Juana Rivas pide que se aplique la ley en su realidad y en la del resto de maltratadas

Juana Rivas pide que se aplique la ley en su realidad y en la del resto de maltratadas

El pasado miércoles la Fiscalía mantuvo la petición de cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores y sumó el de desobediencia

EFE GRANADA

Juana Rivas, la madre de Granada que permaneció un mes en paradero desconocido con sus dos hijos para no entregarlos al padre italiano, ha pedido que se aplique la ley en la realidad de ella como la de otras mujeres que son consideradas víctimas de la violencia de género.

El pasado miércoles la Fiscalía mantuvo la petición de cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores y sumó el de desobediencia en un caso que ha quedado visto para sentencia en el Juzgado de lo Penal 1 de Granada y en el que la madre reiteró que se siente víctima de violencia de género y defendió su inocencia.

Juana Rivas ha relatado su situación para aquellas personas que quieran acercarse a su realidad, al tiempo que ha incidido en que es una víctima de maltrato por parte de su expareja, por lo que considera que es algo que debe tenerse en cuenta.

Rivas ha asegurado que quiere una vida digna de ser vivida para ella y sus hijos, pero ha considerado que el «gravísimo problema» está en la aplicación de las leyes, por lo que ha pedido que se desarrollen en la «realidad diaria» de ella y de «tantas» mujeres que sufren la misma situación en España e Italia, lo que permitirá que las víctimas dejen de «serlo».

«Mientras tanto, a todo lo que solicita el que es denunciado por el maltrato con antecedentes ya sentenciados, se le da prioridad»

En su comunicado la madre relata su situación vivida desde que el 18 de mayo de 2016 sacó «las pocas fuerzas» que le quedaban para regresar a España con sus hijos después de haber pasado los momentos «más aterradores» junto a su entonces pareja, Francesco Arcuri, con quien vivía en «continua tensión» y con sufrimiento.

Después de interponer la denuncia contra su pareja por «malos tratos físicos y psicológicos» consideró que ese sería el principio del fin de su «pesadilla» y la de sus hijos, sin embargo sintió «frustración e impotencia» cuando el Juzgado de Violencia de la Mujer 2 de Granada le instó a regresar a Italia si quería demandar por esos hechos.

Rivas lamenta que la Administración haya tardado más de un año en enviar su denuncia a Italia, donde se encuentra desde 2017, situación que le ha permitido al abogado de su expareja «jactarse» de que aún no se está tramitando en los juzgados italianos, lo que para su «desgracia» es «verdad».

También censura que los juzgados españoles no hayan querido saber hasta ahora de su realidad como víctima de violencia de género y se remite al Convenio de Estambul para recordar que «no se pueden tomar decisiones» sobre con quién deben estar unos hijos sin tener en cuenta este contexto.

En la nota manifiesta que siempre ha respetado la ley, al tiempo que se ha preguntado si existe alguna que diga que «a una mujer que huye del maltrato» y presenta una denuncia para que el Estado la proteja a ella y a sus hijos «se la pueda tener más de dos años sin investigar si lo que dice es verdad».

«Mientras tanto, a todo lo que solicita el que es denunciado por el maltrato con antecedentes ya sentenciados, se le da prioridad», expone en su escrito, en el que subraya que sus hijos nunca debieron ser entregados a su padre sin haberse investigado la causa de su huida y la violencia que sufren.

Fotos

Vídeos