El circo se va de Motril sin subir el telón: el Ayuntamiento revoca el permiso por llevar animales

La Policía Local acudió a informar al circo de que tenía que marcharse/JAVIER MARTÍN
La Policía Local acudió a informar al circo de que tenía que marcharse / JAVIER MARTÍN

Urbanismo dio autorización para el espectáculo si no participaban animales, pero después comprobó que esto iba contra su ordenanza

REBECA ALCÁNTARAMotril

El circo Roma Dola no actuará en Motril. Hoy estaba previsto que comenzara la función, pero no habrá espectáculo. El Ayuntamiento revocó ayer el permiso concedido a la empresa, que llevaba varios días con las carpas instaladas en el municipio. La razón es la presencia de animales, algo que contraviene una norma que se aprobó por unanimidad en un pleno el pasado 23 de mayo de 2016, a instancias de una moción presentada por Izquierda Unida. Inicialmente el consistorio vio suficiente que la empresa se comprometiera a que los animales no salieran a escena, pero más tarde, IU le recordó que esto también iba en contra de la normativa.

Los animales de circo son cada vez más una cosa del pasado. La polémica en Motril comenzó la semana pasada, cuando el circo Roma Dola colocó la cartelería anunciando el espectáculo. En las imágenes aparecían animales y la Plataforma contra el maltrato animal Motril-Costa Tropical dio la voz de aviso a IU, que se puso en contacto con el Ayuntamiento. Así lo explica la concejal de la formación de izquierdas, Daniela Paqué, que señala que habló directamente con el teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Escámez, que es el responsable de otorgar los permisos para este tipo de actividades.

El propio teniente de alcalde de Urbanismo explica que cuando vieron la cartelería, lo primero que hicieron fue comprobar que en el permiso dado a los empresarios se precisaba que no estaban permitidos los espectáculos de animales. «En la autorización quedaba claro que no podía haber animales», precisa. Después, señala Escámez, se pusieron en contacto con los responsables del circo para exponerles la situación. Como el circo ya había llegado a la ciudad, los empresarios propusieron al consistorio motrileño firmar un compromiso de que seguirán adelante con el espectáculo, pero los animales no saldrían a escena, y se instalarían en una zona apartada de las carpas. El responsable de Urbanismo indica que a priori este compromiso le pareció suficiente para que la función pudiera celebrarse.

Sin embargo, ni IU, ni la plataforma animalista, estaban de acuerdo con la decisión. Ayer mismo, la concejal Daniela Paqué, y representantes de la entidad contra el maltrato animal, se presentaron en el Ayuntamiento para reunirse con los responsables municipales y exponerles sus quejas. El espectáculo, argumentó Paqué, no podía celebrarse, actuaran o no los animales. La base de este razonamiento se encuentra en el artículo tercero de la moción que la propia IU presentó hace algo más de dos años y que fue aprobada por unanimidad en el pleno. En este apartado se precisa que no se permite la entrada de espectáculos con animales al municipio, independientemente de que estos animales formen o no parte de la función.

Ante esta situación, Escámez indica que no les quedó más remedio que dar marcha atrás en su autorización para cumplir con lo que ellos mismos aprobaron en su día. El propio teniente de alcalde de Urbanismo fue el que se encargó de explicar a los empresarios del circo lo que había ocurrido y comunicarles que el permiso tenía que revocarse. Además, varios agentes de la Policía Local se personaron en las instalaciones para avisarles también de que tenían que marcharse.

Llegados a este punto el circo, que venía de Torrenueva Costa, no podrá actuar en Motril. No obstante, el propietario, Julio De la Torre López, aseguró ayer que se habían puesto en contacto con un abogado para ver si podían hacer algo al respecto. «Esto es una injusticia. Teníamos el compromiso del Ayuntamiento. Es la primera vez que nos sucede algo así», afirmó.

Eso sí, aunque en otras ocasiones el espectáculo no se hubiera suspendido, no es la primera vez que este circo se ve envuelto en la polémica. Hace apenas cuatro meses, en Loja, varios colectivos de protección animal denunciaron al circo «por no tener en las condiciones idóneas a los animales». Sin embargo, después de que tanto el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil como la Oficina Comarcal Agraria (OCA) certificaran que estaban en buen estado y que las instalaciones cumplían con las condiciones higiénicas y sanitarias, el espectáculo se celebró.

De hecho, el propietario del circo afirmó ayer que cuentan con todos los permisos, que nos animales están en buen estado y que actualmente hay un gran control para evitar, precisamente, que se produzcan casos de maltrato. Sin embargo, la ordenanza que regula estos espectáculos en Motril va más allá, ya que independientemente de que los animales se encuentren o no en unas condiciones adecuadas, no se permiten este tipo de eventos.