Juana Rivas, a una semana de la sentencia: «Iré a donde haga falta para que un tribunal me escuche»

Juana Rivas tras recibir la condena de cinco años de prisión./PEPE TORRES
Juana Rivas tras recibir la condena de cinco años de prisión. / PEPE TORRES

La madre de Maracena acusa al tribunal italiano de «invisibilizar el maltrato» y «omitir los informes» en favor de su exmarido Francesco Arcuri

ROSA SOTOGRANADA

«Recurriré e iré a donde haga falta para que un tribunal me escuche y tenga en cuenta todas las piezas», ha asegurado Juana Rivas a IDEAL. Estas declaraciones se producen tras acudir esta mañana a la última vista del proceso civil que se sigue en Italia para decidir sobre la custodia de los hijos que tuvo con su expareja Francesco Arcuri. La madre de Maracena acusa al Tribunal de Cagliari de «invisibilizar el maltrato» y «omitir los informes» correspondientes en favor de su exmarido Francesco Arcuri.

El tribunal italiano tiene en su poder otros informes, entre ellos el de la perito designada por el tribunal y que onsta de 32 entrevistas, sus padres y pediatras. Según Rivas, la decisión judicial se basa únicamente en ese documento que atribuye «alineación parental» y considera que los niños están «manipulados por ella en contra del padre», algo que ella niega y que cree que esconde el «maltrato real» que padeció junto con sus hijos.

A la espera de que se dicte una resolución sobre la custodia, Rivas recuerda que lleva ya un año y medio sin vivir con sus hijos y aún así sigue moviendo cielo y tierra para estar con ellos, algo que, según su testimonio, no hizo el padre de estos, Francesco Arcuri, durante el año y tres meses que los menores estuvieron con ella en Maracena. «Nunca intentó estar con ellos en este tiempo y todo esto es para hacerme daño a mí a través de ellos», lamenta.

Una semana después de esta vista, el próximo miércoles 27 de febrero, la Audiencia de Granada resolverá el recurso de apelación que interpuso Juana Rivas contra su condena a cinco años de prisión por la sustraccción internacional de sus dos hijos menores, a quienes mantuvo ocultos en España durante el verano de 2017 para evitar entregarlos a su expareja. El día 27, los magistrados se reunirán para la «votación y fallo» en este mediático caso. En la sentencia, el magistrado Manuel Piñar privó también a la madre de Maracena del ejercicio de la patria potestad durante seis años y fijo una indemnización de 30.000 euros para Francesco Arcuri.

Ante toda esta situación, Juana Rivas insiste en que se está omitiendo la situación de maltrato de los menores y critica que no se tenga en cuenta el testimonio de su hijo de 12 años, quien relató los malos tratos que recibe por parte de su padre. «La justicia nos está maltratando también, esto no es forma de vivir», concluye ella.