Pilar Aranda: «Granada debe cuidar más a los universitarios»

Pilar Aranda, candidata a rectora de la UGR./ALFREDO AGUILAR
Pilar Aranda, candidata a rectora de la UGR. / ALFREDO AGUILAR

Pilar Aranda, candidata a rectora de la UGR | La actual rectora de la institución universitaria aboga por ampliar el PTS «porque se ha quedado pequeño»

ANDREA G. PARRAGranada

Pilar Aranda, candidata a rectora de la Universidad de Granada (UGR), calcula hasta los últimos minutos del día porque tiene una agenda frenética para poder presentar su programa en todos los centros. Esta entrevista se hace en la Escuela de Caminos. Está rodeada por un amplio equipo en estas segundas elecciones -las votaciones serán el día 8 de mayo- en las que no tiene rival. En la institución universitaria granadina no sucede como en el panorama nacional donde la contienda por las elecciones generales del día 28, este próximo domingo, hay varias candidaturas en la izquierda y en la derecha.

En 2015 Pilar Aranda ganó a la candidatura de Indalecio Sánchez-Montesinos, ahora delegado de Salud. En esta entrevista repasa algunas de las acciones pasadas y futuras, la situación política actual y avanza que la relación de puestos de trabajo de la UGR se aprobará el día 30 de abril en el Consejo de Gobierno.

-¿Cómo valora que no haya otro candidato en las elecciones al Rectorado?

-Positivamente. Responde a un sentir universitario de que han sido cuatro años de una acción de gobierno buena. He sentido el apoyo de las personas que me votaron y de las que no me votaron y optaron por otra acción. Claramente hemos trabajado conjuntamente porque creo que soy una persona que une.

-No ha habido alternativa, no ha pasado como en el panorama nacional político que hay una gran contienda.

-Se ha considerado que ha habido una gestión limpia, transparente, de unir todos, de compartir todos y una gestión generosa por parte de toda la Universidad.

-¿Está siguiendo la campaña política de las elecciones para el Gobierno central, qué espera?

-Espero un resultado que permita que este país pueda avanzar, ser gobernable y poder poner en marcha programas y proyectos que nos beneficien y que todos estamos esperando. Esta inestabilidad política debe definirse ya. Y los ciudadanos deben saber optar por modelos que sean sostenibles, modelos que permitan un desarrollo social adecuado, modelos que permitan un compromiso social donde nos veamos reconocidos en las propuestas que se hacen.

-Más de 52.000 estudiantes y seis mil trabajadores en la UGR. ¿Debe Granada cuidar más a los universitarios?

-Creo que sí. Es cierto que va cambiando, que cada vez se atiende más que somos una Universidad ciudadana, pero creo que debe irse a más. Tenemos el tema de los pisos turísticos y queremos ver la incidencia real que está teniendo en el encarecimiento del alquiler, como un ejemplo. Queremos, además, que la tarjeta universitaria pueda incorporar las prestaciones del metro.

-En el tema del AVE, ¿han hecho cálculos de cuánto ha perdido la UGR por la ausencia de esta infraestructura y por sus retrasos?

-No. En cuanto tengamos el AVE y empecemos, actualizaremos el estudio que se hizo hace años de lo que supone la Universidad, no solo en Granada, sino en la provincia. Y ahora con el tema del acelerador más, porque van a empezar a llegar ya recursos.

-¿El AVE será fundamental para el acelerador?

-Sí. Totalmente, para todo. Para la movilidad nuestra, para congresos, seminarios, para la propia realización. Y lo he dicho muchas veces, no solo en tiempo, sino como ahorro económico.

-¿Es ahora más optimista con la llegada del acelerador?

-Sigo optimista porque, además, ya estoy viendo que próximamente se constituye el consorcio Junta de Andalucía y Ministerio. Mientras tanto la Unidad que hemos creado CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) y UGR va a estar gestionando los fondos. Van a venir ya y pronto van a poder salir convocatorias de becas.

-¿Va a trabajar en la ampliación del PTS?

-Tenemos que trabajarla porque el PTS ya se ha quedado pequeño. El PTS ahora mismo necesita una ampliación. Pero es que, además, queremos trabajar en unir las TIC a las Ciencias de la Salud. Ver el valor que pueden aportar las TIC a todos los aspectos de biomedicina y a todos los aspectos sanitarios. Queremos que puedan estar allí grupos de investigación más luego empresas que están queriendo venir y está ya totalmente limitado. Sin olvidar las spin-off y el emprendimiento en este aspecto.

-¿Se traduciría en algún otro edificio o en la redistribución de los espacios?

-Vamos a trabajar en las dos posibilidades, en la redistribución de los espacios con los que contamos y en la posibilidad de algún nuevo edificio sencillo.

-¿En el tema de la capitalidad cultural, en qué hay que esforzarse?

-Tenemos que trabajar en el tema de equipamientos, que ya hay un mapa hecho, así como en la posibilidad de atraer acontecimientos culturales. Y dar una estructura sólida a los equipamientos culturales que tenemos. En este sentido, la Universidad ha consolidado totalmente la Madraza, que es un hervidero de gente todos los días; el V Centenario está dando unas posibilidades extraordinarias porque se está consolidando como un centro cultural también; en el PTS queremos que el área Metropolitana entienda que hay allí un foco de cultura abierto a todo el mundo; el campus de Cartuja tiene su propio desarrollo; y en Aynadamar tenemos la Facultad de Bellas Artes y la Escuela de Informática.

-¿Hay fecha para el gran museo del que tanto se ha hablado?

-En principio, no. No hay fechas, no está marcado. Creo que esto pronto va a empezar a ser una urgencia, poder ir estableciendo plazos e ideas.

-¿Sería en el V Centenario?

