000 kilómetros en pruebas antes de ponerse en funcionamiento.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, explicó en su visita a Granada el martes que las pruebas en su fase definitiva han comenzado ahora y si no se produjeran más retrasos como el que paralizó los ensayos en Íllora antes del verano, lo normal es que dentro de nueve meses la Alta Velocidad esté en servicio.

El horizonte dibujado por el ministro de Fomento augura que en junio los trenes AVE entrarán por la estación de Andaluces con pasajeros. La fecha tiene de sólida lo mismo que las anteriores, la palabra del ministro. Con la diferencia de que la de Ábalos, por el momento, no se ha incumplido.

Tras mantener la reunión de julio con el alcalde de Granada y el presidente de la Diputación, el ministro de Fomento aseguró que vendría en septiembre a Granada con una fecha, algo que ha hecho. También asumió cuando se le reclamó el compromiso de abrir la conexión con Madrid por Moreda, algo se ejecutará en semanas próximas y aminorará el aislamiento ferroviario que actualmente vive la capital, a donde sólo llegan trenes procedentes de Almería.

En el caso de que las pruebas de la Alta Velocidad no se dilaten más, la puesta a punto de la línea entre Antequera y Granada sumará casi el doble de lo que se prolongaron los trabajos de verificación del AVE entre Valencia y Castellón, a pesar de que este tramo del levante español cuenta con cincuenta kilómetros menos de recorrido.

Precedente

Los hechos vividos en la tragedia de Angrois (Santiago de Compostela, A Coruña) del verano de 2013, provocó que el Gobierno constituyera un año más tarde la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviara (AESF), por la que tienen que pasar todas las líneas de Alta Velocidad antes de que Renfe pueda ponerlas en marcha.

La responsabilidad de la seguridad en la circulación sobre la Red Ferroviaria de Interés General corresponde a los administradores de infraestructuras ferroviarias y a las empresas que en ella operan, y dentro de su ámbito de competencias la Red Ferroviaria de Interés General ejerce como autoridad responsable de la seguridad, realizando la ordenación y supervisión de todos los elementos del sistema ferroviario: las infraestructuras, el material rodante, el personal ferroviario y la operación ferroviaria. Forman parte de estos cometidos la autorización de puesta o entrada en servicio de las infraestructuras y el material rodante.

El Ministerio de Fomento, como ya hiciera la Junta de Andalucía con las pruebas del metro, volvió a poner antes de ayer la seguridad en el centro del discurso del ministro, un parapeto cada vez que se cuestiona si no es posible acortar los plazos de alguna forma.

Mismo discurso

«Tenemos que ser tremendamente celosos en seguridad», afirmó el martes José Luis Ábalos, como ya hiciera su predecesor en el cargo, Íñigo de la Serna.

Actualmente, según informó ADIF, las pruebas se encuentran «muy avanzadas». En el mes de octubre se valorará la posibilidad de realizar ensayos con trenes comerciales y cuando esto se produzca se remitirán a la AESF los informes de las diferentes pruebas de fiabilidad y se pondrá la infraestructura a disposición de la operadora para que pueda iniciar -esta vez sí- la simulación comercial y el periodo de formación de maquinistas, que tiene que hacerse en la propia vía.

Eso está previsto que suceda a comienzos de 2019 y ya sólo quedará mirar de lejos a la AESF.