Las huellas imborrables de la Catedral

Las huellas imborrables de la Catedral
JAVIER MORALES

Una treintena de grafitis, algunos con más de una década, ensucia los muros del templo y la Capilla Real | El Arzobispado ha detectado dos pintadas recientes, investigadas por la Policía Local, que se suman a las que no se pueden borrar o 'reaparecen' con el tiempo

Javier Morales
JAVIER MORALESGRANADA

La restauración de la Capilla Real, hace un par de años, dejó al descubierto decenas de 'grafitis' con siglos de historia. Son los vítores: mensajes trazados con pigmentos rojos que quedaron grabados -se investiga cuándo- durante rituales universitarios de épocas pasadas. Son huellas imborrables, justificables por su valor histórico e incluso por su estética; pero no son las únicas. Desde finales de los 90, cuando las pintadas -vandálicas, no artísticas- se pusieron de moda en Granada, la Catedral y sus edificios anejos conforman uno de los lienzos predilectos para los delincuentes de la tinta. Ni la protección de la que goza como Bien de Interés Cultural ni la persecución policial disuaden a los grafiteros, mientras que la tinta no deja de acumularse. En los muros asoma una treintena de grafitis, con firmas o mensajes políticos, algunos casi 'frescos' y otros con más de una década de antigüedad.

El proceso para eliminar un grafiti de la Catedral es largo y costoso. Al ser un Bien de Interés Cultural, la limpieza debe recibir el visto bueno de la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, según trasladan desde el Arzobispado. El primer paso es denunciar la pintada ante la Policía. Luego han de elaborar un proyecto de limpieza y remitirlo a la Junta. Una vez concedido el permiso para retirarlos de las paredes, es la propia Iglesia la que sufraga los gastos del proceso. Aunque el Arzobispado no aporta cifras, asegura que los tratamientos suelen ser muy costosos. Cabe tener en cuenta que algunos de los tramos del muro son de piedra, muy porosos y la tinta cala. Es un problema recurrente en los edificios históricos granadinos.

El Arzobispado contrata dos tipos de limpieza. La primera opción es emplear productos químicos para disolver y retirar la pintura. La segunda, en los casos más difíciles, una técnica que emplea finos chorros de arena para 'rasgar' la pintura sin causar daños de calado a la superficie. Siempre lo hacen con restauradores titulados y formados para ello.

«Lamentablemente -indican desde el Arzobispado- se han dado ocasiones en que habiéndose limpiado una pintada, a los pocos días, e incluso al día siguiente, han vuelto a aparecer dichas pintadas». Grafiteros reincidentes, limpiezas que quedan 'a medias' y otras que aún no han comenzado hacen de la Catedral todo un catálogo de firmas.

Las dos más recientes están ubicadas en la Capilla Real y la Puerta del Perdón. Una es una firma redonda y otra la inscripción «vés, la na te espera». La Policía Local recibió el aviso e investiga para tratar de localizar al autor, cotejando con un archivo de firmas. En las proximidades de la firma redonda también hay una especie de esvástica nazi con trazo negro. Y en otro punto de la Capilla Real, una firma del pasado mes de enero que permanece en su rincón.

La pintada de la Catedral que más llama la atención, sin embargo, es una ubicada a la izquierda de la portada, perceptible desde la Plaza de las Pasiegas. Se trata de la frase «ni unx menos», pintada -sobre otras pintadas- en el año 2016. Junto a ella, hacia Cárcel Baja, otra: «24-N todxs a la calle».

«Aprieta el gatillo»

No obstante, no son las más antiguas. Hay una que destaca especialmente, por su color naranja y su tamaño. Reza así: «Monumento a la decadencia del espíritu». La proclama está situada en la fachada de la Capilla Real -también declarada BIC-, frente a una de las tiendas de souvenirs de la Alcaicería. En las proximidades, otro eslogan llamativo: «Aprieta el gatillo».

La ruta por las huellas imborrables de la Catedral -más allá de los vítores- puede seguir por la inscripción 'José Antonio Primo de Rivera', grabada en la fachada del Sagrario. IU ha denunciado en varias ocasiones que incumple la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía. En julio de 2017, el pleno del Ayuntamiento aprobó su eliminación con los votos en contra del PP. Pero el nombre del fundador de Falange Española sigue ahí, en relieve -aunque sin su anterior tinta roja-. Está tapado en parte, eso sí, por llamativas manchas de pintura roja, que tienen menos de un año de antigüedad.

Gran Vía

La mayor concentración de pintadas está en el pasaje Diego de Siloé, que va desde la Gran Vía a Cárcel Baja. Ahí hay todo un tramo de pared, fachada de la Sacristía -también comprendida en el entorno BIC, según el mapa del Ayuntamiento de Granada- en el que unos trazados del spray se juntan con otros. Todo ello, a unos metros de la Gran Vía. Sólo en este punto es sencillo contar una docena de pintadas, pese a los visibles esfuerzos por ocultar las que había debajo de ellas.

Siguiendo por Cárcel Baja, hay espacios en los que es sencillo percibir las pintadas que quisieron y no pudieron borrar, e incluso algunas inscripciones grabadas en la piedra. También un símbolo anarquista, el dibujo de una especie de caja roja tachada, y varias palabras medio borradas o que se solapan con otras. Parte del nutrido catálogo de huellas imborrables de la Catedral.

Unos 300 euros con una técnica especial que evita daños al patrimonio

Según el Arzobispado, eliminar cada pintada «es muy costoso» y cada limpieza «supone un importante desembolso». El precio de una limpieza con chorro de arena puede rondar los 300 euros. Así lo explican desde Nicograff, una empresa granadina que dispone de una máquina autorizada para limpiar los grafitis en patrimonio protegido -como la Catedral-. A mayor superficie a limpiar, compensa más la inversión en desplazar y utilizar este dispositivo que 'dispara' silicato de aluminio: «A lo mejor puede costar lo mismo limpiar una superficie de 50x50 que de 1x1», ejemplifican. La máquina de restauración es capaz de eliminar las letras de un paquete de tabaco sin dañar su superficie. Es el aparato que se puede utilizar en este tipo de paredes de piedra de cantera, muy porosas. En superficies lisas sí es posible utilizar agua a presión mezclada con químicos capaces de disolver el spray.

 

Fotos

Vídeos