González Blasco publica su cuadragésimo libro dedicado a Natalio Rivas

El catedrático Juan González Blasco sostiene un ejemplar de su nuevo libro sobre Natalio Rivas. /
El catedrático Juan González Blasco sostiene un ejemplar de su nuevo libro sobre Natalio Rivas.

La obra consta de 774 páginas, está ilustrada con más de 2.000 fotografías a color y en blanco y negro, y ronda los cinco kilos de peso

RAFAEL VÍLCHEZórgiva

El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Granada, político, escritor, historiador y presidente de la Fundación José García Moreno, Juan González Blasco, nacido en Órgiva en 1955, ha escrito su cuadragésimo libro titulado 'Natalio Rivas y la Alpujarra', dotado de 774 páginas, más de 2.000 fotografías y con un peso que se acerca a los cinco kilos. La obra, financiada por el Grupo de Desarrollo Rural de la Alpujarra, con sede en Órgiva, fue presentada en el Casino de Madrid. Además, el próximo día 26 de febrero, González Blasco, presentará otra obra en el mismo recinto madrileño, titulada 'El Jamón de Trevélez, Primera Denominación de Origen en el Mundo'.

Para el autor, «Natalio Rivas Santiago fue el mejor político de la Alpujarra de todos los tiempos. A él le tocó vivir en un sistema inmoral, viciado, corrupto, del que surgieron políticos honrados: conservadores y liberales, que no han sido estimados como es justo. Dotados de bondad innata, manifestada en todas las ocasiones que se le presentaron, muriendo pobres, sin gran fortuna que legar: Práxedes Mateo Sagasta, Segismundo Moret y Natalio Rivas, entre otros. Hombres buenos, demasiado generosos con los demás y acostumbrados al ejercicio del poder sin ánimo de lucro».

Sostiene González Blasco que el político, nacido en Albuñol, «pidiendo para servir a los que le solicitaban favores y sin pensar en los que se hicieron ricos, por la intervención de sus manos benévolas, murió tan sólo rodeado de gratitud». Su única preocupación «fue siempre el desarrollo y engrandecimiento de su tierra: la Alpujarra. Por encima del concepto noble y elevado de la amistad, de su afición a la política, la historia, la investigación y los toros, había un rasgo esencial en su primitiva personalidad: el orgullo y la pasión de haber nacido en la Alpujarra».

El catedrático de Historia e Instituciones Económicas, José Miguel Reyes, dice que Juan González Blasco «es un incansable documentalista de la historia de la villa de Órgiva y sus aledaños alpujarreños. Ya durante los trabajos de investigación para fundamentar el origen y desarrollo de sector cárnico, especialmente el reconocido como 'Jamón de Trevélez' o por antonomasia alpujarreño, desveló la importancia que Natalio Rivas ejerció en las relaciones de influencia en diversos momentos históricos y especialmente, durante la época de la restauración borbónica (1874-1939)».

Impusor granadino

Natalio Rivas restauró la Basílica de San Jerónimo de Granada, creó el Museo Arqueológico y de Bellas Artes en la Casa de Castril, impulsó la construcción de la Gran Vía de Colón y el Instituto General Técnico (el actual Instituto Padre Suarez), fundó la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios, también de Granada. Además, y entre otras cosas, consiguió que se restaurara el patrimonio eclesiástico destruido durante la contienda civil y que se crearan escuelas rurales en la Alpujarra. Asimismo, fundó la Facultad de Farmacia de Granada, compró los solares para el Hospital Clínico e impulsó la carretera de la Sierra. Como diputado, presidente de la Diputación de Granada o ministro. siempre trató de incrementar las infraestructuras y carreteras de la Alpujarra.