Los aceituneros 'cogen la vara'

Recogiendo aceituna en una explotación de Deifontes./
Recogiendo aceituna en una explotación de Deifontes.

La recolección se generaliza en comarcas como el Poniente, que producirá 35 millones de kilos de aceite

JORGE PASTORGranada

Después de dos semanas lloviendo todo lo que no ha llovido en seis meses, los 20.400 aceituneros de la provincia -Granada es el tercer productor nacional- han cogido la vara aprovechando que ha escampado y que las aceitunas han alcanzado un grado de madurez (y un calibre) que garantiza un buen rendimiento en el molino. Habrá que esperar un mes aún para conocer los primeros datos de producción reales. Mientras tanto, habrá que dar por buenas las estimaciones realizadas por la Consejería de Agricultura a finales de octubre y que anticipaban en el aforo que esas 20.400 explotaciones olivareras granadinas generarían 124.100 toneladas de aceite de oliva, lo que significa un 9,5% por ciento más que en la campaña anterior. Unos números que no son compartidos por las organizaciones agrarias, quienes consideran que la Junta ha sido excesivamente optimista teniendo en cuenta el fuerte estrés hídrico que ha sufrido el cultivo como consecuencia de la falta de precipitaciones -los aportes otoñales han permitido la recuperación de algunas fincas de secano-.

Si los pronósticos meteorológicos no fallan, las cuadrillas podrán trabajar sin interrupciones hasta mediados de diciembre. Hasta ahí llegan las previsiones a más largo plazo, cuyo margen de error se dispara a partir de los siete días. Toca apretar. De las ramas de los árboles penden 553.900 toneladas de fruto. Los agricultores ofrecerán 1,9 millones de jornales para recogerlas. Como cada jornada se paga a unos cincuenta euros, la contratación del personal importará 95 millones de euros. Dinero que acabará directamente en la cuenta corriente de los hogares temporeros e, indirectamente, en la caja de comercios y establecimientos hosteleros de decenas de municipios cuya economía depende de lo generosos que sean los olivos.

Un cultivo que va a más en la provincia

La superficie olivarera sigue aumentando en Granada. En el año 2014, por ejemplo, había plantadas un total de 184.970 hectáreas. En la actualidad hay 192.674. Estamos hablando, por tanto, de un notable incremento del 4,2% en tan sólo dos años. El porqué se llama 'rentabilidad'. Echemos un vistazo al Pool Red, donde aparece a cuánto están vendiendo el producto las almazaras y cooperativas. Ayer estaban facturando a 3,4 euros por kilogramo. Esto significa casi un euro por encima de ese umbral de 2,20-2,40 euros que cuesta producir un kilogramo en Granada.

Después están las cuentas de los olivareros. Tomando los tres euros por kilogramo como base de cálculo, un precio bastante verosímil en función de las expectativas de cosecha y el comportamiento del consumo en los últimos años -o sea, en función de la oferta y la demanda-, las 124.100 toneladas que producirá Granada supondrán unos ingresos de 372 millones de euros. Una inyección económica para comarcas como el Poniente, donde se molturarán 175 millones de aceitunas de las que extraerán 35 millones de kilogramos de grasa -con un aprovechamiento del veinte por ciento-. En declaraciones a Efe, el secretario del Consejo Regulador de la Denominación de Origen 'Aceites del Poniente de Granada', José Juan Jiménez, ha indicado que la recolección se ha iniciado en la mayoría de localidades, si bien «se ha interrumpido estos días debido a las lluvias del fin de semana».

La principal cooperativa oleícola de Granada, San Francisco de Asís de Montefrío, con 1.900 socios, generó la pasada campaña una media de 75.000 peonadas. A pesar de ello, Jiménez ha afirmado que el reto más importante al que se enfrentan las almazaras de la zona es el envasado. «Solo se embotella un diez por ciento y el resto se exporta a granel, principalmente a Italia», ha indicado.