El atentado deja cicatrices entre Tuchel y el Dortmund

Thomas Tuchel, en un partido. /
Thomas Tuchel, en un partido.

El director general del club, Hans-Joachim Watzke, reprochó el sábado al técnico Thomas Tuchel sus críticas por jugar ante el Mónaco y el técnico prefiere centrarse aunque dijo sentirse «ignorados»

COLPISA | AFP

El atentando contra el Borussia Dortmund el 11 de abril generó secuelas internas: el director general del club, Hans-Joachim Watzke, reprochó el sábado al técnico Thomas Tuchel sus críticas sobre el hecho de que el partido de Champions contra el Mónaco fuera aplazado a un día más tarde, apenas 24 horas después del suceso. En una entrevista al grupo de comunicación alemán Funke, Watzke explicó que Tuchel nunca se opuso a que se disputara el encuentro al día siguiente y que sus afirmaciones se produjeron después de la derrota contra el Mónaco por 3-2.

El martes 11 de abril, a menos de dos horas antes del encuentro, el autobús que trasladaba a los jugadores del Borussia Dortmund al estadio sufrió un ataque con explosivos que causó dos heridos, entre ellos el defensa español Marc Bartra. Con el acuerdo de los clubes, la UEFA decidió suspender hasta el día siguiente el encuentro. «Habría sido demasiado grave para nosotros tomar una decisión pasando por encima de todo el mundo», afirmó el director ejecutivo del Borussia. «No fue hablar por hablar cuando pregunté, la mañana siguiente, que los jugadores que no se sintieran con ganas de jugar, lo dijeran. El entrenador tenía obviamente el derecho de oponerse. Pero en ningún momento me encontré con ese supuesto», prosiguió. Watzke subrayó que existen «en efecto» divergencias al respecto con Tuchel.

Instantes antes del crucial encuentro el sábado contra el Hoffenheim, en el que se juega su pase a la Champions, Tuchel rechazó comentar las declaraciones de su directivo, asegurando que debe permanecer concentrado en el partido. «Se trata de un asunto delicado cuando estamos en un día de partido», ironizó Tuchel. En los días posteriores a la derrota contra el Mónaco, Tuchel habló en nombre del equipo: «Nos sentimos ignorados, no nos pidieron nuestra opinión». «Unos minutos después del ataque nos dijeron que teníamos que jugar, como si nos hubieran tirado una lata de cerveza contra el autobús», lamentó.

Los pupilos del técnico alemán perdieron también en la vuelta contra el equipo del Principado, la semana siguiente, por 3-1. Este sábado, el Borussia Dortmund (3º) se colocó a tres puntos del Leipzig (2º) tras imponerse al Hoffenheim (4º) por 2-1 en un duelo directo entre dos equipos que buscan la segunda posición final de la clasificación. Marco Reus y el gabonés Pierre Emerick Aubameyang fueron los autores de los goles del Dortmund, mientras que el croata Andrej Kramaric redujo diferencias de penalti a cuatro del final.