«Para leer en verano es mejor una novela histórica, de aventuras o romántica»

«Para leer en verano es mejor una novela histórica, de aventuras o romántica»
A. AGUILAR

Entrevista a Antonio Benavides, director de la Biblioteca Municipal del Paseo del Salón

MARINA NAVAS

Antonio Benavides lleva trabajando como bibliotecario desde hace treinta años y es el director de la Biblioteca del Salón desde 2013. Aunque en la época estival la Biblioteca recibe menos público, el amante de los libros no descarta trabajar en verano porque así puede dedicarle más tiempo al trabajo que se ha acumulado durante el resto del año. La biblioteca pública municipal del Salón es un monumento histórico en el corazón de la ciudad de Granada que se inauguró como edificio en 1917 como el Salón de Baile del Casino Principal de Granada, pero no fue hasta 15 de marzo de 1955 cuando se convierte en la primera biblioteca pública municipal de Granada. Actualmente cuenta con más de 50.000 ejemplares de todo tipo divididos en las diferentes secciones de la biblioteca.

–¿Qué significa para ti trabajar en verano?

–Significa que el trabajo varía con respecto al resto del año. Le dedicamos más tiempo a realizar un trabajo interno de la biblioteca, desarrollando tareas más técnicas. Además, como yo tengo un mes de vacaciones también significa que tengo menos tiempo de trabajo...

–¿Qué es lo que más te gusta? ¿Y lo que menos?

–Lo más positivo es que podemos dedicar tiempo a aquellas cuestiones que dejamos más apartadas durante todo el año por falta de tiempo. En cuanto a lo peor, personalmente me gusta trabajar en verano. Es verdad que hay menos gente y siempre gusta ver la Biblioteca llena, pero no me preocupa porque es que hay menos gente en general en la ciudad.

–En la Biblioteca, ¿hay proyectos o servicios diferentes para el verano?

–Cada biblioteca es diferente, por ejemplo en la biblioteca Francisco Ayala del Zaidín sí siguen haciendo las actividades que se realizan durante el curso como talleres o cuenta cuentos. Pero la Biblioteca del Salón es muy especial, es la más antigua y no hay espacio suficiente para hacer nuevas actividades en el horario matinal, por eso no se pueden hacer tantas como en las demás. Sí que presentamos exposiciones de libros y hace años preparábamos un cine de verano por la mañana para los niños, pero se tuvo que cerrar por cuestiones de seguridad.

–Por lo general, ¿se lee más en invierno o en verano?

–Eso depende del tipo de lector. Los niños en el curso tienen lecturas obligatorias y por tanto siguen leyendo, pero como en esta época tienen más tiempo leen más aquellas lecturas que ellos eligen. En general, quien tiene la afición de la lectura va a leer siempre, pero en verano sí que es verdad que hay más tiempo libre, que facilita que se lea más.

–En las vacaciones, ¿mejor libro en formato digital o en papel?

R: Es verdad que en verano viene mejor en formato digital porque es más cómodo para transportarlo. Pero a mí me gusta más el papel y los lectores que vienen a la Biblioteca leen en papel; el tacto, olor, color... no tiene comparación con el digital.

–¿Dónde se lee mejor, en casa, en la montaña o en la playa?

–A mí me gusta más leer en aquellos sitios donde estoy tranquilo, por eso suelo leer más en casa. Yo por trabajo tengo que leer de todos los géneros literarios, incluso infantil. Ahora me estoy leyendo 'El último amor del Gran Capitán' de Antonio Callejón.

–¿Y qué libros recomiendas leer este verano durante las vacaciones?

–Sobre todo recomiendo cualquier tipo de novela que no sea muy profunda. Un tipo de lectura más liviana, fácil y cómoda que te mantenga la mente despejada y te entren ganas de leer. Sería un género histórico, de aventuras o romántico.

–Por último, como bibliotecario que tiene que trabajar este verano, ¿qué consejo le darías a aquellas personas que también tienen que trabajar en estas fechas?

–Que lo lleven lo mejor posible y que no se estresen con este calor y lo lento que funcionan las cosas en verano. Por eso si tienen un libro mejor, el libro siempre te va a ayudar. También les recomiendo que vengan a la Biblioteca, que estamos abiertos y hace fresquito.