Cerca de 60.000 personas han disfrutado de Sierra Nevada en Semana Santa

La nieve arrecia sobre los esquiadores en el Prado de los Monjas./ALEJANDRO MOLINA
La nieve arrecia sobre los esquiadores en el Prado de los Monjas. / ALEJANDRO MOLINA

El mal tiempo ha lastrado la afluencia a pesar de la gran cantidad de nieve | La ocupación hotelera en Pradollano ha sido del 72%

Alejandro Molina
ALEJANDRO MOLINASierra Nevada

Sierra Nevada contabilizó 53.000 esquiadores y 6.500 visitantes durante esta Semana Santa. La ocupación hotelera media, incluyendo a los hoteles de la carretera de acceso a la estación, fue del 70% y del 72% en lo que respecta exclusivamente a Pradollano.

A pesar de haber contado con cerca de cien kilómetros de pistas durante todos los días del periodo festivo, los datos se vieron lastrados por la climatología adversa. Y es que el viento obligó a cerrar un día. En la segunda mitad de la semana se vivieron fuertes nevadas y escasa visibilidad, algo que disuadió a muchos esquiadores de cercanía, que finalmente optaron por otras opciones de ocio fuera de la nieve. Así y todo, Sierra Nevada ha registrado una afluencia razonablemente buena, teniendo en cuenta que siempre que la Semana Santa cae en abril los porcentajes son mucho más bajos que cuando cae en marzo.

Esta era la última gran cita de una temporada que encara desde hoy su recta final. A partir de este lunes y hasta el 5 de mayo –cierre de la temporada- la estación prevé abrir setenta kilómetros de pistas en todas las áreas esquiables con espesores de entre uno y tres metros. Eso supone ofrecer todo el desnivel del dominio (1.200 metros). Habrá operativos once remontes entre semana y quince los sábados y los domingos. Mientras tanto, en el resto de sectores de la estación ayer fue el último día de trabajo para muchos trabajadores.

En el sector de escuelas las plantillas caen drásticamente desde hoy, al igual que en entre el personal de remontes de Cetursa Sierra Nevada, dónde ayer se sucedían las despedidas hasta la próxima campaña. También el domingo fue el último día para hoteles como el Meliá Sol y Nieve o el Rumaikiyya, que cerraron sus puertas hasta el próximo mes de diciembre.

En lo que a pistas se refiere, el horario de apertura y cierre seguirá siendo el mismo que en invierno y el último día tan sólo habrá que pagar cinco euros correspondientes al seguro obligatorio de viajeros para poder acceder a los remontes.