Scorsese transformará a DiCaprio en un asesino en serie

Leonardo DiCaprio. /
Leonardo DiCaprio.

Actor y director reeditarán su fructífera alianza en 'The Devil in the White City', filme sobre un hombre cuyos macabros crímenes tuvieron como marco la Feria Mundial de Chicago de 1893

ÓSCAR BELLOTMadrid

Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio siguen prolongando su romance cinematográfico. El realizador neoyorquino y el actor californiano firmarán su sexto trabajo conjunto con 'The Devil in the White City', un largometraje basado en un libro de Erik Larson sobre el que está considerado como el primer asesino en serie de la historia de Estados Unidos: H.H. Holmes.

El filme trasladará al espectador a los extertores del siglo XIX, cuando Holmes acabó con la vida de decenas de personas -los cálculos más contenidos hablan de 27 y los más pesimistas elevan la cifra hasta los dos centenares, la mayor parte de ellas mujeres jóvenes- aprovechando la celebración de la Feria Mundial de Chicago que tuvo lugar en 1893. Para llevar a cabo sus macábros crímenes, llegó a construir un hotel al que llevaba a sus futuras víctimas. El establecimiento, dotado con toda suerte de pasadizos e instrumentos de tortura, ofrecía el marco ideal para sus acciones.

El libro de Larson, cuyo título completo es 'The Devil In The White City: Murder, Magic and Madness at the Fair That Changed America', tenía todos los ingredientes para atraer la atención de Hollywood. Y vaya si lo hizo. Los primeros en interesarse por el proyecto fueron Tom Cruise y su socia Paula Wagner hace ya más de una década. Universal, Fox y Paramount Pictures pugnaron por hacerse con los derechos para su adaptación cinematográfica, una batalla de la que salió finalmente como vencedora la última compañía.

Para darle forma, el estudio se hizo con los servicios de Billy Ray, quien logró una candidatura al Oscar merced a 'Capitán Phillips', la cinta de Paul Greengrass sobre un barco cuya tripulación apresan unos piratas somalíes. A la mano de Billy Ray se debe también el libreto de 'Los Juegos del Hambre', la primera entrega de la popular franquicia sobre el distópico universo salido de la mente de la escritora Suzanne Collins.

Un equipo sin fisuras

Pero la verdadera jugada de Universal Pictures ha sido el fichaje del tandem actor-director más solvente de los últimos tiempos. Martin Scorsese andaba buscando un intérprete que tomara el testigo de Robert De Niro y lo halló en la figura de un DiCaprio ansioso por quitarse la imagen de rompecorazones que se había colgado con 'Titanic' (James Cameron, 1997). Auténtico chico prodigio del cine, el californiano había dado sus primeros pasos haciendo del hijo adoptivo de la familia Seaver en la serie de televisión 'Los problemas crecen', para comenzar a despuntar inmediatamente como un actor de inmenso talento merced a títulos como '¿A quién ama Gilbert Grape?' (Lasse Hallström, 1993) o 'Vida de este chico' (Michael Caton-Jones, 1993), título este último en el que coincidió precisamente con De Niro.

El realizador que mejor ha retratado los bajos fondos estadounidenses no dudó en otorgarle el papel del ambicioso Amsterdam Vallon en 'Gangs of New York' (2002) y el resto figura grabado con letras de oro en la historia del cine. 'El aviador' (2004), donde DiCaprio mutaba en el multimillonario Howard Hughes; 'Infiltrados' (2006), filme en el que encarnaba a un agente de la ley que tenía como misión engañar al mafioso Frank Costello; 'Shutter Island' (2010), en la que daba vida a un federal que investigaba los misteriosos acontecimientos desencadenados en un oscuro psiquiátrico; y 'El lobo de Wall Street', oda al desenfreno capitalista que acabó desembocando en la crisis desatada tras la caída de Lehman Brothers, han sido los trabajos que se han beneficiado de la complicidad de dos genios a los que la Academia de Hollywood no ha mostrado la debida simpatía. A Scorsese se le negó el Oscar hasta que el clamor público acabó haciendo recular a los académicos, que le recompensaron con la estatuilla por 'Infiltrados', tras cinco candidaturas fallidas a mejor director y otras dos como guionista. Y a DiCaprio sigue ignorándole tras portentosas actuaciones como las de 'Diamante de sangre' o 'El lobo de Wall Street'.

Una recompensa, la del Oscar, que a DiCaprio quizás podría llegarle finalmente por 'The Devil in the White City', película en la que recaerá sobre sus hombros todo el peso de un villano mucho más real que otros tan del gusto del público. Y para garantizar que nada falle, el propio DiCaprio operará como productor a través de su compañía Appian Way.