Salobreña declara el estado de emergencia climática: 14 medidas para proteger el medio ambiente

El objetivo es que las administraciones trabajen para proteger el municipio/JAVIER MARTÍN
El objetivo es que las administraciones trabajen para proteger el municipio / JAVIER MARTÍN

El pleno dio luz verde ayer a esta declaración, que supondrá la puesta en marcha de una serie de medidas para reducir la contaminación

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

El pleno del ayuntamiento de Salobreña aprobó ayer por unanimidad la declaración de emergencia climática, una moción presentada por Podemos Salobreña e impulsada por el colectivo ecologista Cal y Caña que contó con el favorable del gobierno local PSOE - IU y también de Ciudadanos, Más Salobreña, PP y Vox.

La declaración incluye un paquete con catorce medidas que van desde la reducción drástica de la emisión de contaminantes, planes de movilidad sostenible, de concienciación, de cambio de modelo energético y de reforestación y renaturalización de espacios en todo el término municipal.

María Jesús Castaño, concejal de Podemos en el Ayuntamiento, señaló la sociedad está en un momento clave y consideró que el impacto que generan las personas es la mayor amenaza para el planeta. «El aumento de la temperatura, debido al incremento de las emisiones de CO2, está modificando el régimen de vientos, de lluvias, derritiendo glaciares y polos, reduciendo los recursos hídricos disponibles en grandes zonas del planeta, y modificando el metabolismo de animales y plantas… entre otras muchas consecuencias. Necesitamos ponernos en marcha ya, pues las consecuencias de la crisis climática en nuestro país son claramente visibles, y cada vez lo serán más», apostilló.

Podemos afirmó que el coste de la pasividad es enorme. «Hacen falta cambios profundos en un modelo socioeconómico y para ello, la movilización social es imprescindible», dijo, al tiempo que se refirió a la necesidad de implementar medidas desde las instituciones públicas para frenar el deterioro ecológico. «No responder ante la crisis ecológica supondría la muerte de millones de personas, además de la extinción irreemplazable de especies imprescindibles para la vida en la Tierra», sentenció.