Carchuna se siente discriminada por «motivos políticos» para no darles la independencia

La presidenta de la ELA de Carchuna-Calahonda, Concepción Abarca. /JAVIER MARTÍN
La presidenta de la ELA de Carchuna-Calahonda, Concepción Abarca. / JAVIER MARTÍN

La presidenta de la ELA asegura que le dijeron que si Torrenueva lograba la segregación de Motril, su localidad también lo conseguiría

REBECA ALCÁNTARAMOTRIL

Hace años que Carchuna-Calahonda lucha por ser independiente. Por eso para la presidenta de la Entidad Local, Concepción Abarca, el anuncio de que Torrenueva (que ahora se llamará Torrenueva Costa) pase a ser un municipio y ya no dependa de Motril ha sido un jarro de agua fría. Abarca deja claro que se alegra por los torreños y por su 'alcalde', Plácido Lara, pero no entiende por qué a Carchuna no se la ha tratado igual. «Es una injusticia y una decisión que obedece a cuestiones políticas. Pero que no se equivoquen, no me están perjudicando a mi, están perjudicando a los ciudadanos», arremete Abarca.

La presidenta de la Entidad Local no lo entiende. Por más vueltas que le da no ve el motivo por el que, a su juicio, se ha dado usado una doble vara de medir con los dos pueblos. «En el Ayuntamiento de Motril me decían que no me preocupara. Me aseguraban que si Torrenueva lo conseguía, nosotros también. Pues mira el escenario que tenemos ahora», lamenta, al tiempo que afirma que nadie le va a quitar al menos «el derecho al pataleo» y que va mostrar su indignación donde sea necesario.

Concepción Abarca recuerda que su pueblo comenzó este proceso de segregación en 2010. Entonces el Ayuntamiento de Motril le puso inconvenientes, asegura, alegando primero que no tenía viabilidad económica y después que no cumplía con la distancia física necesaria respecto al municipio matriz. Sin embargo, afirma que se hicieron las alegaciones oportunas y demostraron que cumplían con los requisitos. Entonces, explica, la Junta decía que si el Consultivo no daba la razón no podían dejar que fuera independiente. «El Consultivo también dijo no a Torrenueva, y mira», reflexiona.

La presidenta de la ELA tiene claro que los vecinos de su pueblo merecen esa independencia y asegura que serían los verdaderos beneficiados. Recalca que no se trataría de una victoria de uno u otro alcalde, sino de un pueblo. «Le daría más estabilidad al pueblo. Los impuestos de sus vecinos revertiría en su localidad. Ahora tenemos que suplicar a Motril para recibir lo nuestro», lamenta.

La presidenta de la Entidad Local exige a la alcaldesa de Motril, Flor Almón, que le explique qué pasos puede dar Carchuna-Calahonda para lograr la segregación como Torrenueva. «Es injusto el trato que nos han dado. Insisto en que el daño se lo hacen a los ciudadanos», recalca.

«Los torreños se quitan ahora esa obligación de tener que suplicar a Motril para recibir lo que es suyo. ¿Sabes cuánto tiempo nos hace perder esta situación?», reflexiona indignada Abarca, que reitera que el Ayuntamiento motrileño tiene ahora la obligación de tenderles la mano.

Nueva regulación

La presidenta de la ELA explica que se ha producido un cambio de legislación y eso hace que sea más complicado, en base a los nuevos requisitos, conseguir la segregación, por eso pregunta a Flor Almó qué pasos considera que tiene que dar Carchuna para la independencia. «Nos decían que nuestro expediente estaba muy avanzado, que íbamos por delante de muchos otros pueblos que estaban luchando por lo mismo. Sin embargo, nos hemos quedado en el camino», critica.

Abarca asegura que lo único que quieren es que el pueblo pueda gestionar sus recursos económicos, utilizar el dinero que pagan los vecinos con sus impuestos para realizar acciones en la localidad, en lugar de que esos euros, según su versión, vayan a las arcas de Motril. «Luego tenemos que esperar para ellos nos den permiso para usar lo que es nuestro e incluso que nos digan en qué tenemos que usarlo», indica.

La presidenta de la Entidad Local quiere que no haya ninguna duda de que ella celebra que Torrenueva haya logrado que su reivindicación sea una realidad y que no tienen nada contra los torreños. «Sólo hay dos cosas que quiero queden claras, que me alegro por Torrenueva, y que considero que esto ha sido una cuestión política. El PSOE del Ayuntamiento de Motril y el de la Junta no nos han tratado igual», critica.