Dos luchas sociales llenan el Centro

A la izquierda, movilización contra el cambio climático; a la derecha, la manifestación feminista. /RAMÓN L. PÉREZ
A la izquierda, movilización contra el cambio climático; a la derecha, la manifestación feminista. / RAMÓN L. PÉREZ

La protesta organizada por 'Friday for future' ha alertado de la necesidad de luchar contra el cambio climático y más tarde las asociaciones feministas han tomado las calles para exigir seguridad «al volver a casa» y acabar con las muertes por violencia de género | En total, unas 1.500 personas han recorrido el Centro de la ciudad y lo han colapsado durante la tarde noche del viernes

ÁNGELA MORÁN | JOSÉ MENDOZAGranada

Este viernes Granada se ha visto colapsada por dos luchas sociales que han unido sus fuerzas para alcanzar sus objetivos: la defensa del medioambiente y la lucha contra la violencia machista. A las 19.00 horas, la manifestación contra el cambio climático organizada por 'Friday for future' de Greta Thunberg, la mediática activista sueca, partió desde Comedores Universitarios con el apoyo de unas 400 personas. Proclamas como 'si no hacemos nada adiós Sierra Nevada', 'revolución o extinción o 'el aire de Granada es irrespirable', se podían leer en las pancartas de los participantes del evento ecologista. Pero no estuvieron solos. Grupos feministas e, incluso, colectivos en defensa de las pensiones dignas, se unieron en la caminata que recorrió Gran Vía y consiguió reunir a 500 personas en los momentos finales.

'Fridays for future'

Cerca de cinco centenas de personas se han congregado junto a los comedores universitarios de la Universidad de Granada para protestar contra el cambio climático. El evento ecologista ha caminado las calles de la capital en dirección al Ayuntamiento, y han pedido un giro radical en el sistema de consumo al grito de 'Rebelión o extinción', 'Si no hacemos nada, adiós Sierra Nevada' o 'El aire de Granada es irrespirable'.

«Es un movimiento contra la falta de acción por parte de los políticos, las empresas y los medios de comunicación», ha asegurado uno de los portavoces del movimiento 'Fridays for future'. «Somos un movimiento único en la historia de la humanidad, buscamos salvar el planeta de nosotros mismos. Para ello, necesitamos medidas concretas y reales porn parte de nuestros líderes. Medidas visibles», ha aseverado.

La última hora de Granada

El orden de la manifestación ha estado señalado según «el papel que juega cada persona, por eso, los más jóvenes, los niños y niñas, deben ir delante y ser la cara visible de todo esto. Por otro lado, los sindicatos y partidos que nos apoyan deben ir detrás, porque aquí, lo importante no son los colores o las banderas, lo importante es la lucha», ha afirmado otra de las organizadoras, aunque ha resaltado que en la lucha por salvar el planeta, todos tienen voz.

Esta lucha es parte de la huelga contra el cambio climático iniciada el año pasado por Greta Thunberg en Suecia. La acción ecologista de la joven se ha convertido en un evento de repercusión mundial. «En Alemania se están manifestando millón y medio de personas. En España casi un millón. La gente ha hablado, ahora lentoca a los políticos», ha concluido el activista líder de la convocatoria nazarí.

La manifestación, que se ha resuelto sin incidentes, ha contado con la participación de grupos como Amnistía Internacional, Pensiones Justas, el grupo ecologista WWF y Extinction Revolution, este último ha contado con una gran participación de la comunidad extranjera perteneciente al norte de Europa y residente en Granada, quienes han dejado claro que no es una cuestión de nacionalidad. «Da igual tu lugar de nacimiento, el planeta es el mismo aquí, que en Holanda. El planeta está contaminado aquí y allí. Y tenemos que actuar, aquí, allí y en todos los rincones«, ha recalcado una de las activistas del movimiento, Greta, quien también ha asegurado estar orgullosa de compartir nombre con la iniciadora del movimiento.

Una vez en la Plaza del Carmen, los manifestantes se han sentado frente a la puerta del ayuntamiento. Allí, el micrófono principal ha dado voz al manifiesto de la convocatoria, leído por distintos participantes, pero también le ha dado voz a todos los niños que han querido enviar un mensaje a la multitud que solicita un modelo social sostenible para el planeta, para lo que seguirán protestando todos los viernes.

Movilización feminista

Esta lucha no fue la única que se hizo escuchar en las calles más céntricas de Granada. Pocos minutos después de su finalización en la Plaza del Carmen, se unieron la marcha feminista que tiñó de lila la noche.

A causa del incremento de las agresiones sexuales y el aumento de las víctimas por violencia machista vividas en estos meses de verano, las asociaciones feministas granadinas, junto con 60 ciudades españolas e incluso a nivel internacional -segun informaron desde el Movimiento Feminista de Granada-, 'inundaron' las ciudades para reivindicar la falta de protección que sufren las mujeres. Lo hicieron a las 21.30 horas, cuando las farolas de la ciudad ya se habían encendido porque, entienden, «la noche tiene que ser violeta». Desde la Plaza del Carmen, partieron 1000 personas, en su mayoría mujeres aunque también estuvieron apoyadas por asociaciones de hombres por la igualdad. 'Sola, borracha, quiero llegar a casa', 'La calle, la fiesta, también son nuestras' o 'Aquí estamos, nosotras no violamos', son algunos de los lemas que se escucharon por el centro de Granada en la marcha violeta que secundó el llamamiento 'Feminista de Emergencia' emitido desde las asociaciones feministas de Alicante.

«Hemos querido cambiar el recorrido que hacemos habitualmente para pasar por la calle Pedro Antonio de Alarcón, lugar en el que se encuentra el ocio nocturno para que los bares y discotecas se sensibilicen con este movimiento«, dijo Lucía, portavoz de una asociación feminista granadina. La plataforma 25 de noviembre, Café Feminista de Granada, Asociación de mujeres de Armilla, 'Las 13 Rosas', asociación La Volaera contra la violencia machista, Juventudes Comunistas, la coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público pensionista y varios grupos ecologistas -colectivo que se manifestó en Granada horas antes-, también quisieron unirse a esta causa.

Desde las terrazas de Pedro Antonio de Alarcón, concurrida zona de ocio nocturno, observaron como las camisetas moradas avanzaban con sus cánticos entre los que culparon a «la justicia machista«. En esta zona las manifestantes dirigieron sus palabras directamente hacia el interior de los locales con el objetivo de crear la mayor repercusión en los ambientes nocturno. Fueron numerosos los aplausos y puños que se alzaron al paso de las pancartas para presentar su solidaridad con el movimiento. El recorrido terminó en la plaza Albert Einstein donde se leyó un manifiesto en defensa de la seguridad «al volver a casa» de las mujeres.