Siete investigados en Granada por supuesto maltrato a animales

Siete investigados en Granada por supuesto maltrato a animales

La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Loja fue informada e inició una investigación para averiguar quién era el responsable del animal

EUROPA PRESS

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial como investigadas a siete personas por la presunta comisión de delitos relativos a la protección de la flora, la fauna silvestre y animales domésticos en tres actuaciones que diferentes patrullas del Seprona han realizado en Huétor Tájar, Víznar y Loja, en la provincia de Granada.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa, en una de las operaciones contra el maltrato animal, concretamente en Ventorros de San José (Loja), agentes de Zagra han rescatado a un búho que había resultado herido en un ala al quedarse enganchado en la valla perimetral de un cortijo.

La primera actuación del Seprona tuvo lugar en Huétor Tájar, donde una patrulla interceptó un vehículo en el que viajaban tres individuos y descubrió que transportaban tres gallos de la raza combatiente español con «amputaciones en las crestas y en las barbillas, desplumados en gran parte de su cuerpo y con eritemas severos».

Los sospechosos no presentaron a los agentes ningún certificado médico que amparase tales amputaciones, por lo que se les investigó por un delito de maltrato animal.

La segunda operación tuvo lugar en Víznar, después de que la Guardia Civil averiguara que el investigado había disparado contra un búho en un coto de caza de ese término municipal. A consecuencia del disparo, «el ave quedó malherida y fue evacuada al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Pinos Genil», dependiente de la Junta.

La tercera actuación de Seprona de la Guardia Civil ha tenido lugar en Loja, donde tres individuos han sido investigados por la muerte de una yegua por falta de alimentación.

No obstante, fue una patrulla de la Policía Local de Loja la que descubrió que una yegua se encontraba en muy malas condiciones por falta de comida y de agua. Estaba tan desnutrida que un veterinario tuvo que sacrificarla ante la imposibilidad de recuperarla.

La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Loja fue informada e inició una investigación para averiguar quién era el responsable del animal. Los agentes han averiguado que tres vecinos de Loja eran supuestamente los responsables de la yegua y que estos la habían dejado «morir de hambre y de sed».