Un preso provoca un incendio en la cárcel de Albolote y acopla dos colchones para evitar su rescate

Un preso provoca un incendio en la cárcel de Albolote y acopla dos colchones para evitar su rescate
IDEAL

La APFP también ha censurado la alarmante masificación en la que viven los más de 1.300 reclusos de una prisión diseñada para 1.008 presos

EFE

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) ha denunciado el incendio que afectó este jueves a una celda de la cárcel de Albolote (Granada), la prisión con más reclusos del país, y han demandado refuerzos de personal para evitar que se repitan estos sucesos.

En un comunicado, APFP ha explicado que el fuego se inició sobre las 18.35 horas de este jueves en el departamento de aislamiento de la prisión, momento en el que saltó la alarma de una de las celdas.

Cuando los funcionarios llegaron observan una gran humareda en una de las celdas y procedieron a su apertura, pero el interno había acoplado dos colchones en la puerta para impedir el acceso, lo que dificultó su rescate y puso en peligro su vida e integridad física, la de los trabajadores y la del resto de interno de su galería.

«No es un hecho aislado y son innumerables los graves problemas de seguridad que se han vivido en lo que llevamos de año, que por otra parte no deja de ser una continuación de los años anteriores», ha lamentado la APFP, que ha criticado que la mayoría de presos conflictivos de otras prisiones acaben en Albolote.

Ha denunciado que el centro penitenciario presenta un déficit de plantilla de más de 100 trabajadores, especialmente en el área de vigilancia, y que la falta de educadores dificulta e incluso impide desarrollar algunos programas de tratamiento existentes.

La APFP también ha censurado la alarmante masificación en la que viven los más de 1.300 reclusos de una prisión diseñada para 1.008 presos, datos que la convierten en el centro con más población reclusa del país según su estructura, una cárcel de las llamadas «tipo».

La asociación de funcionarios ha vuelto a pedir al Ministerio del Interior que reconozca a los trabajadores penitenciarios como agentes de la autoridad, ajuste la plantilla a los datos reales y facilite así que se minimicen las agresiones en la cárcel.