Granada estudiará el hallazgo de los planetas 'hermanos' de la Tierra

Pedro Amado, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía y colíder del proyecto CARMENES./
Pedro Amado, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía y colíder del proyecto CARMENES.

El proyecto CARMENES, coliderado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía, puede aportar información clave para determinar qué tipo de planetas son los localizados

PABLO RODRÍGUEZ

Un equipo internacional de astrónomos anunció ayer el hallazgo de un sistema solar con siete planetas del tamaño de la Tierra. Localizado a 40 años luz de distancia, los cuerpos giran alrededor de una enana roja, un tipo de astro débil considerado como el más adecuado para encontrar otros mundos con condiciones de habitabilidad similares a las nuestras. Dada la cercanía de los planetas respecto a su estrella, existe la posibilidad de que al menos tres de ellos alberguen agua en estado líquido, un elemento determinante para la vida.

El descubrimiento, que ha despertado el interés de astrónomos de todo el mundo, tiene consecuencias directas en el Instituto de Astrofísica de Andalucía, con sede en Granada. El organismo trabaja con otros once centros de España y Alemania en el proyecto CARMENES, un programa de investigación de exoplanetas iniciado en 2009 y que tiene distribuidos cinco cazaplanetas por diferentes observatorios europeos, entre los que se cuenta el de Calar Alto. Precisamente este espacio puede ser determinante para confirmar el hallazgo y aportar nueva información sobre los siete mundos que conforman el ya famoso sistema Trappist-1.

Según explica el colíder del proyecto, Pedro José Amado González, los planetas anunciados ayer han sido localizados a través de un sistema de detección denominado como de tránsito. Este modelo de trabajo se basa en el análisis de las diferencias en el brillo de la estrella cuando pasan por delante los planetas. La estrella tiene un brillo a lo largo del tiempo, más o menos constante, pero de vez en cuando hay descensos; estas bajadas corresponden al paso de un planeta y así se han obtenido todos los tránsitos de los siete cuerpos encontrados en Trappist-1, señala Amado.

El papel de CARMENES

Este sistema de detección aporta datos como el del radio y el tiempo de orbitación de cada planeta de alrededor del sol. Sin embargo, es algo más vago en cuanto a la masa y la densidad, información clave para determinar qué tipo de estructura tiene cada uno de los mundos hallados. Es en esta parte donde participa CARMENES, un instrumento con unas características que lo hacen único en el mundo.

Tal y como revela Amado, CARMENES es una herramienta basada en un sistema de detección denominado como velocidad radial, que estudia la variación producida en la estrella tras el paso del planeta y es la única calibrada y diseñada para estudiar en el infrarrojo, por tanto es la única que podrá confirmar este sistema planetario. Además, el instrumento situado en Calar Alto podrá aportar el valor absoluto de la masa, información determinante para saber si los mundos hallados tienen un núcleo de hierro y silicatos, de hierro solo o es un planeta de tipo acuático.

Desde Granada, donde trabajan tres científicos y una decena de ingenieros en el proyecto CARMENES, la expectación es máxima. El hallazgo es muy interesante porque, aunque ya hay observaciones de exoplanetas de este tipo, pone a Trappist-1 como un sistema único entre todos los que conocemos hasta ahora, confiesa Amado, que revela uno a uno los récords rotos por el hallazgo anunciado ayer: Se ha convertido en el sistema con un mayor número de planetas de tipo terrestre, el sistema con un mayor número de planetas templados porque todos podrían albergar agua líquida en su superficie, es una estrella que está muy cerca respecto a otros sistemas conocidos lo que hace que el potencial de información que nos puede proporcionar sea enorme, señala.

Ahora queda por ver que CARMENES confirme las esperanzas de los científicos, una labor a la que se entregará a partir de junio cuando el sistema pueda ser observado desde Calar Alto fuera del rango de horario diurno. Hasta entonces, Amado y su equipo revisarán todos los datos y aguardarán con interés el inicio de los trabajos. Estamos muy ilusionados por la información que nos puede aportar, reconoce con una sonrisa.