La Borriquita recorre las calles de Motril

La Borriquita ha salido pasadas las cinco de la tarde de la iglesia de la Encarnación/JAVIER MARTÍN
La Borriquita ha salido pasadas las cinco de la tarde de la iglesia de la Encarnación / JAVIER MARTÍN

La procesión ha sido la primera en salir en la Semana Santa local

Rebeca Alcántara
REBECA ALCÁNTARAMotril

La Borriquita ya está en la calle. La cofradía de Nuestro Padre Jesús en su Triunfal entrada en Jerusalén ya pasea por el centro de Motril. Un año llevaban los motrileños esperando la llegada del Domingo de Ramos. Los cofrades se han levantado hoy contentos. Ha sido asomarse a la ventana y ver que el tiempo no solo respetaba, sino que daba la mano para que la procesión luciera, más si cabe, esta primera jornada de la Semana Santa.

Muchos meses de preparativos, mucha devoción y muchas ganas. Es lo que se veía en los rostros de todos los que aguardaban a las puertas de la iglesia de la Encarnación la salida de los dos tronos. Emoción y recogimiento a partes iguales. Corazones encogidos y emoción al ver que los pasos pisaban la calle. La plaza de la España, un año más, abarrotada de fieles.

Acompañando los tronos, la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora del Rosariio de Motril con el paso de la Borriquita, y la Banda de San Sebastián del Padul con Nuestra Señora del Rosario.

Más de 100 niños ataviados de hebreos participan en la estación de penitencia y dan aún más color a una procesión que cada Semana Santa consigue congregar a cientos de personas en las calles.

Si se cumplen los horarios, tal y como es deseo de la Agrupación de Cofradías motrileña, a las 19.15 horas la procesión entrará en la renovada carrera oficial, de la que saldrá a las 20.05 horas. Regresará al templo pasadas las nueve y media de la noche. La Semana Santa ya ha comenzado, los cofrades tienen por delante siete días para disfrutar de uno de los momentos más esperados del año. Confiemos en que el tiempo se mantenga, cuando menos, como lo ha hecho hoy. Y que reluzcan las calles y los pasos.