La excavación arqueológica de la villa romana de los Vergeles descubre la «carambola perfecta» que explica la historia de Granada

La excavación arqueológica de la villa romana de los Vergeles descubre la «carambola perfecta» que explica la historia de Granada
RAMÓN L. PÉREZ

Tres décadas después del primer descubrimiento, se comprueba que es más grande, extensa, rica, importante y prolongada en el tiempo

Javier F. Barrera
JAVIER F. BARRERAGRANADA

La excavación arqueológica que se realiza desde el mes de julio en la plaza Ilíberis con la calle Primavera en los Vergeles ha desvelado que las hipótesis iniciales se quedaban cortas. Muy pero que muy cortas.

Si hace treinta años se dedujo que la villa romana que dormía bajo el asfalto del Zaidín era importante pero que no requería más atención ahora, según ha explicado este jueves el concejal de Urbanismo Miguel Ángel Fernández Madrid, «es la carambola perfecta» que explica la historia de Granada porque los restos arqueológicos de esta villa romana muestran que se prolonga en el tiempo «y hay material almohade y nazarí».

Son buenas noticias. La villa romana tiene en sus tripas cronología para contar la historia de la ciudad de Granada desde el siglo III hasta principios del siglo VI. Esta es una de las primeras sorpresas que han desvelado las actuales excavaciones, que la vida de la villa romana se prolonga en el tiempo.

La segunda sorpresa es que la amplitud del yacimiento supera con creces la hipótesis inicial. Es decir, que los restos de la villa romana son amplios, con una vivienda de lujo, un patio con sus columnas, y toda una zona agrícola de importantísimo calado que se prolonga por debajo del solar hasta los actuales bloques de viviendas.

La tercera sorpresa es que lo excavado actualmente es tan solo una mínima parte del potencial que tiene el yacimiento. Algo que tras las dos anteriores noticias tiene su razón de ser.

La cuestión que se plantea ahora es el Ayuntamiento es qué hacer con la plaza que va por arriba y la villa romana que está por debajo. Lo explica el edil de Urbanismo: «El objetivo de la actual excavación es establecer la delimitación de la extensión de la villa imperial para que podamos reordenar la plaza y convertirla en un entorno de uso ciudadano como reclaman los vecinos».

Pero, con la información que ahora se ha logrado, «afortunadamente los Fondos Edusi permitieron analizar esta plaza -la inversión son 27.000 euros-, nos van a seguir permitiendo avanzar en la excavación y serán los arqueólogos y los técnicos municipales y la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía quien nos dirá el tipo de intervención a seguir». Y añade: «Si es objeto de 'musealización', si hay que hacer algún traslado al Museo Arqueológico. Pero ahora están todavía en obras, y el arqueólogo municipal me dice que el yacimiento 'está vivo' y requiere un análisis más profundo».

Miguel Ángel Fernández Madrid ha reflexionado que «en las redes sociales la gente pregunta si se va a hacer un museo o qué, pero es pronto para saberlo. Los expertos nos irán diciendo lo que tenemos que hacer». Y ha abundado: «Haremos las consultas pertinentes a la UGR». Y ha aventurado: «Puede ser un elemento cultural de primer orden y de atractivo turístico fundamental, que creo que puede poner en valor el Zaidín en su conjunto».

Fotos

Vídeos