El juez propone juzgar a Quique Pina y su familia por alzamiento de bienes

Traslado de Quique Pina a Madri para que declare en Audiencia Nacional dentro de la 'Operación Líbero'./EFE
Traslado de Quique Pina a Madri para que declare en Audiencia Nacional dentro de la 'Operación Líbero'. / EFE

Viene «en relación al vaciamiento casi total del patrimonio familiar» para eludir una deuda de 3,4 millones de euros con Hacienda de su gestión en el Ciudad de Murcia

EUROPA PRESSMadrid

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha procesado al expresidente del Granada CF Enrique Pina, además de a su hermana y sus padres por un presunto delito de alzamiento de bienes en relación al «vaciamiento casi total de su patrimonio familiar», que habrían perpetrado para eludir la deuda de 3,4 millones de euros que tiene el primero con Hacienda por su gestión en el Club de Fútbol Ciudad de Murcia, del que fue propietario.

Esta es la segunda pieza que abrió el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 a raíz de la 'operación Líbero' que se abrió hace un año contra Pina por posible delito contra la hacienda publica (el IRPF de 2012 a 2016), blanqueo de capitales e insolvencia punible en la venta de jugadores de fútbol.

Tras ampliar la imputación a alzamiento de bienes, el magistrado decidió abrir una nueva pieza separada dentro de la causa y en ella incluyó a su familia a principios de febrero. Ahora, De la Mata ha terminado esta segunda investigación y ha emitido el auto de transformación de diligencias previas en procedimiento abreviado, el equivalente al procesamiento, por lo que da diez días a la Fiscalía para que formule su escrito de acusación.

Sólo 141.700 recuperados

Pina tiene una deuda con Hacienda de 3,4 millones de euros, la mayor parte derivada de que fuese declarado junto con sus padres, responsables subsidiario como miembro del consejo de administración que arruinó el Club de Murcia por importe de 3,2 millones. A ellos, de acuerdo al juez, hay que sumar los posibles delitos fiscales por los que se le investiga, con una cantidad defraudada de 1,6 millones de euros.

De la Mata explica que hasta ahora sólo se ha podido recuperar 86.646,84 euros más otros 55.075,67 porque Pina «puso en marcha una conducta activa, consciente e intencionada que le permitió deshacerse entre 2007 y 2010 de casi todo el patrimonio del que era previamente titular» utilizando «sociedades meramente instrumentales» e interpuestas, incluida una a la que atribuye sus propios ingresos profesionales.

Así, Pina no consta como titular de patrimonio ni presenta declaración de la Renta desde 2011, incluido 2016. Los únicos ingresos conocidos en estos ejercicios son los percibidos del Granada Club de Fútbol en las dos últimas temporadas (125.000 euros en 2015 y 87.500 en 2016) y de la mercantil Calambur Intermediaciones (8.722,22 euros en 2016).

Con esta y otras empresas como Quique Sport SL, administradas por familiares directos, habría ocultado su patrimonio personal y sus ingresos, consiguiendo dificultar el cobro de su deuda con Hacienda y a la vez, minorar los impuestos que debería pagar por lo que percibe, ya sea en calidad de presidente del Granada CF, ya sea como ojeador o representante de jugadores.

El Panamera, el velero y una empresa

El juez considera que Pina utilizó estas empresas para residenciar «un importante patrimonio» de uso y disfrute personal, como vehículos de alta gama -un Bentley, un Porsche Panamera y un Aston Martin-, embarcaciones -un velero- y viviendas. De hecho, de las mismas mercantiles salían los pagos para mantener esos bienes, desde los gastos de su casa hasta la nómina de la gente que trabaja en su barco.

Todo ello, como explica De la Mata, «sin ser estas atenciones en modo alguno incluidas en sus retribuciones del trabajo, profesionales o del capital como pago en especie o según corresponda, ni habiéndose practicado retenciones ni realizado ingresos a cuenta, ni tampoco han sido declaradas como tales por las entidades pagadoras».

El resultado es «una confusión en el uso de estos patrimonios, sin que pueda diferenciarse el de Pina del de las sociedades Quique Sport y Calambur Intermediaciones en las que se residencian dinero, inversiones, vehículos, embarcaciones e inmuebles que son usados de forma habitual y exclusiva por el obligado tributario y trasladando a las mismas casi todos sus gastos personales».