La Policía encontró «desorientada» a Natalia en una calle de París

La Policía encontró «desorientada» a Natalia en una calle de París

Una patrulla localizó esta mañana a la joven nacida en Granada y la trasladó a un hospital cercano

JOSÉ IGNACIO CEJUDO y AGENCIAS

Natalia Sánchez Uribe, la joven de 22 años desaparecida en París durante siete días, fue localizada en buen estado por una patrulla de la Policía francesa este miércoles por la mañana por las calles de París. La estudiante Erasmus habría deambulado durante varios días por la ciudad. Los investigadores galos calificaron la situación y sus causas como «inquietantes», y por ahora no ha trascendido más información al respecto. La granadina de nacimiento vagó en paradero desconocido por todo su entorno durante una semana, pero ya se encuentra junto a sus padres.

La patrulla policial que localizó a Natalia Sánchez Uribe, desorientada, la trasladó a un hospital cercano donde luego pasó una revisión. Al cuadrar con la descripción física de la entonces desaparecida, se advirtió a las autoridades españolas. Como se ha indicado en medios de Mallorca, donde residen sus padres bastetanos, concretamente en Calvià, fue su propia familia quien la identificó en el centro hospitalario.

La Policía francesa interrogó junto a un investigador de Guardia Civil a su casero en el distrito XIV de París, quien había quedado con Natalia el día 2 de mayo para recibir de su mano las llaves del piso antes de abandonar el inmueble y mudarse al de una compañera catalana, que ya disponía de parte de su ropa y esperaba a su instalación definitiva. Según han informado distintos medios respecto a su declaración, el casero encontró una maleta y restos de comida, pasó la noche esperándola y, alertado por un amigo italiano de la joven a la mañana siguiente que pasó a buscarla, denunció la desaparición. No se encontró rastro ni de su mochila ni de su ordenador portátil, que aparecieron al lunes siguiente junto a su teléfono móvil en un parque próximo a la Escuela de Economía de la Sorbona en la que cursaba sus estudios.

Compañeras de Natalia Sánchez Uribe en la Universidad Autónoma de Barcelona declararon en público que la joven de 22 años se sentía «sola y agobiada» así como «seguida y observada» desde hacía un mes. Ante su carácter desconfiado, al parecer, no le dieron demasiada importancia. La universidad catalana no ha realizado ninguna comunicación al respecto. No estaba siendo un curso fácil para la joven nacida en Granada, que se mudó a París para cursar su Erasmus en septiembre y pensaba volver tras los exámenes a mitad de mayo.

Sus padres, que han vuelto a verla hoy después de que dejaran de saber de su hija en la noche del pasado 1 de mayo, han rogado «tiempo para su intimidad y para recuperar la calma». La joven, que se encuentra en buen estado aunque aturdida, se recupera ya en el hospital junto a sus seres queridos. Los distintas autoridades españoles implicadas, así como la Fundación Europea QSD Desaparecidos, niegan ante la consulta de IDEAL cualquier tipo de información adicional sobre la misteriosa desaparición mientras la investigación, llevada a cabo por la Brigada de Represión de la Delincuencia a las Personas de la Dirección de la Policía Judicial francesa con la colaboración de la Guardia Civil española, siga abierta.

Más información

Temas

Paris