Fallece la mujer de Granada que recibió ayer dos balazos de su marido

Vivienda del matrimonio en la calle Ocón de Guadahortuna precintada ayer por la Guardia Civil./RAMÓN L. PÉREZ
Vivienda del matrimonio en la calle Ocón de Guadahortuna precintada ayer por la Guardia Civil. / RAMÓN L. PÉREZ

Guardia Civil ha detenido en Guadahortuna al presunto autor de los disparos que tiene tres hijos en común con la víctima

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

La mujer de 43 años que recibió ayer dos disparos en la puerta de su domicilio, presuntamente, por parte de su marido ha fallecido en la tarde de este domingo. Este hombre, de 53 años, fue detenido minutos después de dispararle por la Guardia Civil en Guadahortuna y se encuentra ingresado en los calabozos de la Comandancia de Granada en espera de pasar a disposición judicial.

Relacionado

Los hechos sucedieron ayer poco antes de las tres de la tarde en la calle Ocón de Guadahortuna, a muy pocos metros de la sede del Ayuntamiento de esta localidad. El marido de esta mujer supuestamente le propinó, al menos, dos disparos: uno en la cabeza y otro en el estómago. La mujer cayó desplomada en la puerta de su vivienda, mientras el autor de los disparos, efectuados con un arma de fuego corta, desapareció de la escena del crimen para buscar refugio en otra barriada de la localidad. Los vecinos de la víctima se fueron aglutinando en torno al lugar donde se encontraba la mujer desangrándose. «Yo me asomé al balcón de mi casa y la vi en el suelo del portal de su casa, en poco tiempo se llenó aquello de vecinos», comenta el dueño de una casa ubicada a pocos metros de donde sucedió el crimen.

La víctima recibió un disparo en la cabeza y otro en el estómago en la puerta de su casa

La Guardia Civil y un dispositivo sanitario llegaron al lugar de los hechos en un corto espacio de tiempo desde que fueron avisados. Las primeras atenciones médicas recibidas por la mujer eran para tratar de estabilizarla, pero se encontraba en una situación muy crítica. Una ambulancia la trasladó hasta la Venta de la Nava donde un helicóptero del servicio de emergencias del 061 la esperaba para llevarla al hospital de Traumatología donde ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos -UCI- en estado muy grave. Este periódico estuvo hablando con allegados de la víctima sobre las 17.30 horas cuando un médico les informó de que había pocas esperanzas de que pudiera sobreponerse al daño que le habían originado los dos balazos recibidos, uno en el cerebro y el otro en el estómago. Pese a todo, fue intervenida en el quirófano por la tarde, aunque los médicos no pudieron actuar en la zona del cerebro por el delicado estado de salud que presentaba esta mujer quien al parecer ha podido perder un ojo, tal y como han informado a este periódico fuentes consultadas.

Desavenencias

La pareja estaba casada desde hacía años, aunque vivían juntos sólo durante temporadas debido a las desavenencias que mantenían, tenían tres hijos en común, dos mayores de edad y otra adolescente. La información trasladada a este periódico por vecinos de la localidad niega la presencia de los hijos en la escena del crimen cuando ocurrieron los hechos. Pared con pared con la casa de la víctima vivía una nuera suya que acudió a prestarle ayuda en cuanto conoció lo ocurrido ayer poco antes de las tres de la tarde.

La Guardia Civil precintó la vivienda de ella y acordonó parte de la calle Ocón de Guadahortuna donde ayer a las 16 horas aún eran visibles los restos de sangre. Una patrulla de agentes custodiaba la entrada a la UCI de Traumatología, donde se juntaron más de una veintena de familiares de esta mujer para conocer de primera mano como evolucionaba el estado de salud de la víctima.

La víctima no había presentado nunca una denuncia por violencia de género contra su marido, aunque en la localidad era conocido que entre ambos había fricciones que se solucionaban con la salida temporal de casa del presunto autor de los disparos, según han trasladado vecinos de Guadahortuna a este periódico. Los agentes de la Guardia Civil se han podido hacer con el arma corta utilizada para disparar, presuntamente, por este individuo quien no tenía permiso para estar en posesión de esa pistola ni de ningún otro tipo de arma de fuego. Él carece de antecedentes penales.

Granada ha registrado este año dos crímenes machistas. El primero ocurrió en Guadix donde un hombre acabó con la vida de su exmujer y el segundo, más reciente en el tiempo, fue el homicidio intencionado perpetrado contra una joven en el campo de tiro de Las Gabias por su novio quien poco después se suicidó.

La localidad de Guadahortuna vivió ayer con consternación lo ocurrido poco antes de las tres de la tarde en la calle Ocón donde una mujer recibió dos disparos de su marido. «Eran personas conocidas y él no era un hombre de meterse en líos, nadie se esperaba nada así», comentó ayer un hombre mayor vecino de la víctima. «Era gente de bien, aunque él ahora no trabajaba. Son de Guadahortuna de toda la vida», apuntaba una mujer que andaba buscando a familiares de la víctima para saber cómo se encontraba ella, ayer sobre las 16,15 horas cerca de la calle Real de esta localidad. Este suceso conmocionó ayer a esta localidad de los Montes orientales. Familiares y vecinos de la localidad están a la espera de la evolución del estado de salud de ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos