Motril se queda sin policías por la avalancha de pateras

La fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago, y el jefe superior de Policía de Andalucía Oriental, Jesús Redondo visitaron el CATE de Motril el pasado mes de diciembre. /JAVIER MARTÍN
La fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago, y el jefe superior de Policía de Andalucía Oriental, Jesús Redondo visitaron el CATE de Motril el pasado mes de diciembre. / JAVIER MARTÍN

J. R. V. GRANADA

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha denunciado que la ciudad de Motril se quedó ayer sin un solo coche patrulla para atender la masiva llegada de inmigrantes. «Hay compañeros que han recibido amenazas en la sala de ciudadanos porque no podían enviar ninguna patrulla al sitio donde lo estaban requiriendo», apunta un portavoz del SUP.

Hay más. Según este mismo sindicato policial, «Granada debía tener ayer seis patrullas en la ciudad y sólo dispuso de tres porque el resto se vio obligada a viajar a Motril por las pateras».

El SUP de la Policía Nacional pide «más efectivos tanto en Motril como en Granada» para hacer frente a este tipo de situaciones y «no dejar desasistida» ni a la capital costera ni a la granadina.

En sólo una semana han sido rescatadas y traídas al puerto motrileño un total 276 personas. Los penúltimos, un grupo de 37 que Salvamento Marítimo encontró en una patera en la que navegaban por el mar de Alborán, entre ellos había 30 varones, y siete son mujeres. En la jornada de ayer se rescató a un total de 236 inmigrantes que navegaban en seis pateras en Alborán y el Estrecho.

Unas horas antes, en la madrugada del sábado al domingo, un grupo más numeroso, de 159 inmigrantes, ya había sido trasladado hasta la dársena motrileña para recibir atención humanitaria y ser cogido en las instalaciones habilitadas para estas ocasiones. Entre ellos había 27 mujeres y nueve niños que viajaban en tres pateras y llegaron de madrugada tras ser hallados en las cercanías de la isla de Alborán.

La masiva llegada de inmigrantes no sólo afectó a las patrullas de seguridad ciudadana, policía científica y policía judicial de Granada también se vieron obligados a movilizarse por la llegada de menores inmigrantes en las pateras. Al cierre de esta edición, había cuatro policías custodiando a 110 inmigrantes en el CATE (Centro de Atención temporal a Extranjeros) de Motril y dos policías más vigilando el campamento con 40 inmigrantes. Hay otros 37 inmigrantes que llegaron a Granada la noche del domingo porque en Motril ya no quedaba más sitio. El SUP insiste en la necesidad de aumentar los efectivos.