Investigan si una avispa hallada en Cenes de la Vega es de las asiáticas

La avispa hallada ayer. /IDEAL
La avispa hallada ayer. / IDEAL

La Policía Local se desplazó a casa del vecino que la encontró y el Ayuntamiento la enviará hoy a Medio Ambiente

J. R. V.GRANADA

Un vecino de Cenes de la Vega contactó ayer por la mañana con el servicio de emergencias del 112 para informar del hallazgo de una avispa en el jardín de su vivienda, junto a la piscina, que sospechaba podría tratarse de las asiáticas. Las características del insecto son las de una avispa con un color parduzco-negro y un tamaño muy superior al habitual. Las dudas sobre el insecto encontrado divergen entre si se trata de una avispa germánica o una asiática, principalmente. La vespa crabro o vespa germánica, común en Europa, es algo más grande -unos 45 milímetros-, con numerosas franjas amarillas y cuerpo marrón, mientras que la invasora, la avispa asiática o vespa velutina, es negra en el tórax y en la cabeza y tiene un anillo amarillo, color que se repite en las patas. El avispón germánico defiende el territorio frente al invasor asiático, que fue detectado por primera vez en Francia en 2004 y en España en 2010. Otra manera de diferenciarlas es por su nido. La avispa asiática construye una colmena de hasta 80 centímetros y es totalmente esférica, frente a la europea, que construye nidos más pequeños y achatados.

«Desplazamos a la Policía Local a la casa de este vecino y estuvimos comprobando si había algún enjambre o algún panal por la zona. No había nada de nada y sólo estaba esta avispa. La metimos en una bolsa de plástico y la enviaremos mañana (por hoy) a Medio Ambiente, pero por las características que presenta parece que es de las asiáticas por su tamaño grande y se parece muy poco a las normales», apunta el alcalde de Cenes de la Vega, Juan Ramón Castellón Rodríguez.

Los policías locales efectuaron una batida por el entorno donde está ubicada esta vivienda en Cenes de la Vega para comprobar si había avisperos por la zona y no encontraron ninguno. «Mañana -por hoy- contactaremos con la empresa que tenemos contratada para controlar las plagas y saber si debemos aplicar algún tipo de protocolo», señala el primer edil.

La avispa asiática se caracteriza por dar picotazos parecidos al de una avispa normal pero más dolorosos; la diferencia es la cantidad de veneno que transmite. La asiática puede llevar el triple o cuádruple de veneno con el consecuente daño que ello genera. Como ocurre con las avispas y abejas, una picadura de este insecto puede resultar letal pero sólo para aquellas personas con alergia a estos insectos que no son atendidas a tiempo.

Generan un hinchazón grande e intenso que dura unas veinticuatro horas. Lo ideal para combatirlo es aplicar hielo y vinagre, así como analgésicos y antiinflamatorios. Estos insectos suelen aparecer más en periodos estivales y sus colmenas son grandes y esféricas.

Amigos de las Abejas

IDEAL consultó ayer a Jesús Llorente, doctor en Veterinaria y uno de los responsables de la fundación Amigos de las Abejas, sobre la posibilidad de que la avispa encontrada en Cenes de la Vega sea de las asiáticas. «Creo que no se trata de una vespa velutina o avispa asiática porque éstas no tienen las antenas tan largas y las patas son de color amarillo», advirtió tras ver la imagen de este insecto, en la foto de la izquierda.

«Lo peor de la avispa asiática es que atacan a las colmenas comiéndose a las abejas. Lo hacen cuando van a entrar o salir de la colmena y en ocasiones impiden a las abejas salir con el consecuente daño para la apicultura», explica este doctor en Veterinaria. Montan sus colmenas en árboles muy altos a quince o veinte metros y de ahí la dificultad para erradicar sus panales. Oficialmente no está confirmado si se trata o no de una avispa asiática, hasta que Medio Ambiente se pronuncie.

El vecino de Cenes de la Vega se llevó ayer el gran susto del verano tras ver cómo esta extraña avispa revoloteaba por su jardín, muy influenciado también por la vorágine de informaciones emitidas este verano sobre la presencia masiva de estos insectos por casi toda la cornisa Cantábrica y Cataluña. De momento se investiga si ha llegado también a Granada.

 

Fotos

Vídeos