Cúllar Vega y Vegas del Genil denuncian microcortes de luz que afectan a «cientos de vecinos»

Endesa ha iniciado la instalación de espaciadores entre líneas, entre otras medidas, para atajar la situación

E. P.GRANADA

Los ayuntamientos de Cúllar Vega y Vegas del Genil (Granada) han anunciado que emprenderán «todas las acciones legales necesarias» para evitar que sus vecinos sigan sufriendo los microcortes de luz que se registran desde hace meses en ambos municipios y que «se han intensificado en las últimas semanas».

Ambos ayuntamientos señalan en un comunicado que «por culpa de estos microcortes de apenas dos segundos de duración» cientos de vecinos están sufriendo «numerosas pérdidas económicas, ya que los electrodomésticos y aparatos eléctricos se estropean».

Relatan que los cortes se producen a diario, sobre todo entre las 13,00 y las 15,30 horas, cuando los bares y restaurantes tienen su máxima afluencia, «con las cuantiosas pérdidas que ello supone», recalcan.

«También se ven afectados los centros educativos y otros edificios públicos como la biblioteca o el centro de iniciativas empresariales, que no pueden desarrollar su actividad normal», señala el alcalde de Cúllar Vega, Jorge Sánchez.

Ambos ayuntamientos han trasladado estas quejas a Endesa, que achaca este problema «a las palomas o la caída de ramas en el tendido eléctrico», algo que según señala el alcalde vegueño, Leandro Martín, les «cuesta creer».

Ambos alcaldes han animado a los afectados a denunciar el asunto en la Oficina de Consumo y exigen a la compañía suministradora que «actúe con la misma rapidez para resolver este grave problema que cuando emprende acciones contra los clientes por no pagar sus facturas».

Acciones de Endesa

Desde Endesa han mostrado su «pesar» por la situación de malestar que estos microcortes pueden producir en la población. Según han señalado a Europa Press fuentes de la compañía se han mantenido reuniones periódicas con los alcaldes transmitiéndoles las acciones que se están llevando a cabo.

En concreto, Endesa ha iniciado la instalación de espaciadores entre líneas, un sistema que permite que el cableado no se entrelace como consecuencia de las inclemencias del tiempo y del posado de aves.

Esta actuación, según sostiene la empresa, repercutirá directamente en la eliminación de incidencias en las redes de distribución. A ella se une otra medida de mejora en la calidad de suministro que se está llevando a cabo estos días, como es la revisión y recorte, en caso necesario, de nidos de aves en torres eléctricas. Estos nidos provocan la caída de ramas que afectan directamente a las líneas eléctricas. En total, en estas actuaciones Endesa está invirtiendo más de 15.000 euros.

La compañía agrega que a lo largo del año está instalando telemandos, unos aparatos que permiten el control remoto de la red eléctrica actuando de forma inmediata ante cualquier incidencia y la revisión de las líneas eléctricas con cámaras termográficas que se está llevando a cabo durante los meses de invierno. Estas revisiones consisten en mediar con cámaras especiales de alta resolución la temperatura de la corriente que pasa por las líneas con el fin de individuar los puntos más «calientes» y poder actuar de forma preventiva.