Muere en Montillana un hombre alérgico a las avispas tras sufrir una picadura

Muere en Montillana un hombre alérgico a las avispas tras sufrir una picadura

El fallecido era muy conocido, pues su familia regenta un establecimiento de comestibles en el pueblo

Y. H.

Un vecino del municipio granadino de Montillana falleció el lunes por la tarde tras sufrir la picadura de una avispa. El hombre, de unos 50 años, era alérgico a estos insectos y, aunque los servicios sanitarios se desplazaron de inmediato hasta la calle donde se encontraba, no pudieron por desgracia hacer nada por salvarle la vida, según informaron fuentes del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Por su parte, fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Granada indicaron que fueron los médicos del centro de salud de Iznalloz –un municipio muy próximo a esta localidad– quienes se trasladaron en ambulancia rápidamente nada más recibir el aviso a fin de procurarle una asistencia urgente. Una vez en el lugar donde se hallaba el hombre, que se llamaba Antonio B.C., los facultativos le practicaron las correspondientes maniobras de reanimación, pero no fue posible evitar su fallecimiento. Había sufrido «un shock anafiláctico», según precisaron las fuentes del Instituto Armado antes mencionadas.

Algunos vecinos consultados por IDEAL indicaron que el fallecido estaba casado y deja dos hijas. Asimismo, afirmaron que Antonio sabía que era alérgico a estos insectos –himenópteros– porque no era la primera vez que sufría una picadura.

La luctuosa noticia ha causado una enorme consternación en este pueblo del norte de la provincia, que cuenta con aproximadamente 1.300 habitantes y donde, como es habitual en enclaves de población reducida, todo el mundo se conoce. La familia de Antonio además regenta un establecimiento de comestibles en el municipio al que acuden a diario los lugareños.

En declaraciones a IDEAL, el alcalde de Montillana, Juan Rodela (PP), confirmó también que la muerte de este vecino se debió a la picadura de una avispa y aplaudió el gesto de los primeros vecinos que acudieron a intentar ayudarle, a quienes agradeció expresamente su cívico y solidario comportamiento en «un mundo de declive de valores».

El primer edil, que además es pariente lejano de la viuda del fallecido, corroboró que la familia posee un establecimiento comercial en el municipio, por lo que era una persona especialmente conocida y querida. «Ha sido un mazazo para su familia y para todo el pueblo», manifestó apesadumbrado. «Es una de esas muertes que no te esperas; no estamos acostumbrados a este tipo de fallecimientos», subrayó el regidor, al tiempo que calificó de «mala suerte» lo ocurrido con este vecino, que por lo visto, aunque residía allí, era de una pedanía del municipio de Colomera.

«Un ciudadano ejemplar»

«El pueblo está conmocionado, tanto por lo joven que era como la forma en la que se ha producido su fallecimiento», agregó el primer edil, que fue uno de los numerosos vecinos que acudieron durante el día de ayer al tanatorio del municipio para dar el pésame a la familia. «Era un ciudadano ejemplar, buena gente, trabajador y muy de su familia y de su casa», añadió. El caso, según las fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Granada, no fue judicializado y, al certificar allí la defunción los mismos médicos que prestaron la asistencia, no hubo que trasladar al fallecido al Instituto de Medicina Legal (IML).

Fue una patrulla de la Guardia Civil de Campotéjar la que se trasladó hasta el lugar de los hechos, que tuvieron lugar entre las 17.00 y las 19.00 horas, si bien, al comprobar lo ocurrido y que se había tratado de una desgraciada muerte inesperada por una reacción alérgica mortal no llegó a elaborar atestado, sino que se limitó a realizar «un informe interno» sobre su intervención.

Algunos vecinos consultados por IDEAL aseguraron que esa tarde el hombre había ido «a dar una vuelta a un cortijo que tiene» la familia en la periferia de Montillana, por lo que se cree que fue allí donde se produjo la picadura de la avispa, ante lo que regresó rápidamente al pueblo, hacia su casa. Ayer por la tarde estaba previsto que se le oficiara una misa en Montillana, en la Iglesia Parroquial de Santa Ana, si bien, como el hombre era de una pedanía de Colomera, al parecer el entierro iba a ser en ese otro municipio.

Según las fuentes médicas consultadas, la aparición de los síntomas en una persona alérgica a la picadura por himenópteros (abejas y avispas) es muy rápida y la muerte se puede producir «en los primeros 30 minutos». Sobre la especie, todo apunta a que se trató de una avispa común, pues nadie ha indicado lo contrario.