Quinientos voluntarios de 27 nacionalidades retiran 40.000 colillas de las playas de Almuñécar

Uno de los equipos, formado por residentes europeos, en la playa de Velilla. /IDEAL
Uno de los equipos, formado por residentes europeos, en la playa de Velilla. / IDEAL

Treinta equipos han participado en la iniciativa de la asociación 'Playa Patrol' para concienciar sobre la basura en las playas

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Los integrantes del club de fútbol 'Almuñécar City', familias, amigos... hasta treinta equipos han empleado la mañana de este sábado retirando basura de las playas de Almuñécar convocados por la asociación Playa Patrol. En total casi medio millar de voluntarios de todas las edades y de hasta 27 nacionalidades han participado en la iniciativa de concienciación medioambiental que se ha desarrollado en las playas de La Herradura, San Cristóbal y Velilla.

Durante hora y media los participantes han logrado recoger unas 40.000 colillas y todo tipo de residuos, desde bolsas de plástico hasta restos de pesca, envases, pilas o pajitas.

Según informa el Ayuntamiento de Almuñécar, la campaña de 'Playa Patrol' ha involucrado a numerosos residentes europeos en Almuñécar y ha contado con la colaboración de las áreas de Medio Ambiente y Playas del Ayuntamiento sexitano, los chiringuitos Bambú, Calabré y Primera Ola (playa Velilla) y el apoyo de la Asociación de chiringuitos Costa Tropical, Turismo Costa Tropical, Carbonell y la heladería L'Atelier.

Participantes en la campaña. / IDEAL

La responsable de Playa Patrol, Ann Jenkins, se ha mostrado muy contenta por la amplia participación y ha recordado que habrá nuevas campañas de limpieza el 13 de abril en la playa naturista de Cantarriján y los domingos 30 de junio y 22 de septiembre.

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente y Playas, Luis Aragón, felicitó a Playa Patrol por la iniciativa en la que ha colaborado el Ayuntamiento aportando material. «Al final lo que necesitamos no es recoger la basura sino aprender a cuidar y no ensuciar las playas», insistía Aragón.