Merienda entre telares

Merienda entre telares

El taller de 'Jarapas Hilacar' de Bubión y 'Ecodecora Capileira' celebrarán esta tarde un encuentro artesanal para conmemorar el Día Internacional de Tejer en Público

RAFAEL VÍLCHEZBUBIÓN

Con motivo del Día Internacional de Tejer en Público el taller de Jarapas Hilacar, situado en Bubión, y Ecodecora Capileira, han organizado un encuentro artesanal y participativo para desarrollarlo hoy sábado de cinco a siete de la tarde en Bubión. Este evento ha sido bautizado con el nombre de Merienda entre telares.

Según la artesana Ana Martínez nosotras pretendemos reunir esta tarde a personas amantes de las labores como el ganchillo, crochet, encaje de bolillos, punto, tejido de alto lizo y especialmente el arte de tejer para celebrar el Día Internacional de Tejer en Público. Es decir, se trata de pasar hoy sábado una buena tarde en Bubión con tejedores y tejedoras, aficionados y personas que deseen aprender de la Alpujarra y de otras zonas para que perdure y se potencie la tejeduría, terminó diciendo esta famosa artesana.

Jarapas Hilacar, es propiedad de Ana Martínez, una gran artesana nacida en Abla (Almería) y establecida en El Barranco de Poqueira (primero en Pampaneira y después en Bubión) desde hace 30 años. Junto a la carretera, en el casco urbano de Bubión y muy cerca de la Villa Turística se encuentra el taller textil Hilacar, dedicado a la elaboración artesanal de jarapas y tapices, estos últimos por encargo.

Los tejidos tradicionales de Ana Martínez, que se caracterizan por su amplia gama de colores y por ser el producto de una labor artesanal con siglos de ascendencia, son elaborados en telares de madera con más de 200 años de historia, conformando piezas de distinto uso como tapices, alfombras, pies de cama, cortinas, cojines

En Hilacar se puede conocer de la mano de su propietaria las técnicas de telar de alto y bajo lizo, así como contemplar piezas originales de las que esta autora ha expuesto en distintas muestras expositivas dentro y fuera de España, o incluso aprender a tejer su propia jarapa.

Ana Martínez aprendió a tejer en Pampaneira hace tres décadas en un curso de telares. Ella en un principio pensaba estar en Pampaneira tres meses pero como le gustó el pueblo tanto y su hermano Joaquín ya residía y trabajaba en este precioso y encantador lugar, pensó quedarse aquí y montar un telar junto a sus amigas las también artesanas Conchi, Antonia y otra joven que se llama como ella. Pasado un tiempo Ana Martínez y Conchi se hicieron cargo de un telar durante más de una década. Después, Ana Martínez, se trasladó al municipio de Bubión, adquirió un precioso inmueble y montó su propio telar y una tienda de productos alpujarreños: miel, aceite, vinos, repostería morisca, cerámica, jabones, cosmética natural que le va estupendamente.

Los telares de madera con lanzadera fueron utilizados con profusión durante la época de Al-Ándalus para elaborar tejidos de distinta naturaleza y con diferentes materias primas: seda, lino, algodón, lana Tras la expulsión de los moriscos, esta materia prima fue derivando a otras de distinta calidad y a menudo recicladas, restos de género en desuso, retales o harapos, dando lugar al término jarapa, referido a pieza textil elaborada con estos otros materiales. La jarapa alpujarreña, con listones de vivos colores, es típica es esta zona de la sierra de Granada.

Ana Martínez ha sido reconocida con la distinción Maestra Artesana; consiguió también el Galardón al Desarrollo Sostenible por Andanatura; el Certificado Europarc Carta Europea de Turismo Sostenible en Espacios Naturales; la Marca Parque Natural de Andalucía; la Marca de Garantía Artesanía de la Alpujarra y el reconocimiento del Centro de Interpretación Etnográfica. Merece la pena conocer a la formidable Ana y todo lo que fabrica con mucho cariño, esmero y maestría. La Alpujarra tuvo en otros tiempos cerca de 4.000 telares de seda antes de la expulsión de los moriscos pero ahora solo sobreviven unos pocos.

En la Alpujarra destacaron los telares de Tímar, Válor, Murtas, Jorairátar, Cástaras, Juviles, Nieles, Torvizcón, el Barranco de Poqueira, Mecina Bombarón, El Golco, La Taha de Pitres, Los Bérchules, Júbar, Mairena donde se confeccionaban mantas, alfombras, cortinas, cojines, alforjas de una solidez a toda prueba y con un evidente gran gusto en la selección y mezcla de colores.

Las jarapas antiguamente se confeccionaban con restos de ropas viejas que al hacerlas jirones y tejerlas se obtenían tejidos estupendos, fuertes y de gran colorido. En la actualidad se usan para confeccionar las jarapas en los pocos telares que existen en la Alpujarra restos que les sirven de fuera algunas fábricas textiles. La mayoría de las jarapas que se venden en los comercios de la Alpujarra no están hechas en esta zona y proceden de fábricas no artesanales.

Hace años visitó Antonio Gala Pampaneira y pudo comprar varias jarapas muy antiguas a un particular. También, hace muchos años un chatarrero de Armilla se dedicó también a comprar a bajo precio jarapas. Mantas y cortinas viejas por los pueblos de la Alpujarra para después venderlas a buen precio a las personas del mundo del cine encargadas de decorar los poblados del oeste situados en el desierto de Tabernas (Almería). En algunas películas muy famosas y taquilleras dirigidas, por ejemplo, por Sergio Leone y protagonizadas por Clint Eastwood y Lee Van Cleel aparecen prendas textiles decorativas elaboradas a mano en telares de madera del municipio de Ugíjar.