Fijan la fecha del juicio del caso Serrallo, en el que está acusado Torres Hurtado

La controvertida discoteca construida por García Arrabal. /IDEAL
La controvertida discoteca construida por García Arrabal. / IDEAL

La Audiencia de Granada reserva dos meses para las sesiones

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

Ya hay fecha. El juicio del caso Serrallo, en el que están acusados el exalcade de la ciudad José Torres Hurtado (PP) y otras 16 personas por la construcción de una discoteca donde debía ir un parque de atracciones infantil, se celebrará el año que viene. La Audiencia ha fijado las sesiones entre el 3 de febrero y el 3 de abril de 2020.

Así consta en un auto dictado el pasado 6 de mayo por la Sección Segunda del tribunal provincial y al que ha tenido acceso IDEAL, en el que admite algunas de las pruebas propuestas por las partes y rechaza otras.

Fue en mayo del año pasado cuando la jueza instructora, María Ángeles Jiménez, dictó el auto de apertura de juicio oral contra los 17 acusados. Junto al exregidor, que se sentará en el banquillo como presunto autor de seis delitos, están la anterior edil de Urbanismo, Isabel Nieto; el promotor Roberto García Arrabal; la antigua cúpula de Urbanismo; y los otros ocho ediles que participaron el 26 de julio de 2012 en la votación de los horarios y usos complementarios de las controvertidas instalaciones, hoy ya cerradas.

En su resolución, la Audiencia advierte a la partes de que en las sesiones podrá intervenir cualquiera de los cinco magistrados que integran la Sección Segunda: José Requena Paredes, Aurora González Niño, José María Sánchez Jiménez, Juan Carlos Cuenca y Aurora Fernández.

El tribunal subraya que «dada la complejidad de la causa» y «la necesidad de atender cumplidamente la prueba interesada por las partes y admitida», así como a la organización de la sala, «que habrá de disponer de local adecuado para la celebración del juicio en condiciones aptas» se reserva el período indicado: dos meses.

En esas ocho semanas, habrán de declarar los 17 acusados y desfilar numerosos testigos, además de los distintos peritos propuestos por las acusaciones y las defensas.

En el caso están personados como acusación VOX, el Ayuntamiento de Granada, un particular, la empresa de Tomás Olivo General de Galerías Comerciales -que construyó el centro comercial Nevada de Armilla- y el empresario Abel Pizarro y Sky Club Serrallo Plaza. Esta última es la empresa que se hizo con el establecimiento a raíz el concurso de acreedores en el que se vieron inmersos los primeros propietarios, que la abrieron con el nombre '683 Upper Club'.

La fiscal del caso Serrallo durante la instrucción ha sido Sara Muñoz-Cobo, quien en abril del año pasado emitió su escrito de conclusiones provisionales y pidió ocho años de prisión para el exalcalde de Granada, así como 36 años y medio de inhabilitación y multas que suman 522.000 euros.

En este asunto, que al igual que la otra gran causa de presunta corrupción urbanística de Granada se ha investigado en el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital, el ministerio público acusa por delitos contra la ordenación del territorio, fraude en la contratación y tráfico de influencias, ilícitos a los que suma otro continuado de prevaricación.

El ministerio fiscal acusa también a la exedil de Urbanismo Isabel Nieto (PP) -que se enfrenta a la misma petición de penas que Torres Hurtado-; al promotor de la 'disco', Roberto García Arrabal; y a seis técnicos municipales. No obstante, al igual que el Ayuntamiento, no formuló cargos contra los miembros de la Junta de Gobierno Local que votaron a favor del expediente.