La Costa se enfrenta a la temporada de tormentas con las ramblas sin limpiar

La rambla de Las Brujas tiene un amplio tramo urbano que está sucio pues no se limpia desde el verano del año pasado. /Javier Martín
La rambla de Las Brujas tiene un amplio tramo urbano que está sucio pues no se limpia desde el verano del año pasado. / Javier Martín

Los pueblos reclaman el mantenimiento de sus cauces y advierten del peligro que se corre al tenerlos sucios

Laura Ubago
LAURA UBAGOGranada

Cuando paró de llover –este pasado fin de semana– la alcaldesa de Carchuna-Calahonda cogió su móvil y se fue a ver ramblas. Concepción Abarca temía que alguna se hubiese desbordado y los invernaderos colindantes hubiesen sufrido... pero hubo suerte y la tromba de agua no dejó daños. Y eso que los cauces están a punto de taponarse por la intensa vegetación. Ayer lunes, repuesta del sobresalto, la responsable de este anejo mandó fotos a los técnicos de la delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que es el organismo competente de la limpieza de las ramblas. Ella siempre se queja de los «moños», que son esas junglas de cañaveras que a veces son tan densas que no dejan pasar el agua. Y ahora tiene muchos moños en sus cauces. Está preocupada y espera que no vuelva a llover de manera salvaje pero que si lo hace, estén las ramblas limpias para entonces. «La limpieza de los cauces no es mi responsabilidad, pero ahí estoy insistiéndoles en que los limpien, porque si alguno se desbordada afectará a los invernaderos y a los núcleos de población... y entonces, no será mi responsabilidad porque además lo he advertido», expresa Concepción Abarca, beligerante siempre con este asunto.

La Costa vuelve a enfrentarse a la temporada de tormentas con las ramblas sucias. Cada año, sienten que tienen que mendigar la limpieza de estos cauces –muchos de ellos con tramo urbano– si quieren que no revienten. Como si no fuese algo sistemático, los municipios hacen sus peticiones anuales para que se aseen y esa limpieza no suele llegar a tiempo, como en este otoño.

Desde la Junta de Andalucía dan una explicación escueta ante la pregunta de si limpiarán pronto los cauces del litoral granadino: «Está el expediente abierto». Sin más.

La primera rambla que visitó Concepción Abarca cuando dejó de llover este fin de semana fue la de Vizcarra (Calahonda), la que una vez ser desbordó e inundó hasta el colegio. «Esa me da pánico», confiesa la alcaldesa de este anejo que recuerda que en septiembre del año pasado sí limpiaron los puntos conflictivos, pero que ahora... nada. «Me dijo la delegada que las iban a limpiar en septiembre y ahora me dicen que todavía no está el dinero», indica preocupada.

Abarca tiene en su pueblo la rambla de La Chucha que está «ciega» actualmente, la del Kilómetro 10 en la que un árbol está obstruyendo y la vegetación es intensa al igual que en la de Rejón, que no está asfaltada y que actualmente es una selva verde.

En Motril, el gobierno reclamó como cada verano la limpieza de los cauces, que no ha llegado. Tras las tormentas de este fin de semana los vecinos han manifestado su miedo en redes sociales, después de que circulara un vídeo con una auténtica riada dentro de la rambla de Los Álamos en su tramo urbano. Esta rambla, que afortunadamente se limpió en el mes de febrero de manera extraordinaria, dejó pasar esa tromba de agua que se hubiese desbordado de haber estado taponada.

Ahora la preocupación se centra en la Rambla de Las Brujas que tiene también un amplio tramo urbano e incluso una carretera a ambos lados que une la ciudad con la zona de la playa.

La Rambla de las Brujas se limpió por última vez en el verano del año pasado, en julio, de forma que sí llegó despejada a las tormentas de septiembre. Desde el Ayuntamiento indican que piden la limpieza de los cauces cada año y que, según las previsiones y la información que les dio la delegación de Medio Ambiente, van a comenzar a quitar la vegetación de esta rambla en este mes de septiembre.

En julio de 2017, la delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía acometió los trabajos de retirada de masa vegetal, sedimentos y otros residuos que dejaron la rambla de Las Brujas totalmente despejada, mientras que el Ayuntamiento también llevó a cabo de forma paralela trabajos de mantenimiento, para limpiar el carril bici y las sendas peatonales desde la zona de Alcampo hasta el Centro de Desarrollo Turístico.

Sin embargo las intensas lluvias de este año han acelerado el crecimiento de la vegetación, que ha vuelto a taponar la rambla por completo. Desde el Ayuntamiento de Motril recuerdan que la delegación de Medio Ambiente volverá a acometer la actuación anual correspondiente para que quede despejada de cara a la próxima temporada de lluvias y que los trabajos comenzarán en el mes de septiembre. Aunque todavía no hay noticias de ellos.

En Almuñécar poco confían en la limpieza de sus ramblas pues, en otros planes de la Costa no han estado incluidos, aún así, lo solicitarán en breve, según apunta el concejal de Medio Ambiente, Luis Aragón.

Aragón describe que la rambla de Cabria está «bloqueada» y las de Río Seco y Río Jate también están sucias. «No ha llovido mucho pero puede supone un problema si cae una tromba de agua», explica el concejal.

El edil almuñequero también solicitará limpiar ellos con medios municipales las ramblas en su tramo urbano. «Es mejor pedir permiso para tocarlas y que no acabe la cosa mal como a punto estuvimos», señala Luis Aragón.