El Grupo Algaida de Alpujarra de la Sierra actuará el sábado en las iglesias de Yegen y Mecina Bombarón

El Grupo Algaida/Rafael Vílchez
El Grupo Algaida / Rafael Vílchez

Este fabuloso y afamado grupo está especializado en música de cuerda y canto alpujarreño

Rafael Vílchez
RAFAEL VÍLCHEZAlpujarra de la Sierra

El conocido y reconocido Grupo Algaida de Alpujarra de la Sierra actuará el próximo sábado, día 20, en las iglesias parroquiales de Yegen (a las ocho de la tarde) y Mecina Bombarón (a las nueve y media de la noche). La entrada será gratuita. Este afamado grupo de alpujarreños y alpujarreñas está especializado en música de cuerda y canto. El Ayuntamiento de Alpujarra de la Sierra, presidido por José Antonio Gómez, organiza este evento.

Alpujarra de la Sierra posee un folclore antiquísimo, rico, variado y con diversas influencias. Antiguamente más que ahora, la música de cuerda estuvo muy extendida en lo que desde hace varias décadas se denomina Alpujarra de la Sierra, municipio formado por Mecina Bombarón, Yegen, El Golco y la aldea de Montenegro. También el folklore musical estuvo extendido en la Alpujarra. Era la música de los bailes caseros y cortijeros, con motivos de bodas, bautizos, onomásticas, finales de campañas campesinas, etcétera.

Si era invierno, cualquier habitación servía para la música, el trovo y el baile. En época de buen tiempo los grupos se acomodaban en las eras morunas, plazoletas, calles y plazas. Bandurrias, guitarras, violines y laudes solían ser los principales instrumentos que hacían posible los bailes. Las mozas eran vigiladas en todo momento por sus madres y comadres. Se bailaban principalmente mazurcas, polcas, valses, pasodobles, habaneras, rumbas, etcétera. La música de cuerda era muy frecuente también en las serenatas interpretadas o contratadas por los enamorados a sus pretendidas.

Antiguamente eran frecuentes en la Alpujarra, principalmente en la Sierra de la Contraviesa, los cantos de muleros. Se interpretaban mientras se caminaba con las mulas por los caminos de herradura o durante las faenas de la trilla y el arado. También se interpretaban los remerinos. En la zona de la Contraviesa se ha conservado hasta nuestros días el folklore musical más genuino de la comarca, «un tipo de música –según el escritor y especialista Juan Manuel Jerez- en nada parecido al de otras partes y que se ignora si ha sido siempre único de esta zona o es que solamente en ella se ha conservado, especialmente ubicados en una zona de montañas y barrancos donde confluyen los municipios de Adra, Albuñol, Murtas y Turón. Allí se siguen bailando los que ellos mismos denominan bailes cortijeros y que forman un conjunto de cantos y bailes con pequeñas diferencias», indicó.