La izquierda y C's dan al PSOE la alcaldía de Gójar y desalojan al PP

José Joaquín Prieto, nuevo alcalde de Gójar./FERMÍN RODRÍGUEZ
José Joaquín Prieto, nuevo alcalde de Gójar. / FERMÍN RODRÍGUEZ

Ciudadanos, que sostuvo el gobierno de Francisco Javier Maldonado hasta que fue condenado por prevaricación, no entrará en el gobierno de Joaquín Prieto

Carlos Morán
CARLOS MORÁN

La corrupción desalojó ayer por la noche al PP del gobierno del Ayuntamiento de Gójar. Fue la justificación que dio el concejal Rafael Ruiz, el único edil de Ciudadanos (C's) en el Consistorio del Área Metropolitana, para aupar a la alcaldía al socialista Joaquín Prieto, un ingeniero técnico forestal de 54 años. Tras las elecciones de 2015, Ruiz había facilitado que el PP siguiera llevando las riendas del municipio a pesar de haber perdido la mayoría absoluta (obtuvo seis representantes). Los populares volvieron a ser la fuerza más votada, pero tuvieron que apoyarse en Ciudadanos. Pues bien, la formación fundada por Albert Rivera entregó anoche el poder a los socialistas, el segundo partido que obtuvo más respaldo en los últimos comicios locales con cuatro concejales.

La responsabilidad de ese cambio de criterio, según dijo Ruiz, la tuvieron tanto el ya exalcalde del PP, Francisco Javier Maldonado, condenado este pasado mes de julio por un sonado caso de corrupción urbanística, y la dirección de los populares, que mantuvo al regidor en el cargo a pesar de saber que iba a ser juzgado. En este sentido, el concejal de Ciudadanos recalcó que Maldonado no quiso dimitir y su partido no le enseñó la puerta de salida, aunque había tenido dos años para hacerlo.

«El PP no solo no ha cumplido el pacto por la regeneración democrática que suscribió con Ciudadanos a nivel provincial, sino que ha sido el responsable de tener un equipo de gobierno interino, más pendiente de las noticias de los juzgados, fiscalías y peticiones de cárcel e inhabilitación que de buscar lo mejor para los vecinos del municipio», afirmó el representante de Ciudadanos.

Con todo, Ruiz avisó de que no entregaba un «cheque en blanco» y advirtió de que C's iba a mantenerse en la oposición. Ni el concejal de Izquierda Unida ni el de Podemos, que también votaron a favor del socialista Joaquín Prieto, precisaron si tenían previsto entrar en el gobierno local de Gójar.

Por su parte, el candidato derrotado, el popular Pedro Morillas, que llegó a fundirse en un abrazo con su sucesor en el cargo, encajó con deportividad el resultado de la votación, aunque sí lanzó algún leve reproche a Ruiz, al que recordó que el PP ganó las elecciones municipales con holgura.

Pero, en general, el pleno extraordinario -a diferencia de lo que suele ocurrir en estos casos- se desarrolló sin aspereza ni discusiones. El tono fue bastante amable.

El 'caso Cavifer'

La sesión de ayer no se hubiera celebrado si, como ya ocurrió en ocasiones anteriores, Francisco Javier Maldonado hubiese sido absuelto el pasado mes de julio. Según los propios cálculos del exregidor, antes de ser condenado por el llamado 'caso Cavifer' tuvo que sentarse tres veces en el banquillo y las tres se levantó de él con una sentencia exculpatoria debajo del brazo -el número de denuncias contra él rondó la docena a lo largo de sus diferentes mandatos-. De hecho, Maldonado exhibió ese currículum de absoluciones para justificar su continuidad en el puesto aunque la justicia ya había decidido procesarlo -es decir, que había adquirido una condición más grave que la de investigado o imputado-. El PP de Granada no hizo nada para removerlo Fue condescendiente con los problemas judiciales del ya exalcalde y, según Ciudadanos, eso le ha supuesto perder la alcaldía de Gójar. Un dato llamativo al respecto: Torres más altas, como Pedro Antonio Sánchez, expresidente de Murcia, cayeron antes que Maldonado, a pesar de que la situación procesal de aquel era menos comprometida.

Sea como fuere, lo cierto es que la resistencia a la dimisión de Maldonado -a pesar de que en su entorno se comentaba que el 'asunto Cavifer' era el que más le inquietaba- finalmente cedió ante la evidencia de un fallo condenatorio.

Según concluyó la Audiencia Provincial de Granada en una sentencia fechada el pasado 6 de julio, Maldonado cometió dos delitos, prevaricación urbanística y prevaricación administrativa, por amparar una operación urbanística que permitió a Cavifer S. L, una empresa de la que su hermano, también condenado, era socio con una participación del 30% y administrador mancomunado, levantar dos edificios ilegales de 19 viviendas y locales en la calle San Luis del municipio.

El tribunal dejó escrito en su resolución, que podía ser recurrida ante el Supremo, que el exregidor de Gójar violentó la normativa «de forma grosera y sin el más mínimo pudor y respeto por los vecinos del municipio, al despojar las arcas municipales para beneficiar a su hermano».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos