Sin listas de espera para ser familia numerosa en Granada

La familia Gutiérrez González, formada por ocho miembros, posan en el salón de su casa./RAMÓN L. PÉREZ
La familia Gutiérrez González, formada por ocho miembros, posan en el salón de su casa. / RAMÓN L. PÉREZ

Para conseguir apoyo económico, estos hogares deben solicitar unos documentos que les acrediten, estos papeles tardaban en confirmarse hasta seis meses

ÁNGELA MORÁNGranada

Conseguir un coche más grande a mejor precio, matricularse en un colegio de forma gratuita o entrar en un parque de atracciones a mitad de precio son las ventajas que tienen las grandes familias, pero para poder acceder a ellas, tienen que ser acreditadas con el título de 'familia numerosa'. Un 'sencillo' trámite que, hasta ahora, tenía una lista de espera de hasta seis meses. Actualmente, según informa Indalecio Sánchez-Montesinos, delegado de Sanidad y Familias, «las listas de espera se han reducido hasta ponerse al día». Desde el mes de febrero –fecha en la que Sánchez-Montesinos llegó a la delegación de Sanidad de Granada–, se ha pasado de 793 peticiones a 60. El delegado dice que se encontró con una situación insostenible y que con la puesta en marcha de «un plan de choque» se ha solucionado. «Son personas que están esperando para poder matricular a sus hijos en guarderías, colegios o universidades pagando unas tasas adecuadas a sus necesidades», indica Sánchez-Mortesinos. Estos hogares reciben descuentos en educación –excepción de tasas o descuentos del 50% y puntuación en las listas de escuelas–; ayudas por nacimiento hasta los tres años y para los partos múltiples; tasas especiales sobre precios públicos; transporte; IBI; luz; agua; adquisición de viviendas protegidas (VPO); exención de tasas en el DNI y Pasaporte; beneficios en cultura y ocio y una reducción fiscal para familias numerosas y discapacidad. Unas ventajas que antes perdían al cumplir los hijos mayores los 25 años pero que ahora conservarán hasta la independización del último, según dictaminó el Tribunal Supremo el pasado 25 de marzo.

Fin de curso

La reducción casi inmediata de las listas de espera que afectan a estos núcleos familiares se ha originado, conforme ha indicado el delegado, por la cercana finalización de las clases en los centros de estudio. «Teníamos que darnos prisa, estas familias dependen de un certificado que acredite el título que piden para poder matricular el curso que viene a sus hijos, no podíamos demorarlo de ninguna forma», detalla Sánchez-Montesinos. De igual forma, dice ser consciente de los bonos que facilitan el día a día de estas familias y enumera distintas situaciones personales que dependían directamente de la delegación que ocupa desde principios de año.

«Recuerdo un hombre que estaba esperando el certificado para poder comprarse un coche. Hay que tener en cuenta que al ser tantos miembros están casi obligados a comprar coches de grandes dimensiones y, estos, son muy caros», apunta el delegado. En este caso, la Federación de Familias Numerosas se encarga de negociar con los concesionarios de coches en nombre de las familias y consiguen descuentos para vehículos de gran tamaño. Igualmente, desde la federación tramitan todo tipo de servicios en los que las grandes familias se pueden ver afectadas por instalaciones o necesidades, como es el caso de contratar unas vacaciones en un hotel.

En el caso de las familias 'numerosas de carácter especial', es decir, las que cuentan con más de cinco hijos, tienen los mismos beneficios que las anteriores. También se incluyen los hogares con cuatro hijos, siempre y cuando, los ingresos anuales, divididos por el número de miembros de la unidad familiar, no superen en cómputo anual el 75 por ciento de Indicador Público de Efectos Múltiples, incluidas las pagas extraordinarias, tendrán la consideración de 'Numerosas de Categoría Especial'.

«Las casas y los coches no están diseñados para las grandes familias»

Luis Gutiérrez y María Jesús González son los padres de seis chavales. Lucía, de doce años; Luis, de once; Inés, con nueve; Nicolás, de ocho; Sofía, de cinco años y Jaime, de solo un año. Hacen un total de ocho miembros en el mismo hogar. Se trata de una familia numerosa de carácter especial –más de cinco hijos–, que se benefician de las ayudas que ofrecen las instituciones públicas pero, aún así, todo tiene ventajas y desventajas.

La familia Gutiérrez González lo tiene claro. «Lo importante es tener un plan». Son ocho en casa y «si viene otro, no pasa nada», dice González. El día a día de esta cuantiosa familia comienza desayunando y yendo al cole. Surge el primer problema: «Tenemos una furgoneta Chrysler de siete plazas, ya no nos sirve», explica Gutiérrez.

Un problema entre muchos que tienen que solventar a diario porque, dicen, «el mundo no está preparado para tener tantos hijos». Los coches, los hoteles o las casas están diseñados para núcleos familiares de tres o cuatro miembros. La mayoría de las viviendas suelen tener dos habitaciones o tres a lo sumo, «no están preparados para albergar a familias tan grandes», cuenta esta familia.

Pensar a corto plazo

Han vivido todo tipo de situaciones y experiencias y, detallan, una ocasión en la que 'tropezaron' con una excursión del Imserso. González, entre risas, describe como las ancianas se acercaban para pellizcar los mofletes de los pequeños, gesto que acompañaban con la frase: «Este se parece a mi nieto». Una experiencia –la del apretón de mejillas–, habitual al pasear con niños pero, en esta familia, se multiplica por seis.

Para «no volverse locos», estos padres han decidido seguir una política 'cortoplacista' debido a las «amenazas» que escuchan al cabo del día. «Verás cuando lloren todos, verás cuando se hagan caca, cuando empiecen a salir, cuando llegue la adolescencia...», relata Gutiérrez. Cientos de frases que estos padres resuelven «pensando a corto plazo». «El futuro ya llegará y, hasta ahora, no hemos sufrido ningún drama». Destacan que el hecho de convivir con tantas personas tiene aspectos positivos, por ejemplo, a la hora de enseñar valores como el de compartir. «Aprenden porque no les queda otra», dice Gutiérrez.

Para ahorrar lo máximo los pequeños heredan las cosas de los mayores y, en esta familia, hay disputa. «En el caso de los libros escolares no vamos a malgastar el dinero, es algo que los niños deben entender, si los libros están bien, se reutilizan y no aquí no valen pataletas», soluciona González.

En cuanto a las ayudas que perciben explican que Inés, Nicolás y Sofía 'pillaron' el 'Cheque Bebé', que aportaba 2.500 euros por cada niño. También perciben una ayuda de cien euros al mes por tener un hijo menor de tres años y ser González mujer trabajadora. Descuentos que se suman a los que perciben en educación, vivienda, transportes u ocio.