110 millones para acabar en dos años con los vertidos de aguas residuales en la Vega

Imagen panorámica de la depuradora situada en el Camino de Purchil./Jorge Pastor
Imagen panorámica de la depuradora situada en el Camino de Purchil. / Jorge Pastor

La Junta cobra un canon desde 2011 pero las obras aún no están hecha y municipios como Peligros mueven ficha para recuperar la gestión del agua y evitar sanciones

Jorge Pastor
JORGE PASTORGranada

Lo ha reconocido en alguna ocasión hasta la propia Junta de Andalucía: los vertidos de aguas residuales en la Vega de Granada son uno de los mayores problemas medioambientales de la comunidad autónoma. Nada nuevo. No hay más que darse un paseo por la Vega, respirar y oler a cloaca. ¿La novedad? Pues que parece que, por fin, se atisban soluciones en un «periodo razonable» de unos dos o tres años, según la Junta. Nadie se 'pilla los dedos' con las fechas. Estamos en 2018 y desde 2011 todos los hogares granadinos y andaluces y todas las empresas granadinas y andaluzas pagan religiosamente un canon de depuración en la factura que todos los meses reciben en sus domicilios. Siete años, al menos cuatro coincidentes con la crisis, en los que se han incumplido todos los plazos habidos y por haber.

Tanto es así que desde finales de 2015 todos los municipios tienen la obligación de devolver los caudales limpios a la naturaleza, tal y como obliga la Ley de Aguas de Andalucía y la directiva europea sobre esta materia, que actualmente se está soslayando y que puede acarrear duras sanciones. Pues eso, que ahora mismo la Junta tiene comprometidos, en mayor o menor medida, más de 110 millones de euros para atajar esta situación insostenible.

Los grandes colectores que recogerán las aguas residuales de las agrupaciones Norte, Dílar y Cúllar tendrán un coste de 22 millones de euros
Todos estos caudales desembocarán en la depuradora de los Vados.
40
La ampliación de la Edar de los Vados supondrá una inversión de 40 millones de euros.

Hasta tal punto que ayuntamientos como el de Peligros han decidido recuperar la gestión del ciclo integral del agua, hoy delegada en el Consorcio de la Vega-Sierra Elvira a través de la empresa Aguasvira. Lo tienen fácil: los polígonos industriales de Juncaril y Asegra, ubicados total o parcialmente en su término, comparten una Estación de Depuradora de Aguas Residuales (Edar) y sólo hace falta conectarse con ella para ventilar el asunto.

13 municipios con sentencia

Peligros quiere cumplir con la legislación. Y es que la espada de Damocles pende sobre trece localidades del Cinturón que, según varias sentencias emitidas por el Tribunal Supremo en el año 2016, tienen prohibido evacuar en la Vega. «La Junta siempre dice que va a sacar los estudios adelante, pero no es la Junta quien tiene encima a la fiscalía por no depurar», asegura el alcalde de Peligros, Pedro García, quien agrega que «ni estamos cumpliendo con la normativa ni estamos cumpliendo con el medio ambiente».

No es la primera vez que Peligros da un paso adelante en este sentido. Hace un año inició los trámites, «pero la propuesta quedó sobre la mesa por la oferta de negociación del propio Consorcio de la Vega-Sierra Elvira y Aguasvira». «Nueve meses después -agrega el primer edil Pedro García- no hay avances». «El Ayuntamiento de Peligros puede hacerlo tanto desde el punto de vista técnico y económico como jurídico, tal y como lo demuestra un estudio proporcionado por la propia Aguasvira», dice el regidor. «Tenemos dos opciones: o esperar a la Junta o tomar la iniciativa».

Todo va muy lento. Pero va. Los boletines oficiales así lo atestiguan. La Junta también insiste en que se está trabajando intensamente para que la Vega, motor económico gracias a la agricultura y espacio de esparcimiento para miles de familias de Granada, huela a verde. Para que las fecales acaben donde tiene que acabar, en una Edar que las purifique correctamente.

¿Cual es la inversión más importante en cartera? Pues ahora mismo se está licitando la ampliación de la Edar de los Vados, una obra que requerirá un presupuesto cercana a los cuarenta millones de euros. Las instalaciones se han quedado pequeñas y allí tienen que desembocar los grandes colectores provenientes del Agrupación Norte (Jun, Pulianas, Peligros, Maracena y Albolote); Agrupación Dílar (Otura, Alhendín, Las Gabias, Churriana); y Colector de Cúllar (Cúllar y Vegas del Genil). El coste conjunto de todas estas grandes tuberías, en unos casos en fase de supervisión (Dílar), en información pública (Norte) y en licitación (Cúllar) -véase información subordinada de la derecha-, supera los veintidós millones de euros.

Respecto a la Edar situada en la zona metropolitana Sur, la Junta de Andalucía ya mejoró su capacidad hace cinco años, lo que supuso un desembolso de veinte millones de euros. Ahí desemboca la Agrupación Sur, donde se enmarcan pueblos con tantos habitantes como Monachil, Cájar, La Zubia, Ogíjares, Gójar y Armilla. En estos momentos se están revisando las alegaciones a esta gran canalización, cuyo presupuesto de ejecución asciende a los 26 millones de euros.

La expectativa era que todos los proyectos técnicos estuvieran finalizados y revisados para el pasado 1 de febrero. Para ello, la Consejería de Medio Ambiente ha recurrido tanto a consultores externos como a los ingenieros de Tragsatec, filial de Tragsa -perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales-. La Junta ha liberado para ello 2,3 millones de euros, una cantidad en la que también se incluyen todas las direcciones de obra.