Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

«La empresa de aves genera unos 700 puestos de trabajo directos»

«La empresa de aves genera unos 700 puestos de trabajo directos»

«Mi entrada en la política fue casual. Empezábamos a hablar en las típicas conversaciones de bar y aunque carecemos de experiencia, al final no ha habido más remedio que cogerlas riendas»

PACO ÁLVAREZ

A mediados de legislatura asumió la alcaldía de Purullena, Jorge García Alonso (Waldkirch, Alemania, 1976) tras el fallecimiento de su antecesor, y con él, el PSOE regresa al consistorio tras varias legislaturas de dominio andalucista.

–¿Cómo se encontró el ayuntamiento a su llegada?

–Nos encontramos una situación caótica. Con una deuda de 3'4 millones de euros (casi 1350 euros/habitante), de los cuales 750.000 euros son de proveedores, 870.000 euros en reclamaciones judiciales, 1.150.000€ euros en préstamos a largo plazo y pólizas, 308.000 euros en deudas con la administración y 280.000 euros de canon mejora. Con esta situación imagínese. Esto no había por donde cogerlo. Algunas veces no se ni como funcionamos porque la deuda judicial es la que te ahoga. No hay forma de aplazarlo. O se paga o se paga. Incluso me estoy encontrando el problema de que el juzgado nos está diciendo que como no paguemos nos van a imponer multas coercitivas.

–¿Cuándo estaban en la oposición sospechaban que la situación financiera era así?

–Sabíamos que la situación era grave, pero no tanto. Algunas de las decisiones que se tomaban iban acompañadas de reparos, pero no podíamos imaginarnos esto. Cuando llegamos pedimos un extracto de la situación económica y financiera y nos quedamos sorprendidos porque pensábamos que sería menos cantidad. Ya está, se hizo la cosa muy mal y ahí estamos.

–¿Cuáles fueron las primeras medidas que tomaron?

–Empezamos a optimizar recursos y reducir una serie de partidas en gasto corriente que hemos tenido que controlar y, gracias a eso, hemos podido hacer algo. En averías, por ejemplo, el gasto es exagerado porque tenemos prácticamente todos los días un avería que afecta al abastecimiento de agua. Con los pocos recursos que tenemos intentamos hacer lo que podemos y hemos tenido hasta que solicitar varios adelantos, porque no llegamos ni a pagar a nuestros propios proveedores. Se ha apostado por las bolsas de empleo creándose la monitor de escuela infantil y la de peón de recogida de basura. Esta última, muy necesaria porque teníamos a los operarios recogiendo la basura en horario de mañana. Esto no podía seguir así, porque este servicio se tiene que prestar en la tarde-noche.

–El melocotón es un producto emblemático en su localidad. ¿Cómo ha evolucionado el cultivo en los últimos años?

–Se ha ido a peor. Hace unos años había millones de kilos de melocotón pero surgieron varios problemas. Cambiaron los dueños de la cooperativa, hubo oscilación en precios y reclamaciones porque no se pagaba al agricultor. Eso hizo que muchos arrancaran melocotoneros y optaran por plantar cultivos leñosos o pistachos. El melocotón antes era nuestro principal cultivo y ahora ha entrado en un cierto declive.

–La empresa de aves Avi-Natur ha revolucionado la economía de la localidad. ¿Están ustedes contentos con el nivel de empleo que se creado?

–Estamos muy contentos. Fíjese que la empresa de aves genera sobre 700 puestos de trabajo directos más los indirectos. Eso es mucho trabajo para un pueblo como el nuestro. Cualquier municipio estaría contento con una industria de este calado.

–Hay algunas personas sin embargo, que opinan lo contrario y dicen que la precariedad laboral es evidente. ¿Qué opina usted?

–Esto son cuestiones de gestión interna de la empresa y yo ahí no puedo entrar. Depende de con quien hables, unos te cuentan una cosa y otros, otra.

–También se comenta en el pueblo que está habiendo cortes en el suministro de agua y problemas de olores.

–Cuando nos surge una avería se intenta solucionar lo más rápido posible. Hay que tener en cuenta que tenemos unas instalaciones de abastecimiento muy antiguas, pero ahora mismo no podemos acometer una reforma para ir cambiando tramos porque vale muchísimo. Son accidentes inevitables. Respecto a los olores, hace años no había máquinas de filtrar tan grandes y se percibía más el olor. Ahora han puesto un filtro grande de carbón activo y se ha notado el cambio. De vez en cuando pues sí, se nota un poco. Hace unos meses se rompió el filtro, se solucionó y ya está. Lo importante es que la empresa cumpla con la normativa.

–¿Qué objetivos de futuro se marca?

–La mayor prioridad es el arreglo económico del ayuntamiento. A ver si podemos cerrar los ejercicios fiscales de 2014 en adelante, lo que nos dará mayor facilidad a la hora de elaborar nuestros propios presupuestos. Tenemos que arreglar el césped del campo de fútbol porque hace algún tiempo alguien pensó que era mejor poner césped natural y ahora nos encontramos con que tenemos todo el campo lleno de malas hierbas, y la situación ha llegado a un punto en que tendremos que aplicar herbicidas, mover tierras y volver a sembrar. Tenemos el compromiso de la Junta de Andalucía y Diputación para hacer un acceso desde la A-92 por Bejarín, algo que es fundamental porque trasladaría el tráfico de camiones pesados fuera del pueblo.

 

Fotos