Dúrcal celebra sus antiquísimas fiestas patronales en honor a San Blas bendito

Dúrcal celebra sus antiquísimas fiestas patronales en honor a San Blas bendito

Este santo, que sufrió el martirio hace 1.702 años, es considerado el abogado de los males de la garganta y el patrón de los tejedores y zapateros

RAFAEL VÍLCHEZDÚRCAL

Dúrcal ha celebrado sus fiestas patronales en honor a San Blas bendito (médico, obispo y mártir). El programa de actos lúdicos y religiosos ha sido amplio elaborado por el Ayuntamiento de Dúrcal, presidido por Antonia Fernández. El concejal de Fiestas es Manuel Molina Rodríguez.

En estas frioleras fiestas han actuado las dos bandas de música de Dúrcal, las orquestas ‘Los Diablos Negros’ y ‘Nuevo Ayer’, los grupos ‘Chamán’, ‘Luz del Sur’ y ‘Compás Canalla’ y la ‘Charanga Apaches’. Hubo también eucaristías, bendiciones y procesiones. El nombre de Blas significa ‘arma de la divinidad’.

También, y entre otras muchas cosas, hubo una interesante exposición fotográfica sobre la deteriorada Acequia de los Hechos, deportes y campeonatos, muestra de dulces típicos, ferias de día y paella. El campeonato de paulo se celebró en el ‘Salón del Monte’, cuyo bar lo defiende a las mil maravillas José Manuel ‘Pionono’ y su encantadora mujer Margarita, nacida y criada en Murchas.

El pasado viernes, entre gran número de fuegos artificiales venidos de Órgiva, tuvo lugar la bajada de la imagen de San Blas desde su ermita hasta la iglesia consagrada a la Inmaculada Concepción.

Un año más renació en Dúrcal la tradición existente de guardar celosamente un pequeño lazo rojo bendecido en la iglesia por el párroco y pasado por la preciosa y muy venerada imagen de San Blas para en caso de enfermedad -de garganta, principalmente- colocarlo en el cuello y así poder, con su misteriosa energía y fe, sanar más pronto.

San Blas es también el patrón de los tejedores y los zapateros. A estas fiestas acuden muchas personas de otros municipios para hacer alguna rogativa o darle las gracias a San Blas o a la Virgen del Carmen por los favores concedidos. La ermita se San Blas de Dúrcal fue edificada a las afueras del pueblo junto al viejo camino romano de herradura que conducía desde Granada capital a la Alpujarra y la Costa. Por eso tiene su puerta principal mirando hacía la vieja calzada. Muchos años más tarde, en tiempos de Isabel II, fue construida la nueva carretera que pasa por la parte de atrás del recinto religioso.

Temas

Dúrcal

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos