El 'titán' del viento ya está en pie en Padul

El aerogenerador de Padul durante la colocación de las palas en el rotor. (Galería)/V.S.C.
El aerogenerador de Padul durante la colocación de las palas en el rotor. (Galería) / V.S.C.

La colocación de las palas en el aerogenerador más alto de España culmina un trabajo de dos años | Se trata de un prototipo que pretende situar a Granada a la cabeza de este tipo de infraestructuras

Vanessa Sánchez
VANESSA SÁNCHEZGranada

El domingo los paduleños despertaron con una peculiar estampa en el horizonte. Más allá de la laguna donde se encontraron los huesos fosilizados del mamut que ha dado nombre a numerosas empresas locales y el sobrenombre al propio municipio, una gigantesca grúa elevaba las enormes aspas del aerogenerador más alto de España para colocarlas en el rotor y culminar así con un trabajo que ha llevado dos años. Un equipo de la empresa alemana responsable de la colocación de la colosal hélice consiguió este domingo coronar el 'molino', convirtiéndolo, por un metro, en el más alto del territorio nacional. Esta instalación mide 151 metros si se coloca una de las tres aspas en vertical. Llevar a cabo la operación no resultó sencillo, y durante más de una semana los miembros del equipo estuvieron esperando a que el aire se calmara, cosa difícil en esta colina de Padul, el lugar elegido para la ubicación de este prototipo por sus rachas suaves pero constantes de viento, idóneos para este modelo de aerogenerador. Una vez situadas en el lugar donde arrancarán en un mes y medio, la operación se vio frustrada. Pese a las magnitudes de la instalación, unos tornillos de apenas unos centímetros fueron los responsables de que las palas tuvieran que volver a bajar hasta el suelo.

Ahora, una vez solucionado el problema, esperan de nuevo a que se calme el viento para volver a subir las aspas y poder obtener la certificación estatal y que comience a funcionar.

El promotor de la iniciativa es Energía Eólica Mamut, filial del consorcio granadino Global Trade Wind. En este proyecto el grupo ha venido de la mano de Juan Carlos Valverde, CEO de Wind Hunter, empresa que también participa en ese consorcio y que acumula 21 años de experiencia en el sector eólico.

El prototipo de aerogenerador de Padul es especial, no sólo por su altura. El diámetro de las palas es de 121 metros, cada pala pesa 9.000 kg y están hechas de una fibra especial y más resistente que las habituales. El rotor es capaz de ponerse en marcha, gracias a la longitud de las aspas, con una velocidad de 3 metros por segundo, y consigue generar 2.500 kw. Para apreciar las diferencias con los otros 45 que hay instalados en el Parque Eólico de Padul, el nuevo modelo es 30 metros más alto, produce 1000 kw más y funciona con 2 metros por segundo menos de viento que el resto. Juan Carlos Valverde explica que este aerogenerador es tecnológicamente muy avanzado, porque es síncrono: «Transforma la energía captada por las palas del viento en energía eléctrica a través de un generador con imanes permanentes, es una especie de bobina de bicicleta de tamaño gigante, que funciona con campos magnéticos y no con multiplicadora, como el resto de aerogeneradores instalados en la zona y eso hace que empiece a producir con menos velocidad del viento», aclara el CEO de Wind Hunter. Estas particularidades se han investigado e implementado en este modelo para hacerlo más productivo y eficiente. «Tiene un menor coste de mantenimiento, ya que no tiene componentes mecánicos complejos, es decir, se caracteriza por su simplicidad de diseño y mayor aprovechamiento del viento con menor coste de producción», incide Valverde.

Juan Carlos Valverde, CEO de Wind Hunter.
Juan Carlos Valverde, CEO de Wind Hunter. / VANESSA.

Pero hay más cualidades que lo hacen único y es que las aspas de este aerogenerador, de probar su eficacia, se fabricarán en Granada, en concreto en la fábrica Eblades, ubicada en el municipio de Ferreira, de la comarca del Marquesado del Zenete. En esta zona granadina de la España vaciada, de la que procede la familia de Juan Carlos Valverde, se ha instalado la empresa alemana Vensys, que compró la fábrica cuando concluyó el proceso de liquidación de su anterior propietaria (Eozen). Vensys trabaja en un consorcio con la china Goldwind y se han posicionado como la segunda empresa a nivel mundial en el sector de las eólicas. Por eso, que el rendimiento del prototipo de Padul sea el esperado puede generar «que los 30 puestos de trabajo actuales asciendan a unos 150 empleos», señala Juan Carlos Valverde.

Otra característica que hacen diferente al colosal 'molino' es que es el primero de Andalucía que no ha sido subvencionado, «ni al precio de venta de la energía, ni a la instalación», asegura el CEO de Wind Hunter. Ha costado 3,5 millones de euros, que se amortizarán en 16 años. Lo que produzca se venderá en el Pool o mercado diario de energía. Este prototipo con estas palas generará «energía eléctrica para 2.500 viviendas» que se verterá a «la red de Endesa en Padul y será consumida en dicho municipio, contribuyendo a que este sea más sostenible», puntualiza Juan Carlos Valverde. Como ya no existe prima, subvención al precio, los proyectos eólicos han sido forzados a buscar avances tecnológicos para hacerlos más rentables. Este prototipo, que se instala por primera vez en España, podría exportarse al resto del mundo con sus palas hechas en Granada.

Las 127 toneladas que pesa el conjunto de las aspas, generador, rotor y góndola se pondrán a funcionar dentro de un mes y medio, una vez consiga la certificación del Estado. El coloso de Padul pretende aprovechar el suave viento de esta zona para generar una energía más limpia. Lo hará en esta colina de la 'Villa del Mamut' desde la que se divisaba, este domingo, la 'boina' de contaminación que presenta con demasiada frecuencia el cielo de la capital.