Ha vivido del timo de la estampita durante años y estafó a gente en Granada

Ha vivido del timo de la estampita durante años y estafó a gente en Granada

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 61 años al que le constaban varias reclamaciones policiales y judiciales en varias partes de España

IDEAL.ES

Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado jueves en la localidad extremeña de Villanueva de la Serena a un hombre de 61 años al que le constaban varias reclamaciones policiales y judiciales por estafar mediante el 'timo de la estampita' en numerosas ciudades españolas.

La Policía Nacional informa que el arrestado formaba parte de una organización criminal que se dedicaba al 'timo de la estampita'. El detenido actuó con su grupo en las localidades de Alicante, Málaga, Granada, San Sebastián y Baracaldo. En total, le figuraban cuatro requisitorias judiciales y una policial de diferentes demarcaciones por delitos de estafa.

El hombre fue arrestado cuando un equipo policial lo localizó en la avenida Antonio Mera Lozano de Villanueva de la Serena. Cuando los agentes procedieron a la identificación de esta persona, el presunto autor de los hechos presentó la documentación de otro hombre. Por este motivo, fue trasladado a dependencias policiales, donde pudo ser identificado plenamente tras las comprobaciones oportunas.

En ese instante se procedió a su detención por un presunto delito de usurpación de identidad. Los agentes pudieron verificar posteriormente que le figuraban diferentes requisitorias tanto judiciales como policiales, en varias comunidades autónomas, como presunto autor de diversos delitos contra el patrimonio, concretamente estafa.

El detenido, que cuenta con numerosos antecedentes por diferentes hechos delictivos, fue puesto a disposición de la Autoridad Judicial, quien decreto su ingreso en prisión.

¿Cómo funciona el timo de la estampita?

El timo de la estampita es de los más viejos que se recuerdan. La persona timadora, que simula tener cierta discapacidad intelectual, se acerca a su víctima con cualquier excusa y le muestra una bolsa que parece estar llena de billetes, asegurando que se los ha encontrado. El estafador le dice en ese momento a la víctima que en la bolsa lleva «estampitas» o «cromos» y que en casa tiene muchos más.

Es justo entonces cuando aparece otro transeúnte haciendo de gancho y ofreciendo a la víctima la posibilidad de comprar la bolsa por una cantidad de dinero. El gancho asegura no tener dinero para participar en la «compra» de la bolsa, por lo que anima a la víctima a realizar la compra. Incluso se ofrece para acompañar a la víctima a buscar dinero.

Una vez hecha la 'compra' y entregado el dinero por la bolsa, desaparecen los dos estafadores. En la bolsa hay tacos de recortes de papel y no billetes.