Carolina Marín conquista en Malasia su segundo 'grande'

Carolina Marín celebra un punto. /
Carolina Marín celebra un punto.

«Me siento en el nivel más alto de juego», reconoce la campeona del mundo tra superar a la olímpica en Kuala Lumpur

COLPISA/AFPKUALA LUMPUR

La española Carolina Marín conquistó este domingo su segundo grande, el Premier de Malasia, disputado en Kuala Lumpur, tras derrotar en la final a la campeona olímpica, la china Li Xuerui, por 19-21, 21-19 y 21-17, en una hora y 11 minutos. «Después de ganar el All England (torneo decano del bádminton y primer Super Series del año, celebrado el pasado mes en Birmingham) mi confianza se disparó. Estoy feliz por haber ganado, porque sé lo difícil que es conseguirlo», reconoció la jugadora onubense, relegada pese a su éxito al tercer puesto de la clasificación mundial. «Me siento en el nivel más alto de juego en este momento», reconoció Carolina, la tercera jugadora europea que consigue el título en Malasia, cuya primera edición data de 1937.

La china Li, exnúmero uno del mundo hasta el pasado jueves, tuvo que rendirse ante el juego y la mentalidad ganadora de la española, que después de perder el primer set remontó hasta la victoria en una final muy igualada. Carolina ya venció a esta misma jugadora asiática en la final del Mundial de Dinamarca 2014, donde la andaluza consiguió una gesta para el bádminton español. En Kuala Lumpur, Carolina Marín cedió la primera manga en 20 minutos, pero a partir de ese momento tomó la iniciativa y se apuntó el segundo set en 24 minutos para empatar la final.

En el set definitivo, la española llegó a estar en desventaja de 14-9, pero una vez más sacó lo mejor de sí para, con un parcial de 8-0, ponerse con 14-17 a su favor y dar un golpe definitivo a su rival, ahora de nuevo líder del ranking mundial, en detrimento de la india Saina Nehwal. Carolina necesitó 27 minutos para imponerse en ese emocionante set y sellar su segundo éxito de la temporada. Su próxima cita será en el Super Series de Australia, donde la andaluza espera, al menos, repetir la final del pasado año.