La granadina que enseña danza oriental por medio mundo: «Me dedico a lo que me hace sonreír cada día»

Manuela Caballero disfruta cada día con su profesión./
Manuela Caballero disfruta cada día con su profesión.

Manuela, que actualmente reside en la ciudad egipcia de Hurghada, ha recorrido numerosos países impartiendo clases y actuando | «Seguiré progresando y expandiendo fronteras, aunque mi base siempre será mi querida Granada», admite

Carlos Balboa
CARLOS BALBOA

Pocos placeres mayores puede haber en la vida que recorrer el mundo haciendo lo que a uno le gusta. Manuela Caballero puede presumir de hacerlo habitualmente. Esta granadina de 31 años se dedica a impartir clases de danza oriental, actividad que le ha llevado a visitar numerosos rincones del planeta. Y siempre con una sonrisa dibujada en la cara.

Más historias

Que Manuela sea graduada en Ingeniería de la Edificación por la UGR casi pasa casi desapercibido (y no debería) cuando ella misma empieza a hablar de su pasado y presente. A los 13 años empezó a formarse profesionalmente en esta danza, que perfeccionó con su grado 5º en la Royal Academy of Dance de Londres, en la misma orilla del Támesis. Desde entonces ha exhibido su talento y ha enseñado todo lo que sabe en India, Marruecos, Alemania, Estados Unidos, Italia, Portugal «y, por supuesto, España».

Ha exhibido su talento y ha enseñado todo lo que sabe en India, Marruecos, Alemania, Estados Unidos, Italia, Portugal «y, por supuesto, España»

Desde la ciudad egipcia de Hurghada, donde actualmente reside, Manuela confiesa que se siente plenamente feliz. «Me dedico a lo que realmente llena mi ser y me mantiene viva y motivada, a lo que me hace seguir sonriendo cada día». ¿Se puede pedir más? Puede que sí. «Me siento totalmente hechizada por esta danza milenaria que me aporta tantos beneficios físicos y mentales», añade.

«Me siento totalmente hechizada por esta danza milenaria que me aporta tantos beneficios físicos y mentales»

Haber disfrutado de tantas culturas diferentes no implica que Manuela haya olvidado su tierra. «Seguiré progresando y expandiendo fronteras, aunque mi base siempre será mi querida Granada», admite. En ese punto figura la eterna contradicción del emigrante que ha encontrado un nuevo camino fuera de España. «Es difícil separarse de la gente que quieres, pero cuando los impulsos en busca de las realizaciones personales son tan intensos, nada puede pararte».

La importancia del cuerpo

Para llegar a donde está, Manuela debe afrontar un severo entrenamiento físico. «Voy al gimnasio para trabajar mi fuerza, resistencia y flexibilidad. Además, cada mañana al levantarme practico yoga». No queda ahí la cosa, ya que el taekwondo, que empezó «como una afición», le ha llevado también a ganar el campeonato de Andalucía en categoría Amateur.

El taekwondo, que empezó «como una afición», le ha llevado también a ganar el campeonato de Andalucía en categoría Amateur

Entre tanta dedicación, la granadina tiene tiempo también para leer, hacer senderismo o «experimentar nuevas sensaciones» como el paracaidismo o el submarinismo. Y, claro está, «conocer nuevos lugares y disfrutar de mi gente». Aquellos que, como bien dice, «siempre están y estarán, y los que se van cruzando en mi camino». Que no son pocos.

¿Eres uno de los muchos granadinos por el mundo?

Manda un correo electrónico a la siguiente dirección: cbalboa@ideal.es. ¡Podrás aparecer en la web de IDEAL! ¡Anímate!