Contra el núcleo duro de la delincuencia granadina

Agentes de la tercera compañía observan en un mapa el lugar donde se ha registrado un delito./RAMÓN L. PÉREZ
Agentes de la tercera compañía observan en un mapa el lugar donde se ha registrado un delito. / RAMÓN L. PÉREZ

La Corona Metropolitana soporta la tasa más alta de delitos de Granada con 41 infracciones penales diarias | La tercera compañía de la Guardia Civil atiende más de 900 robos de viviendas al año y una cifra superior a los 14.000 delitos

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGRANADA

Cenes de la Vega se convirtió en un avispero de guardias civiles camuflados el pasado 1 y 2 de agosto. Los agentes habían montado un dispositivo para detener a un individuo peligroso que en sólo nueve horas había cometido cuatro atracos a punta de cuchillo, dos de ellos en el mismo establecimiento. Los guardias lograron detener a este individuo de 37 años, poco después de que se dejara ver en un vehículo por este municipio del Cinturón Metropolitano. Este caso es uno de los más de 14.000 infracciones penales, según datos del Ministerio del Interior referidos a 2017, registrados en cualquiera de las 33 localidades de la corona de Granada. «El mayor índice delincuencial se registra en el Cinturón y los municipios más cercanos a la capital», tal y como recoge la última memoria de la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Las competencias de seguridad para combatir esta lacra en el Área Metropolitana es de la tercera compañía de la Guardia Civil, que cuenta con el apoyo de las policías locales, principalmente, en municipios como Maracena, Armilla, Dúrcal, Alfacar, Pinos Puente, Albolote, Alhendín, Ogíjares, Atarfe, Gójar, Gabias, Otura o Fuente Vaqueros, entre otros, donde hay mayor presencia de agentes municipales.

El núcleo más duro de la delincuencia de Granada es más activo en el Cinturón que en la propia capital. Si en la ciudad de Granada se registraron el pasado año 12.712 infracciones penales, en el Cinturón se superaron las 14.000 con una media de 41 denuncias al día. «Nuestra demarcación llega por el Norte al municipio de Benalúa de las Villas, al Sur hasta Dúrcal, al Este linda con Huétor Santillán y al Oeste con Láchar», comenta Daniel, el capitán de la tercera compañía del instituto armado que coordina a todas las patrullas de esos 33 pueblos.

Diversidad de delitos

La realidad delictiva en estas 33 localidades es muy diversa. «Tenemos desde equipos dedicados al robo de productos del campo, a los agentes de seguridad ciudadana, áreas de investigación, policía judicial y especialistas en hurtos y robos de teléfonos móviles», advierte el capitán, quien se muestra muy reacio a facilitar cualquier tipo de dato vinculado con el día a día del mundo delictivo en el Cinturón.

Dos puntos del Área Metropolitana que no dejan de sumar infracciones penales leves son los dos grandes centros comerciales ubicados en Pulianas (Kinépolis) y en Armilla (Nevada). Entre ambos acumulan más de 3.500 denuncias por hurtos y han obligado a destinar a agentes especializados que cuentan con la estrecha colaboración de los vigilantes privados para intentar recuperar los objetos sisados de las distintas tiendas que salpican estas dos grandes superficies comerciales y a las que habría que sumar también las del parque comercial Albán. Las pérdidas por estos hurtos sobrepasan los 35.000 euros anuales si se tiene en cuenta que cada producto tuviera un valor de 10 euros.

«La colaboración de las policías locales del Cinturón Metropolitano es muy importante para nosotros, pero no podemos olvidar a la seguridad privada, principalmente, a la de los centros comerciales de nuestra demarcación». La población de la Corona supera los 295.000 habitantes, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, 55.000 habitantes más frente a los residentes en la ciudad de Granada. «Tenemos parcelas delictivas que nunca van a existir en una ciudad como los robos en el campo y nuestro equipo Roca hace un trabajo muy importante porque los agricultores se juegan mucho dinero en sus cosechas como para permitir que después vengan a robárselas», señala este mando de la Guardia Civil. En la presente temporada, el equipo Roca del Cinturón Metropolitano logró neutralizar a una banda dedicada a robar aceituna en las almazaras cuando ya había sido recolectada y en febrero pudo hacerse con más de 5.700 kilos de aceituna robada en municipios como Cogollos Vega o Güevéjar. Estos agentes se entrevistan con agricultores, con dueños de almazaras, con vecinos dedicados al trabajo en el campo... todo para que los agricultores dispongan de una referencia para saber dónde y cómo actuar.

