El Casino Admiral, la gran apuesta de Granada

Instalaciones del Complejo El Capricho, donde se instalará el casino./ALFREDO AGUILAR
Instalaciones del Complejo El Capricho, donde se instalará el casino. / ALFREDO AGUILAR

Se incrusta en un complejo turístico que pasará de cuatro a cinco estrellas, creará doscientos empleos, tiene doce meses de plazo y el reto de aumentar la media de pernoctaciones de dos a tres noches

JAVIER F. BARRERAGRANADA

El casino recientemente aprobado en Monachil se ha convertido en 'la gran apuesta' de Granada. Además del gancho de una sala de juegos con mesas de póquer, bacarrá, blackjack y ruleta, ofrecerá un espectáculo musical de calidad a diario. El complejo en el que se ubica, El Capricho, ofrece piscina exterior, spa, centro de negocios y diversos establecimientos como bares y restaurantes. Tiene también plaza de toros. El hotel quiere pasar a tener cinco estrellas. Hay más. La apuesta pasa por ganar en empleo y en pernoctaciones.

La bola de la ruleta empezará a dar vueltas a finales de este año en el Casino Admiral Granada, que será su nombre oficial. Estas son las previsiones que maneja Gregorio López, el empresario granadino que ha levantado con tesón el complejo El Capricho de Monachil, donde irá ubicado el casino. Sin embargo, la licencia de la Junta refleja que tienen hasta doce meses de plazo. El hotel incorporado, el Granada Palace, pasará con esta nueva mejora de tener cuatro estrellas a cinco. Otro ejemplar de gran lujo para la infraestructura hotelera de la provincia, que siempre busca la calidad.

Sandra García, delegada de Gobierno de la Junta de Andalucía, explica que «también quedan las cuestiones de procedimiento», y matiza que «tras la concesión de la licencia, la empresa tiene un plazo de diez días para aceptar, un mes para aportar los 2,5 millones para constituir la sociedad y dos meses para notificarlo a la Junta de Andalucía». Y destaca que se generarán doscientos empleos. También de calidad.

Trinitario Betoret, presidente de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, sostiene que «el casino es una reivindicación de muchísimos años atrás». Significa que ahora en Granada «tenemos un componente de oferta complementaria muy importante para dar muchos más servicios y posibilidades de experiencia a turistas, a visitantes y a ciudadanos».

Betoret explica que la influencia del casino llegará a poblaciones que se encuentran a una hora en coche de Granada. «Es lo mismo que le pasa al centro comercial Nevada, que viene gente de Motril y de Jaén». Según Betoret, de esta forma, «la influencia de este casino irá más allá del área metropolitana y desde luego persigue un nicho de mercado, un segmento de mercado que de momento no lo tenemos».

Y lo explica: «Tenemos buena oferta cultural, buenas infraestructuras lúdicas, pero no tenemos un gran 'resort' (complejo hotelero) de oferta musical nocturna de ocio en Granada. Y este casino viene a suplir esa oferta que ha sido, insisto, una demanda de años atrás y que por fin la Junta de Andalucía entiende que Granada necesitaba generar esta estructura».

Además, añade que «va a generar por un lado posibilidad de mayor pernoctación porque tienes más cosas que hacer. Por otro lado, se entiende que el cliente tendrá una capacidad de gasto mayor, y el espectáculo nocturno atrae y aumenta el gasto en algo que no tiene por que ser la hostelería».

Dentro del casino

El casino estará ubicado, entonces, en el término de Monachil, a las puertas de la estación de esquí de Sierra Nevada y a apenas cinco minutos de la ronda sur de la circunvalación. El acceso hasta el edificio se podrá hacer en automóvil, donde habrá unos ascensores para superar el desnivel.

Todas estas obras son las que se van a empezar a realizar ahora, una vez obtenida la licencia. De igual forma, hay que acondicionar el edificio, destinado hasta ahora a eventos, como el casino que quiere ser. Esto implica realizar una profunda revisión ya que hay que instalar desde cámaras acorazadas para guardar tanto las fichas de apuesta como el dinero hasta un sistema de vigilancia de seguridad de última tecnología. El grupo empresarial Novomatic, uno de los líderes mundiales del sector del juego, con sede central en las afueras de Viena (Austria), con implantación en más de 50 países y alrededor de 30.000 empleados, es el encargado de la gestión del casino.

En un comunicado, Novomatic expresa que «es consciente de la gran responsabilidad que asume con el compromiso de dotar al entorno de la ciudad de Granada de un casino de juego de primer nivel, en la seguridad de que se constituirá en un verdadero referente del ocio y entretenimiento en la vida de la ciudad y su área metropolitana, y un motor que impulse la ya de por sí importantísima atracción turística de la zona».