-En el V Centenario vamos a empezar, por ejemplo, cuando la Farmacia Zambrano se traslade del Hospital Real, que quiero que esté todavía un tiempo, junto con otro equipamiento y las colecciones. Próximamente ya va a haber algunas salas disponibles.

-Cuando era Lodeiro rector habló de la adquisición de la Casa Ágreda hace años y no se compró ¿Se plantea usted en este segundo mandato, que la situación económica es diferente, adquirir algún edificio de la ciudad?

-De momento, lo que nos estamos planteando es el plan director de infraestructura de la Universidad donde somos ambiciosos. Es decir, antes de entrar en adquisición de un nuevo edificio tenemos otras prioridades.

-¿Hay plazos para las obras de la antigua comisaría de la calle Duquesa o de las obras en la piscina de Fuentenueva?

-No tenemos plazos marcados, lo tenemos presupuestado y lo tenemos en proyectos. Estamos pendientes de ver la financiación autonómica, el modelo que nos permite una planificación más adelante, más búsqueda de fondos.

-¿Con respecto al plan de financiación hay previstas reuniones con la Junta?

-No tenemos de momento ningún plazo. Sí que ha habido una reunión con los gerentes, han estado viendo las necesidades de cada universidad. En global ahora mismo lo que estamos demandado es que casi se incremente un seis por ciento porque hay que cubrir todo lo que se ha negociado con los sindicatos, en la mesa de negociación, de mejoras para el personal docente e investigador y para el personal de administración y servicios.

-¿Cómo es la relación con la Junta con el cambio de gobierno que se produjo tras las votaciones de diciembre?

-Muy institucional y muy leal a la institución, como creo que debe ser. He hablado varias veces con el consejero, por teléfono, y estuve con él el día que vino el ministro Pedro Duque. Luego hemos tenido una reunión los rectores con él donde nos plantearon líneas estratégicas y estamos pendientes de ver el resultado que da este informe que se pidió.

-¿El presidente de la Junta de Andalucía se ha reunido con los rectores o les ha llamado?

-No. Todavía no tenemos convocada ninguna reunión ni nada.

-Con los empresarios, qué espera la rectora en este segundo mandato?

-Seguir fortaleciendo unas relaciones que están muy bien estructuradas. Estamos trabajando mucho en temas de mecenazgo, que están dando bastantes resultados. Con proyectos concretos y espero que esa cercanía que existe ya tenga una fuerza.

-¿Pedirán inversión por parte del empresariado en investigación?

-Está incrementándose y están volviendo a valores de antes de la crisis, que había habido una caída importantísima. Estamos trabajando en procesos de innovación.

-¿Algún objetivo para alcanzar nuevas posiciones en el ranking de Shanghai?

-Ahora mismo mantenernos porque mantenernos mientras todos están aplicando planes de excelencia es complicado y si podemos ir mejorando puestos por supuesto. Pero el mantenernos ya es un milagro.

-Son índices del prestigio de las universidades que han estado muy castigadas, entre otras cuestiones, cuando salían los propios rankings se criticaba que no estuvieran en posiciones destacadas. ¿Se ha mejorado el prestigio social de la Universidad?

-Creo que sí. Se ha mejorado mucho porque la CRUE ha hecho un esfuerzo importantísimo de marketing para mostrar lo que hacemos y cada universidad en nuestro territorio también. Digo que los rankings nos dan prestigio, pero también nos da mucho prestigio la proyección social y lo que la sociedad piensa de la institución. Creo que en esto hemos ido mejorando generalmente. Se hace mucho y muy bueno y es positivo que se conozca. La Universidad en este país ha sido una pieza fundamental.

-¿Se mantendrán los comedores? ¿Y los precios?

-Es un tema que gestionaré directamente con la consejería. Los comedores son seña de identidad de la Universidad de Granada, no los vamos a quitar, los vamos a mantener y veremos la sostenibilidad del precio. Desde luego para el estudiante la idea es mantenerlo o subirlo muy poco. Pero tenemos que esperar. Voy a defender totalmente los comedores. Somos una Universidad con un 50% de estudiantado de fuera y con varios campus. El servicio que presta comedores es extraordinario.

-Tras la denuncia de una estudiante a un profesor por presunto acoso estas semanas atrás ¿Anima a que cualquier miembro de la comunidad universitaria denuncie cualquier tipo de acoso?

-Cualquier tipo de acoso. Animo a que se denuncien las conductas inapropiadas y las conductas que nada tienen que ver con el desarrollo de la vida académica y la integridad académica. Es el principio que debe regir nuestra actividad, totalmente, pero situaciones de acoso, de desigualdad, de exclusión social, de racismo. Todas las situaciones que sean contrarias a lo que creo que es la dignidad de la persona deben de ser denunciadas.

-¿En qué porcentaje se ha cumplido el programa del primer mandato?

-Lo que ha dependido de nosotros en un cien por cien. En general, se ha cumplido en un 95%. Era muy realista. En infraestructura hemos hecho lo que estábamos obligados, que era mantenimiento de nuestro patrimonio (cubiertas Derecho, Traducción y Colegio Máximo). Ahora ya tenemos que empezar a abordar infraestructuras. Hemos acabado con las listas de espera de acreditación de profesorado que era un tema importante. Han salido casi quinientas plazas de ayudantes doctores. En ese aspecto hemos podido trabajar para decir que estamos en una situación muy mejorada.

-¿De forma muy resumida, qué nos puede decir que va a marcar el segundo mandato?

-Los objetivos de desarrollo sostenible y la integridad académica. Y la defensa de la Universidad pública ligada a la integridad académica. Dentro de la integridad las personas. En las diez ideas fuerza está muy claro la línea estratégica.