Vegas del Genil busca una salida

Parte de la rotonda y la salida que ya está hecha por Fomento. :: D. Q. /Gráfico
Parte de la rotonda y la salida que ya está hecha por Fomento. :: D. Q.

El Ayuntamiento pide ayuda a distintas administraciones para que el desvío de la Segunda Circunvalación no divida el municipio

Diego Quero
DIEGO QUERO

Cuando esté acabada, la Segunda Circunvalación de Granada (A-44a) absorberá una gran parte del tráfico de la primera Circunvalación (A-44). Sus casi 30 kilómetros que obviarán la cercanía de la capital servirán para aliviar una autovía enferma por el peso que soporta a diario. Además, dará una nueva vida, en muchos casos inexistentes, a poblaciones que ahora no tienen un acceso tan fácil a una buena conexión por carretera, algo que en la mayoría de las ocasiones lo representa todo para el desarrollo económico de una zona. Localidades como Atarfe, Albolote, Santa Fe, Vegas del Genil, Las Gabias o Alhendín se verán directamente beneficiadas cuando la infraestructura sea una realidad, «a comienzos de 2020», como aseguran desde el Ministerio de Fomento.

Aunque dentro de lo bueno, siempre hay un pero, algo que no encaja dentro del gran plan. Es la situación con la que está lidiando el Ayuntamiento de Vegas del Genil, que tiene ante sí el reto de cambiar el recorrido del desvío que lleva al municipio para que no lo divida en dos. El tramo que afecta a este municipio, que incluye los núcleos de población de Belicena, Ambroz, Purchil, Casas Bajas y una pequeña parte de El Ventorrillo, está casi al 90 por ciento de ejecución desde hace tiempo. En el momento en el que se empezó a proyectar la Segunda Circunvalación, allá por el año 2000, se diseñó una salida para cada población por la que pasara, una zona que en el caso de Vegas del Genil se respetó y donde finalmente se ha construido el desvío.

Pero han pasado el tiempo, y la situación no es la misma ahora que hace 19 años, ya que el municipio ha crecido. En su día, el Ministerio de Fomento ejecutó las obras en la parte suroeste de Vegas del Genil, a la misma altura que la urbanización de El Ventorrillo. La carretera que sale de la autovía enlaza con la Avenida Haro, un camino plagado de cortijos, balsas de riego y que llega hasta el núcleo de Casas Bajas, un barrio de viviendas antiguas situado entre El Ventorrillo y Belicena. El coche pasa sin problemas por la Avenida de Haro, pero hay que detenerse y circular con cuidado si viene otro de frente, una vía demasiada estrecha para que se convierta en una vía de entrada y salida a cualquier autovía.

Desvío por unanimidad

En el Ayuntamiento de Vegas del Genil, lejos de ponerse de perfil, han hecho bandera con este problema. Fue el equipo de gobierno quien a principios de este año se reunió con los vecinos para prometerles que el desvío de la Segunda Circunvalación no discurriría por la Avenida Haro ni por mitad de El Ventorrilo, como se llegó a rumorear. El alcalde vegeño, Leandro Martín, cuenta cómo después de las reuniones con los vecinos se aprobó en pleno cambiar la vía de entrada y salida de la autovía, ya que incluso los técnicos de la obra estaban teniendo problemas con algunos camiones que tienen que circular por esta vía. «Se elevó una pregunta al Ministerio de Fomento a través del Congreso de los Diputados para que el Ministerio fuera consciente del problema, e incluso hay informes técnicos que afirman que puede haber grandes atascos si la salida se hace por esa zona», explica Martín.

Unas semanas después, el pleno decidía por unanimidad buscar un camino alternativo para la conexión con la A-44a. La solución, según indica Leandro Martín pasa por aprovechar el ramal que ya está hecho por Fomento y construir una nueva vía que desemboque en la GR-3313, la carretera que une Belicena con Santa Fe. Para que este proyecto se haga realidad y librar los vecinos de atascos y ruidos primero hay que expropiar parcelas y después hacer la carretera, para lo que se necesita dinero. Por esta razón Leandro Martín hace un llamamiento a Fomento, a la Junta de Andalucía y a la Diputación de Granada para que colaboren con el Ayuntamiento en la construcción de esta nueva carretera. «Nosotros sólos no tenemos capacidad», admite el alcalde vegeño, consciente de la dificultad de la petición. Fuentes de Fomento han asegurado a este periódico que desde el Ministerio no tienen constancia de ningún cambio en el trazado, y que no tienen contemplada ninguna acción fuera de los límites de la Segunda Circunvalación. Al contrario, en la Subdelegación del Gobierno aseguran que han recibido la propuesta del Ayuntamiento y la han reenviado a la Demarcación de Carreteras de Andalucía Oriental para que estudie la petición. Por lo tanto, la lucha por el nuevo vial promete ser larga, aunque Leandro Martín asume que esa la única solución. «Otro remedio no hay, y me da igual el Gobierno que esté en La Moncloa, porque me van a tener enfrente», subraya el alcalde de Vegas del Genil.

La segunda alternativa

El convencimiento por parte del Ayuntamiento de Vegas del Genil de que la solución aportada por Fomento es errónea ha hecho que incluso hayan proyectado una segunda alternativa por si la primera falla. La otra bala en la recámara consiste en construir una vía paralela a la Segunda Circunvalación desde la salida ya hecha hasta la conexión con la GR-3313. Y mientras se piensa en la solución final, la A-44a sigue encadenando retrasos para su puesta en marcha, por lo que desde el Consistorio pueden tener tiempo de pelear para conseguir una salida diferente.

El caso de Padul, tres proyectos y una sola vía

Vegas del Genil no es la primera localidad que tiene problemas con las entradas y salidas de la autovía. Cuando se construyó la A-44 a la altura de Padul se proyectaron hasta tres vías de entrada y salida al municipio. Si se circula de Granada hacia Motril el conductor sólo verá una, la que está en funcionamiento. En la que hubiera sido la siguiente ahora hay un camino agrícola, que cruza la vía rápida por un puente, y que va a desembocar al centro de la localidad. Y en la tercera, los conos no permiten entrar a una zona en la que después del asfalto sólo hay campo. Manuel Alarcón, alcalde de Padul, explica que en la actualidad siguen peleando para que se abra la segunda salida «porque lleva al centro y porque ya está la carretera de enlace hecha». También han pedido que se abra la tercera, pero hasta ahora sólo se han encontrado con la negativa del Ministerio de Fomento.