El propio edificio del casino de juego, con una superficie total de 4.800 metros cuadrados, acogerá una amplia sala de juegos con mesas de ruleta, blackjack, punto y banca (bacarrá), y póquer en sus diferentes modalidades; máquinas de azar de última tecnología; restaurante; bares y salas de estar. Igualmente dispondrá de sala de fiestas y usos múltiples, así como otros servicios adicionales para la mayor comodidad de los visitantes. Dado que Novomatic cuenta ya con dos casinos en Andalucía, San Roque (Cádiz) y Tomares (Sevilla), se puede abundar más en la oferta de juegos que tendrá el Casino Admiral Granada.

Tipos de juegos

Las páginas en Internet de estos dos casinos andaluces describen los juegos. El primero es el denominado póquer caribeño:«Su historia se asocia normalmente con las leyendas del salvaje oeste, las pistolas y los salones, pero se cree que su origen tuvo lugar en Nueva Orleans donde se asentó la colonia francesa. En el póker de contrapartida los jugadores se enfrentan al casino con el objetivo de superar su jugada con una combinación de cartas superior a la del crupier. Por lo tanto sólo jugarás contra el casino, sin tener que preocuparte del nivel de los demás jugadores».

«Se juega con cinco naipes y el objetivo del juego es conseguir una combinación de cartas de valor más alto que la de la banca, pudiendo existir varias combinaciones ganadoras. El crupier distribuye las cartas a cada jugador y a la banca siendo la última carta de la banca descubierta. Los jugadores, sin quitar los brazos de la mesa, mirarán sus cartas, que habrán de estar a la vista del crupier, y optarán entre continuar el juego o por retirarse. En este último caso, los jugadores pierden su apuesta inicial, debiendo dejar boca abajo sobre la mesa de juego sus cartas, procediéndose en ese momento por el crupier a retirar la apuesta, a comprobar el número de cartas y a recogerlas».

«Una vez que los jugadores hayan decidido participar o bien retirarse de la partida, el crupier descubre las cuatro cartas cubiertas de la banca. La banca solo juega si entre sus cartas hay, como mínimo, un as y un rey (K), o una combinación superior».

También hay mesas de 'Texas hold'em', una versión estándar del juego de cartas de póquer. Es una de las versiones de póquer más posicionales, debido a que el orden de apuesta es fijo durante todas las rondas.

El blackjack. «Puede parecer puramente americano, pero en realidad proviene de 'La Veintiuna', un juego de origen español». Informan que «el objetivo de este juego es sumar 21 puntos o acercarse lo máximo que se pueda sin pasarse. Y, a ser posible, con dos cartas. Pero se podrán pedir muchas más». También hay ruleta americana, que «se desarrolla sobre una mesa con un tapete y una ruleta, dividida en 37 casillas numeradas del 0 al 36, ambos incluidos. En la ruleta, la casilla del 0 es verde y las restantes alternativamente rojas y negras. El juego consiste en acertar en qué número de la ruleta caerá la bola que lanza el crupier. El importe del premio que puedes obtener dependerá del tipo de apuesta que realices y de la cantidad que juegues». Las apuestas pueden ser «sencillas, a docenas, a columnas, a seisena, a cuadros, trasversal, a caballo o a pleno». La suerte está echada, solo queda esperar.

Agrajer denuncia «la cara oculta del casino de Granada»

La Asociación Granadina de Jugadores de Azar En Rehabilitación (Agrajer), con motivo de la nueva construcción del primer casino en la provincia de Granada, pone de manifiesto «el alarmante riesgo de aumento de adictos al juego patológico, haciendo especial hincapié en la población joven».

Agrajer publica en su página en Internet que en la provincia de Granada «podemos afirmar que 60.000 personas son jugadores en riesgo y 14.000 son jugadores patológicos». Añaden que se han autoprohibido la entrada a salones de juego, bingos y casinos a 3.500 personas».

Desde 2011 «hasta nuestros últimos datos recogidos en la memoria anual de 2017, hemos podido comprobar que Agrajer ha recibido un 80% más de pacientes (99 pacientes nuevos recibidos en 2011 frente a 182 pacientes nuevos que han solicitado nuestro tratamiento en 2017)».

Los pacientes atendidos en su centro de tratamiento ambulatorio en 2017 han sido usuarios cuyo juego principal eran las máquinas tragaperras y la ruleta, con un 64,6 % El porcentaje más alto de la franja de edad de las personas que han demandado tratamiento ha sido entre 20 y 30 años, con un 26,1% Estos datos revelan que cada vez son más jóvenes los que acuden por problemas de adicción al juego.

Fotos

Vídeos