Aunque la peor lacra que azota al Cinturón Metropolitano de Granada es el cultivo de marihuana y las consecuencias derivadas del negocio con el cannabis sativa. Sólo el pasado año se registraron en Granada y su provincia 622 operaciones antidroga, de las cuales más de 350 se desarrollaron en localidades de la Corona Metropolitana, principalmente, Pinos Puente, Atarfe, Santa Fe o Maracena, por citar algunas. La Guardia Civil se incautó el pasado año de más de 17.000 plantas y detuvo a más de 83 personas vinculadas con estos cultivos. Los perfiles de la mayoría de los detenidos suelen ser gente sin antecedentes penales y sin trabajo que han apostado por esta actividad delictiva para ganar dinero. También están los típicos «soldados», gente que trabaja para otros y a cambio obtienen un sueldo o unos ingresos en función del tamaño de la plantación que cuidan o vigilan. «Las incautaciones de marihuana son casi a diario». Y el problema ya no son sólo los alijos, sino las consecuencias derivadas de este negocio.

Sin ir más lejos, hace cuatro años y medio mataron en La Zubia al 'Nata' un conocido delincuente granadino quien fue asesinado cuando intentaba robar la marihuana que dos jóvenes habían comprado previamente. Los ajustes de cuentas con armas de fuego, tiroteos o navajazos registrados mensualmente casi siempre están vinculados con 'vuelcos' o robos de marihuana entre bandas dedicadas a este fin. «Al cultivo de marihuana hay que sumarle, el fraude en el suministro eléctrico que no debe pasar desapercibido porque supone un daño importante a terceros por los apagones o porque arden los transformadores que alimentan el suministro eléctrico en las distintas barriadas de estas localidades».

La marihuana ha traído aparejada también la aparición de un importante arsenal de armas de fuego y el consiguiente riesgo de que estén en circulación en casi todas aquellas plantaciones donde hay un vigilante.

Cinco puestos principales

Esta policía metropolitana dispone de cinco puestos principales en todo el Cinturón: Maracena, Armilla, Santa Fe, Pinos Puente, Zubia y Atarfe. Además de otros once cuarteles encargados de velar por la seguridad de las 33 localidades. La demarcación no coincide con los pueblos que se atribuyen al Área Metropolitana, abarca más localidades y más habitantes. De hecho, un puesto como el de Maracena cubre por la noche hasta Benalúa de las Villas, pasando por Huétor Santillán y sin olvidar otros municipios como Pulianas o Cogollos de la Vega. El instituto armado hace encaje de bolillos para dar la mejor atención posible a la ciudadanía, pero la extensión geográfica que atienden es demasiado grande para los efectivos disponibles. Por ello el papel de las policías locales es fundamental en materia de seguridad ciudadana en el Cinturón. La tercera compañía dispone de las patrullas conocidas como 'Linces' que se mueven de un lado para otro, principalmente, allá donde hay algún tipo de algarada u operación policial importante.

«¿Qué cuántos somos? Pues 70.000 efectivos», ironizaDaniel, «porque son todos los efectivos de la Guardia Civil en España y vamos donde haga falta. No podemos decir que hay cinco guardias en un pueblo, porque ante cualquier necesidad se van a juntar cincuenta o cien o doscientos lo que haga falta para hacer frente a un problema». Pese a estas palabras, la falta de efectivos se viene arrastrando desde hace años.

Por último, apuntar que el tercer pilar delictivo del Cinturón Metropolitano son los robos en viviendas. Sólo el pasado año se denunciaron más de 900 robos con fuerza a casas o pisos de la Corona Metropolitana, la mitad de todos los registrados en la provincia granadina donde Interior contabilizó 1.900.

«Abarcamos un importante espacio y un destacado núcleo de población, pero nuestro principal afán es resolver el problema de quien viene a presentar una denuncia ya sea por un hecho menor o mayor. Ese es nuestro objetivo», concluye este capitán de la Guardia Civil.

Este es el núcleo duro de la delincuencia granadina, donde todos los días se cometen una media de 41 infracciones penales en un área donde habitan 295.000 personas.

Fotos

Vídeos